ArcelorMittal anuncia un ERTE y la parada de instalaciones en Asturias, País Vasco y Valencia

La acerera traslada a los sindicatos su decisión de cerrar la acería de Sestao y parte de sus líneas de producción en Asturias y Sagunto

Planta de acero de ArcelorMittal en el sur de Italia.
Planta de acero de ArcelorMittal en el sur de Italia.

La dirección de ArcelorMittal ha trasladado este miércoles a los sindicatos su decisión de cerrar parte de sus instalaciones en los concejos asturianos de Avilés y Gijón. La medida incuye el cierre de la acería de Sestao, próxima a Bilbao, y de la línea de galvanizado de Sagunto, en la provincia de Valencia. Además, la siderúrgica realizará un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), aunque el número de trabajadores afectados aún se debe negociar con los sindicatos "en los próximos días", señalan fuentes de la empresa.

La decisión trasladada a los comités de empresa se debe a la necesidad de la multinacional de replantear su producción por la incidencia que está teniendo la expansión del Covid-19 en muchos de sus clientes, fundamentalmente del sector del automóvil, que empiezan a parar su actividad por la falta de suministros. Desde la empresa explican que el ERTE no afectará a la producción de la sección de hojalata puesto que esta pandemia ha disparado la demanda en el sector de las conservas y la alimentación, pero que sí incidirá en las líneas que abastecen al sector del automóvil y a líneas de transformados.

La acería de Sestao, en el País Vasco, es la peor parada, ya que cierra por completo. En el caso de Asturias, ArcelorMittal parará uno de sus dos hornos altos (Horno Alto A), uno de los dos sínter (mezcla de mineral de hierro, coque y un fundente que se coloca en una cinta transportadora y se inflama) y la línea de galvanizado para el sector del automóvil, mientras que dejará la acería de Avilés funcionando a la mitad de su capacidad. Asimismo, en Sagunto (Valencia), también echará el cierre la línea de galvanizado.

La compañía entiende que este ajuste obedece a una causa de fuerza mayor, por lo que quiere aplicar este ERTE acogiéndose al decreto que aprobó el Gobierno el pasado martes. El número de trabajadores afectados todavía se desconoce y se negociará con los sindicatos en las próximas jornadas. Por su parte, los comités de empresa de Gijón, Avilés y Aboño han expresado su rechazo unánime al expediente "por la merma económica que representa" respecto al que tienen pactado con la multinacional, que aplica en función de las condiciones del mercado del acero.

Normas
Entra en El País para participar