La ayuda de la UE no es ninguna panacea para Italia y su deuda

La desconfianza política interna del país complica el panorama

Venecia (Italia), el viernes 17 de abril.
Venecia (Italia), el viernes 17 de abril. REUTERS

La respuesta europea al virus ofrece una solución imperfecta a los problemas de deuda italianos. Los beneficios de las líneas de crédito promovidas por la UE parecen pequeños, a menos que el BCE también intervenga. La desconfianza política interna de Italia complica el panorama.

Los líderes de la UE se reunirán el 23 para tratar de acordar un paquete económico. Un punto clave es el despliegue del MEDE, para extender hasta 240.000 millones de crédito barato a los Estados. El FMI predice para Italia una contracción de su economía del 9% este año, y su deuda podría acercarse al 170% del PIB, según UniCredit.

Bajo el plan de la UE, aún por cerrar, los Estados podrían pedir prestado el 2% de su PIB al MEDE. Eso son 36.000 millones para Italia, insignificantes frente a sus 2,4 billones de deuda. Con los bonos a 10 años rindiendo un 1,8%, Roma podría ahorrar unos 550 millones anuales si aprovechara la totalidad de los préstamos del MEDE de la misma duración, asumiendo un 0,3% anual en intereses y comisiones. Es muy poco frente a los 59.000 millones que debía Italia este año en costes de intereses incluso antes del virus, señala Mazziero Research.

El crédito del MEDE podría tener otro beneficio significativo. Aprovecharlo podría permitir a Italia acceder al programa de compras ilimitadas de bonos soberanos OMT, del BCE. Este ya los compra, pero en cantidades fijas. El problema es que el OMT nunca se ha utilizado, y no está claro si Italia cumpliría los requisitos, cuándo compraría bonos el BCE, o a qué precio.

Sin aclarar esas cuestiones, es poco probable que el plan actual supere la oposición política italiana al MEDE. Los críticos, como el gobernante Movimiento 5 Estrellas y la Liga, dicen que la ayuda llevará inevitablemente a austeridad fiscal más adelante, o a presiones para una reestructuración de la deuda. Los rendimientos de los bonos a 10 años han subido 20 puntos básicos desde que los líderes de la zona euro acordaron el paquete. El riesgo es que por sí solo no es suficiente para salvar a Italia, y a toda la zona euro, de una nueva crisis de deuda.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías