Los índices de actividad de Francia, Alemania y de la eurozona se hunden a mínimos históricos

Los PMIs se desploman por las medidas de confinamiento

Indices actividad eurozona
En la imagen, cadena de montaje de una fábrica de automoción. Efe

El confinamiento por la pandemia de Covid-19 ha provocado en abril un desplome histórico de los niveles de actividad en la eurozona, según los índices compuestos PMI elaborados por la firma especializada IHS Markit. La consultora ha publicado también datos de las dos mayores economías de la unión monetaria, Alemania y Francia, que reflejan un colapso de la actividad sin precedentes que se reflejará en las cifras de PIB.

Así, el índice PMI compuesto para la zona del euro se ha desplomado en abril a 13,5 puntos, por debajo de los 29,7 puntos registrados en marzo, lo que supone el mayor declive mensual de la actividad en sus más de dos décadas de historia y el segundo récord consecutivo. En el peor momento de la crisis financiera de 2009 este indicador bajó a 36,2 puntos. Según IHS Markit, la caída es compatible con un descenso en el PIB de la eurozona del 7,5% en este trimestre. Este porcentaje es la previsión de contracción económica del FMI para todo 2020.

En el caso de Alemania, el declive de la actividad se profundizó en abril. El Índice registró una lectura de 17,1 en abril, un marcado descenso con respecto a los 35,0 de marzo y, con mucho, su lectura más baja desde que se compilaron por primera vez datos comparables hace más de 22 años. Este indicador implica contracción económica cuando está por debajo de 50 puntos, y expansión si está por encima.

Los datos preliminares se basaron en respuestas de responsables de compras en empresas alemanas a una encuesta realizada entre el 7 y el 22 de abril, y cuya tasa de respuesta no se vio afectada por el confinamiento. El mayor impacto de la pandemia y las medidas de contención se observa en el sector de servicios, donde la actividad cayó al ritmo más rápido en más de dos decenios de recopilación de datos: tres cuartas partes de las empresas informaron de una caída.

Con todo, el país, que ha registrado las menores tasas de contagio y fallecimientos entre las grandes economías europeas, inició este lunes la reapertura de algunos comercios más allá de los esenciales. Los datos también mostraron una caída sin precedentes en la producción de la industria manufacturera, con una tasa de disminución de la actividad de los servicios inferior a la del mes anterior.

El empleo, por su parte, ha caído por segundo mes consecutivo en abril, con una destrucción sin precedentes de puestos de trabajo en el sector servicios, superando el anterior récord de abril de 2009, mientras que en la industria la destrucción de empleo alcanzó máximos de 11 años. "Las encuestas PMI de abril ya revelan los efectos completos del Covid-19 y la posterior reclusión, con caídas de la actividad empresarial en las manufacturas y los servicios a un ritmo sin comparación con lo visto anteriormente", declaró Phil Smith, economista de IHS Markit.

Por su parte, la encuesta de actividad de Francia ha registrado un hundimiento del índice compuesto PMI hasta los 11,2 puntos, frente a los 28,9 de marzo. En el sector servicios, el dato ha caído a un récord negativo de 10,4 enteros desde los 27,4 del mes anterior, mientras que las manufacturas también han bajado a su mínimo de toda la serie, con una lectura de 31,5 puntos, frente a los 43,2 de marzo. En respuesta la parálisis de la actividad, las empresas francesas recortaron personal al mayor ritmo desde que empezaron los registros del PMI, con una mayor intensidad en el sector manufacturero, aunque las empresas de servicios también redujeron sus plantillas a un ritmo considerable.

En Reino Unido, donde las medidas de contención llegaron algo más tarde tras las dudas iniciales del Gobierno de Boris Johnson, el panorama es igualmente sombrío. El índice compuesto bajó a 12,9 puntos, más que cualquier previsión. Según Reuters, la economía se contraerá un 13,1% este trimestre.

"Mirando hacia adelante, hay dos elementos clave", apunta Eliot Kerr, economista de IHS Markit, en referencia a la rapidez con que sean levantadas las medidas de contención a medida que se alivian las restricciones a partir del próximo 11 de mayo. Las cifras del próximo mes "darán una indicación más clara sobre la rapidez a esperar de la recuperación de la actividad en el corto plazo". El otro elemento clave es si el alivio de las restricciones provoca un segundo brote del virus, "lo que en tal caso haría desvanecerse cualquier resto de esperanza de una recuperación con forma de V".

Normas
Entra en El País para participar