Cos pide mutualizar la deuda europea por la crisis del coronavirus

El gobernador del Banco de España cree que no basta con las medidas ya adoptadas

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España.
Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, alaba las medidas adoptadas por el Gobierno español en respuesta a la crisis del coronavirus. También defiende las medidas tomadas por el Banco Central Europeo (BCE), del que forma parte. Pero cree que es el momento de ir más allá y, en un artículo publicado este sábado en el diario EL PAÍS, asegura que es necesario mutualizar la deuda de los países europeos que se origine con esta crisis.

"Las medidas aprobadas por las autoridades nacionales y por el BCE supondrán un importante alivio económico y financiero para nuestras economías. Pero la respuesta a esta crisis debe ir más allá", sostiene Hernández de Cos.

"La pandemia y su impacto económico están afectando a todos los países del área del euro y, por extensión, de la Unión Europea. El desafío común que tenemos por delante es de tal magnitud, que hacerle frente requiere una actuación decidida y ambiciosa de las autoridades e instituciones comunitarias a través de los instrumentos existentes, tanto financieros como presupuestarios, así como de posibles nuevas herramientas, entre las que debe darse prioridad a aquellas que refuercen la capacidad de compartir —mutualizar— el riesgo presupuestario de los Estados miembros", asegura en su artículo.

Y concluye: "Es en este difícil momento en el que hay que poner en valor el principio de solidaridad sobre el que se fundó el proyecto europeo, que redundará, además, en una mayor eficiencia de las medidas. Una mayor ambición y coordinación de la respuesta a escala europea no es una opción, es una necesidad imperiosa".

Este mismo viernes, Cos aseguró que la crisis del coronavirus supone una "perturbación sin precedentes" para la economía. En su artículo de este sábado abunda en la idea. "Su impacto económico es ya visible y los indicadores disponibles apuntan hacia una severa contracción de la actividad económica a escala global", señala.

Sin embargo, en su opinión "una actuación rápida, contundente y coordinada de las distintas autoridades económicas —nacionales y europeas; fiscales, monetarias y supervisoras— hará más probable que la crisis tenga efectos transitorios, y no termine dejando por el camino un largo reguero de pérdida de empleos y de cierre de empresas".

Cos considera que las medidas aprobadas por los Gobiernos, incluido el español "son las necesarias y adecuadas en estos momentos, y constituyen la primera línea natural de acción para contener la destrucción de numerosas relaciones económicas y financieras —entre empresas y trabajadores, clientes y proveedores, prestamistas y prestatarios—, cuya supervivencia es esencial para que la eventual remisión de la crisis sanitaria dé paso a una rápida recuperación".

Junto a ello, defiende las medidas adoptadas por el BCE, tanto en política monetaria como en supervisión bancaria. Cos destaca el programa con el que el BCE comprará, al menos, 750.000 millones de euros en activos durante este año y, en caso necesario, más allá de esa fecha. "Un aspecto muy relevante de este nuevo programa es que permitirá a la autoridad monetaria llevar a cabo las compras de activos de forma flexible, en lo que se refiere tanto a su distribución temporal como a los activos que se adquirirán —públicos y privados— y a la nacionalidad de su emisor", subraya.

En su opinión, el BCE ha enviado "alto y claro el mensaje de que hará todo lo que esté en su mano a fin de garantizar unas condiciones de financiación holgadas para todos los sectores económicos —hogares, empresas, bancos y gobiernos—, y de que usará todos los medios a su alcance para ayudar a los ciudadanos del área del euro a superar este momento extraordinariamente difícil, como es su deber para con la ciudadanía europea".

Normas
Entra en El País para participar