Deuda soberana

S&P mantiene la nota de Italia aunque prevé que su PIB se hunda un 10%

El rating se queda en BBB con perspectiva negativa, mientras la agencia prevé que la economía del país rebote un 6,4% en 2021

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte.
El primer ministro italiano, Giuseppe Conte. EFE

Standard & Poor's ha decidido mantener sin cambios el rating de Italia en un aprobado, BBB, a dos escalones de perder el grado de inversión, con perspectiva negativa. La agencia ha sido benévola con el país europeo que primero sufrió la pandemia, pese a que estima que su PIB se desplomará un 10% este ejercicio. La buena noticia es que prevé una recuperación del 6,4% en 2021. S&P también mantuvo el pasado 21 de marzo la nota de España en A pese al mortífero virus.

Fitch explica su decisión por las medidas que ha establecido el país para mitigar las consecuencias económicas de la emergencia de salud pública, con un paquete de estímulo por el 1,5% del PIB y avales para pymes y empresas exportadoras. Advierte de que este paquete anti-Covid-19 supondrá que su déficit se dispare este año al 6,3% del PIB, lo que colocará la deuda pública en el entorno del 150% respecto al ese indicador. Pero considera que son deciciones adecuadas.

La agencia pone la vista en las otras fortalezas de Italia, como su economía diversificada y rica y destaca que los niveles de endeudamiento privado del país se sitúan en los niveles más bajos del G7. A finales de 2019, el crédito inmobiliario y a empresas suponía el 110% de su PIB, frente al 114% de Alemania, al 150% de España y al 250% de Países Bajos.

La caída del PIB que calcula para este ejercicio se situará ligeramente por debajo del 10%, pero anticipa una suerte de recuperación en V, puesto que para el próximo año calcula un potente  crecimiento del 6,4%. Fitch matiza que esta estimación se basa en que el confinamiento, que arrancó en todo el país el 9 de marzo, dure ocho semanas y que la desescalada sea gradual, de manera que el Gobierno necesite una quincena extra para reabrir la economía.

No obstante, y pese a que le ha mantenido la nota en BBB, nivel en el que está Italia desde octubre de 2017, cuando se la subió desde BBB-, su perspectiva sigue siendo negativa. Y deja negro sobre blanco varios avisos a navegantes. Rebajará su rating si la ratio de endeudamiento no baja en los próximos tres años o si la situación del mercado pone en riesgo la sostenibilidad de las finanzas públicas.

La actuación del BCE, con un plan de recompra de deuda por 750.000 millones de euros, que en la práctica serán más de un billón de euros por otros programas y la reinversión de los vencimientos, al menos hasta diciembre es un balón de oxígeno para las economías de la zona euro y en especial para la italiana. El informe ve con muy buenos ojos las medidas puestas en marcha por la institución que preside Christine Lagarde. "El actual respaldo financiero permite a Italia refinanciar su deuda a un tipo de interés real de alrededor del 0%", sentencia.

Normas
Entra en El País para participar