El éxito de Geoffrey Parker con los juegos de mesa

La marca británica confecciona productos de recreo hechos a mano

juegos

Los juegos de mesa se han convertido en los mejores aliados para pasar los días de confinamiento, sobre todo para aquellos que buscan desconectar de las pantallas y un entretenimiento más allá del mundo virtual. Así lo han apreciado en Geoffrey Parker: la marca inglesa de juegos artesanos ha experimentado un auge en la demanda con motivo de la cuarentena, especialmente en los primeros días, cuando las personas comenzaban a equiparse para días de encierro.

“Los juegos de mesa pueden estimular la mente de una manera en la que la televisión no puede. Son fantásticos para la salud mental y fomentan la interacción y la conversación entre aquellos con los que se está aislado, con lo que es muy positivo para el contexto actual”, comenta la responsable de marketing de la compañía, Millie Burke, quien celebra que, a través de las redes sociales, las personas muestren que están jugando y disfrutando de la compañía de los demás más que nunca.

La marca es una empresa familiar nacida en 1958 y de la que ahora se ocupa la tercera generación. Su fundador, Geoffrey Parker, estudió Literatura en la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y empezó a hacer pequeñas encuadernaciones en cuero de los libros clásicos ingleses. Se vendieron en todo el mundo, pero en la marca británica de lujo Dunhill le preguntaron si sería capaz de hacer también un tablero de ajedrez. Así, poco a poco, el catálogo de la empresa se fue ampliando cada vez más.

Ahora el repertorio de Geoffrey Parker comprende desde juegos clásicos para toda la familia, como el Monopoly o el Cluedo, a las opciones más elegantes, un maletín de póquer en piel de cocodrilo, sin olvidar el emblemático backgammon, una de las estrellas de la marca. Todos ellos están confeccionados cuidadosamente a mano en sus talleres de Saffron Walden, en el condado de Essex (Inglaterra), los cuales se pueden visitar con cita previa. Los productos se confeccionan a medida, por lo que son personalizables. “Solo para nuestro tablero de backgammon se puede elegir entre 28.500 combinaciones de colores diferentes”, explica orgullosa Burke.

Un momento del proceso de confección de los juegos de Geoffrey Parker.
Un momento del proceso de confección de los juegos de Geoffrey Parker.

Desde la compañía conciben sus creaciones, que también incluyen joyeros para guardar relojes y mesas de juego, como pequeñas obras de arte. “De la misma manera que la gente elige cuadros para decorar sus paredes, nuestros juegos aguardan en las mesas de café esperando a que alguien decida usarlos”, continúa la portavoz de Geoffrey Parker, convencida de que, más allá de su utilidad y su función lúdica, sus productos también aportan un toque de distinción.

El precio de sus colecciones parte de las 1.125 libras (1.286 euros) por los juegos de cuero impresos o las 2.315 libras (2.646 euros) por los tableros de backgammon. Sin embargo, su diseño más preciado, un maletín de póquer con diamantes, rubís y platino, ronda los 4.950.000 libras (5.660.859 euros). En su taller trabajan cuatro maestros artesanos –aunque estaban buscando un nuevo aprendiz antes de que la crisis del Covid-19 estallara– y cada diseño necesita alrededor de unas 40 horas de trabajo para salir al mercado.

Un momento del proceso de confección de los juegos de Geoffrey Parker.
Un momento del proceso de confección de los juegos de Geoffrey Parker.

Los juegos están a la venta en establecimientos como Harrods, Aspinal of London y L’Éclaireur, entre otros, además de en su propia página web, desde la que ofrecen envío gratuito a cualquier lugar del mundo. No obstante, para quienes deseen un producto más personalizado, recomiendan contactar con la marca directamente. Instagram es, por ese motivo, su mejor catálogo, pues su perfil ­(@geoffreyparker_) ilustra la gran variedad de formas y colores que puede adoptar el mismo juego.

Asimismo, más allá de sus clientes particulares, con los que llevan más de 60 años trabajando, también confeccionan regalos corporativos para empresas o diseños más especiales para yates o aviones privados. Burke recuerda que, antes todo, son profesionales, por lo que también trabajan con torneos oficiales, entre los que destaca el Campeonato Mundial de backgammon que se celebra en Mónaco anualmente.

Normas
Entra en El País para participar