Servicios

Amey se refuerza, en plena desinversión de Ferrovial, con un contrato de hasta 800 millones

La filial británica mantendrá 600 kilómetros de carretera en el suroeste de Escocia

Vehículos del Departamento de Transportes de Escocia y de la compañía Amey, prestando servicios de mantenimiento de carreteras.
Vehículos del Departamento de Transportes de Escocia y de la compañía Amey, prestando servicios de mantenimiento de carreteras.

Amey, filial británica de servicios de Ferrovial, se ha hecho con un importante contrato mientras busca comprador. La compañía va a mantener y mejorar 600 kilómetros de carreteras y vías principales del suroeste de Escocia durante los próximos ocho años.

El montante inicial del contrato es de 400 millones de libras esterlinas (unos 465 millones de euros), cifra que se elevaría hasta los 690 millones de libras (800 millones de euros) si se llega a activarse la prórroga de cuatro años que contempla el Departamento de Transporte de Escocia.

Amey, que trabaja en la red escocesa de carreteras desde hace casi 20 años, prestará sus servicios en importantes vías como la A75, A76 y A77, además de algunas zonas de la M8 y de la M74, ha explicado Ferrovial a través de un comunicado. La empresa deberá ocuparse de la iluminación de las autopistas, la reparación de las barreras de seguridad o los servicios de mantenimiento invernal, entre otras tareas.

La filial en venta ya se hizo el pasado 11 de marzo con un contrato del Ministerio de Justicia de Reino Unido por 632 millones de libras (unos 725 millones de euros). Este encargo abarca la realización del traslado de presos entre las cárceles de Gales y las regiones central y Norte de Inglaterra y los distintos juzgados a los que tengan que acudir durante un periodo de diez años. En virtud del acuerdo, Amey calcula que transportará unos 250.000 presos entre los juzgados y los centros de internamiento.

Nueva estrategia de desinversión

Ferrovial llevará la venta del área de Servicios a la junta de accionistas de este mes con un nuevo planteamiento. El grupo que preside Rafael del Pino se plantea incluso sacar la filial a Bolsa después de encontrarse en los últimos meses con bajo interés en el mercado por un paquete, Ferrovial Servicios, de grandes dimensiones.

Ante la falta de apetito, demostrada en diciembre con la retirada de Apax de la puja por el área de Servicios en España, Ferrovial busca la autorización de la junta para trocear la filial hasta el punto de encontrar interés y maximizar el valor, incluso prescindiendo de procesos competitivos y apostando por negociaciones directas bilaterales.

Hasta hora se ha vendido la división australiana del negocio, Broadspectrum (303 millones), y resta por colocar la actividad en España, Reino Unido y América. “De acuerdo con la experiencia adquirida, en lo sucesivo la desinversión no consistirá necesariamente en la venta del negocio remanente en un única operación, ni siquiera en una operación por cada una de las geografías o de las ramas de negocio que integran la división”, explica Ferrovial en la convocatoria de una junta que se celebrará el día 17 de forma telemática.

En el nuevo escenario, en el que la salida a Bolsa sería el plan B, la vendedora se abre al “aprovechamiento de oportunidades asociadas a geografías más reducidas y/o a negocios específicos dentro de ellas”. Se trata de ventas parciales que serían “más numerosas y de menor dimensión y alcance geográfico”. El fortalecimiento de la cartera de Amey, tras duras provisiones por el contrato fallido con el ayuntamiento de Birmingham, refuerza el valor de un activo fuertemente deteriorado.

Normas
Entra en El País para participar