Distribución

Los operadores del textil ponen el horizonte en junio para poder abrir tiendas

Trabajan en aperturas graduales y con nuevas medidas de seguridad

Los operadores del textil ponen el horizonte en junio para poder abrir tiendas

El desescalado de las medidas de confinamiento será progresivo y siempre en forma de nuevos estados de alarma. Así lo anticipó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el sábado pasado. Un mensaje que deja a las claras que la vuelta a la normalidad será lenta y muy progresiva, lo que juega en contra de un comercio minorista que suma más pérdidas cada día que las tiendas siguen cerradas.

En concreto para el comercio textil, con más de 15.000 puntos de venta cerrados y decenas de miles de trabajadores con sus contratos suspendidos a través de un ERTE. Una situación que se prevé sin cambios, como poco, para el próximo mes y medio. Los operadores trabajan con distintos escenarios para poder comenzar a abrir algunas de sus tiendas. Los más optimistas hablaban de principios de mayo, pero el escenario más realista que se impone es junio.

Así lo confirman fuentes empresariales de estos operadores, que avisan de que no será una vuelta a la normalidad anterior: las tiendas abrirán poco a poco, en los territorios donde la crisis del Covid-19 se haya podido superar antes, y con medidas reforzadas para garantizar la seguridad en los establecimientos.

Esta es ahora otra de las líneas de trabajo en el que están involucradas las empresas de referencia del sector: que las tiendas tengan la máxima seguridad. Para ello se fijan en lo que ya pasa en los supermercados, donde se han establecido restricciones de aforo, de higiene, y donde los empleados van ataviados con equipos de protección individual.

Todo, claro está, supeditado a que el Gobierno levante poco a poco las restricciones y permita reanimar la actividad económica, aunque sectores como el del comercio o la restauración se preparan para ser de los últimos en poder reabrir sus puertas.

Un escenario, el de junio, que también se contempla desde la patronal textil Acotex. ·”Lo que no se podrá hacer es una apertura precipitada. Entendemos que será escalonada y deberá hacerse con cuidado”, dice el presidente de esta asociación, Eduardo Zamácola. Este pide que el soporte de las autoridades se mantenga una vez empiecen a reabrir las tiendas.

“Habrá que incentivar el consumo y que las ayudas se mantengan. Lo que no se va a vender en estas semanas de cierres no se va a recuperar cuando se abran, y entonces el consumo también se resentirá. Por eso las moratorias de pagos nos parecen insuficientes y pedimos al Gobierno una condonación de los tributos”, añade. Acotex también plantea pedir al Ejecutivo qué medidas concretas de protección deberán cumplir en las tiendas una vez puedan abrir.

Ventas a la baja

Las dos primeras semanas de cierres ya se han cobrado un lógico desplome en las cifras de ventas del sector.

Según los datos hechos públicos ayer por la propia Acotex, estas cayeron un 70% en el conjunto de marzo, el peor porcentaje desde que la asociación recoge los datos. El acumulado anual es de una caída de casi el 25%. La venta online no compensa los cierres. “Está siendo residual, los ciudadanos no están con ánimo de comprar ropa que no se van a poder poner”, dice Zamácola.

Cuando abran, las tiendas de ropa tendrán además que dar salida a todo el stock que ha quedado sin vender en estas semanas, y con el periodo de rebajas a la vista, lo que hace prever una intensa actividad de promociones y descuentos y, en consecuencia, un recorte de márgenes y rentabilidad.

El conjunto del sector ha tenido que echar mano de los expedientes de regulación temporal de empleo para poder atravesar estas semanas minimizando, en la medida de lo posible, los efectos del cierre de tiendas. Tendam, Mango, H&M, Primark, Adolfo Domínguez, Bimba y Lola, Desigual...

Un goteo al que está abocada a sumarse Inditex, que anunció que llevaría a cabo un expediente de regulación temporal de empleo para unos 26.000 trabajadores si el estado de alarma se prolongaba más allá del 15 de abril. Y de momento lo hará, como mínimo, hasta el 26 de este mes.

Primark amplía el ERTE en España a la alta dirección

Suspensión. Uno de los muchos operadores del comercio textil que ha tenido que hacer un ERTE ha sido Primark, que confirmó la medida por causas de fuerza mayor para ceca de 6.000 trabajadores en España, a los que se ha comprometido a complementar la prestación hasta el 100% del sueldo. Ahora, la empresa propiedad del grupo británico Associated British Foods ha ampliado el ERTE a su personal de alta dirección. En este caso no es por causas de fuerza mayor, sino que se trata de un ERTE por causas productivas y con reducción de jornada. En concreto, Primark plantea una reducción de la misma de entre el 10% y el 50% hasta el 31 de julio de 2020, mientras que el ERTE que aprobó para la plantilla se extiende en lo que dure el estado de alarma. El personal de alta dirección de la compañía representa alrededor del 2% de la plantilla total en España, según confirmaron desde el sindicato CC OO.

Normas
Entra en El País para participar