OPINIÓN

La tragedia de España era totalmente predecible

Empleados de un hospital madrileño.
Empleados de un hospital madrileño.

Desde los hospitales de Bérgamo hasta las oraciones del papa en Roma, Italia se ha convertido en el símbolo de la epidemia de Covid-19 en Europa. Pero a medida que el contagio en Italia se ralentiza, las miradas se giran hacia España, que sufre un brote igual, si no peor.

España tiene más de 130.000 casos registrados ahora y 12.000 muertes. El número de muertes es más bajo que Italia en términos absolutos, pero ligeramente más alto si se tiene en cuenta que la población de España es más pequeña. Lo peor es que el presidente Pedro Sánchez, al igual que sus homólogos en Francia y el Reino Unido, ignoró la crisis de salud que se desarrollaba en Italia y vaciló antes de imponer el tipo de medidas de bloqueo draconianas que podrían haber salvado miles de vidas.

La decisión más imprudente fue permitir una manifestación en Madrid en el día internacional de la mujer (8 de marzo). Más de 120.000 personas salieron a las calles pese a que España ya tenía más de 500 casos confirmados. El Gobierno solo impuso un cierre nacional a mediados de marzo, que desde entonces se ha reforzado para incluir todas las actividades económicas no esenciales y se ha extendido hasta el 26 de abril. Estas medidas han comenzado a mostrar sus efectos, a medida que el aumento de casos registrados y muertes comienza a disminuir, pero no pueden ayudar a quienes ya están infectados.

El Gobierno español debería haber sido especialmente cauteloso dada la fragilidad de su sistema de salud. Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad, dijo al comienzo de la crisis que España tenía aproximadamente 4.400 camas de cuidados intensivos, para una población de casi 47 millones. Es de comparar con Alemania, que tiene una población de casi 84 millones pero comenzó la crisis con 28.000 camas de cuidados críticos. El Gobierno español se está apresurando para abrir nuevos hospitales, pero los médicos ya enfrentan problemas de escasez de suministros, como en Italia, y tienen que tomar decisiones devastadoras sobre cómo priorizar sus escasos recursos.

El resto de la clase política no ha ayudado. España es un país federalista, donde las regiones autónomas tienen poder sobre una variedad de áreas políticas, incluido el sistema de salud. El presidente Sánchez finalmente hizo valer sus poderes de emergencia para su Gobierno, pero solo después de que una serie de políticos regionales se resistieron. El opositor Partido Popular de derecha se comportó de manera oportunista. Atacó a Sánchez después de su decisión de cerrar todas las actividades no esenciales, aparentemente cambiando el curso de los llamados anteriores a un bloqueo más estricto, solo para cambiar el rumbo y apoyar las medidas más estrictas. Entretanto, Pablo Iglesias, el líder del partido izquierdista Podemos, que dirige el país en una frágil coalición minoritaria con los socialistas, ha tratado de explotar la emergencia para impulsar su agenda de nacionalizaciones radicales.

Al igual que Italia, España se enfrenta a una enorme crisis económica además de su emergencia sanitaria. El país había emergido fuertemente de la crisis de la deuda soberana, superando a gran parte del resto de la eurozona durante años. Pero Madrid no logró reducir lo suficiente su deuda pública, que representa más de 95% del producto interior bruto. El Banco Central Europeo ha lanzado un plan de emergencia de compra de activos de 750.000 millones de euros que está ayudando a Madrid a controlar sus costos de endeudamiento. Sin embargo, la crisis inevitablemente aumentará la deuda del país, que será más difícil de mantener en el futuro.

España ahora está pidiendo al resto de la eurozona que muestre solidaridad, a través de la emisión de pasivos conjuntos ("eurobonos"). Existe un fuerte argumento para mutualizar al menos algunas deudas de la crisis, pero es muy poco probable que esto suceda pronto. Por ahora, España tendrá que depender en gran medida del BCE y de sí misma. Después de un comienzo trágicamente inestable, Sánchez debe mostrar su determinación.