El FMI pide a España medidas fiscales para “mitigar el impacto económico” del virus

Reclama más gasto sanitario y medidas de apoyo a los sectores más afectados aunque pide corregir más adelante el exceso de déficit que pueda generar

Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI.
Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha instado este miércoles a España a poner en marcha medidas fiscales que permitan “mitigar el impacto económico” de la epidemia del coronavirus Covid-19, incluyendo una ampliación del gasto sanitario o medidas de apoyo específico a los sectores empresariales y de población que más afectados puedan verse. El organismo reclama al país, eso sí, que corrija luego las desviaciones temporales que la atención a la crisis pueda generar en la senda de déficit y que no pierda de vista otras reformas estructurales como la reducción del empleo temporal, la sostenibilidad de las pensiones o el acceso a la vivienda de alquiler.

“España ha vivido cinco años de fuerte crecimiento (por encima de la media de la eurozona), creación de empleo y superávits por cuenta corriente sostenidos”, reconoce el informe del FMI, matizando que ya en 2019 la parálisis política interna y sobre todo la externa, en un entorno de guerra comercial y negociación del Brexit, “mermaron la confianza, llevando a las familias a tratar de reconstituir sus ahorros desde mínimos históricos y haciendo mella en la inversión”. Partiendo así de un entorno de desaceleración del PIB, “se espera ahora que las perturbaciones temporales ocasionadas por el brote global de coronavirus a las cadenas de suministro, el comercio, el turismo y el consumo interno ralenticen aún más el crecimiento económico en 2020”. “La magnitud de la ralentización dependerá del alcance y la duración del brote”, expone, subrayando la incertidumbre que rodea a la epidemia.

“Para prevenir y contener el virus y mitigar el impacto económico” del mismo, sostiene el FMI, el Gobierno deberá destinar recursos adicionales al sistema sanitario, “además de destinar un apoyo específico” a los “sectores más afectados y a los colectivos más vulnerables”. En este sentido, los Presupuestos de 2020 son identificados como una herramienta clave.

De momento, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ultima un paquete de medidas, que previsiblemente apruebe el Consejo de Ministros extraordinario de este jueves, que incluyen aplazamientos de impuestos, moratoria en cotizaciones sociales, ayudas a las familias o apoyo a las áreas de actividad más afectadas, como el turismo.

A falta de cuantificar la factura pública de esta batería, con la Unión Europea dispuesta permitir que los Estados afectados por la epidemia incurran en más déficit, el FMI requiere que “cualquier retraso temporal en la consolidación fiscal” vaya “acompañado de un compromiso creíble de ajuste futuro”. En una conferencia telefónica con la prensa, sus responsables han admitido que la desviación podría repercutir en el agujero fiscal de 2021.

El organismo con sede en Washington asume que el crecimiento potencial del PIB español a medio plazo se sitúa en el 1,6%, cifra a la que rebajó la previsión de crecimiento del país para 2020 a comienzos de este año, antes de que la epidemia llegara a España, por lo que pide esfuerzos para propiciar un “nuevo impulso”. Después de todo, expone, la reducción del paro al entorno del 14% ha supuesto rebajar a la mitad el umbral alcanzado en lo peor de la crisis, pero sitúa el desempleo en un nivel “estructural” del que se prevé que “solo descenderá marginalmente de aquí en adelante”.

El FMI subraya en su informe las “pronunciadas” disparidades socioeconómicas que ha dejado la crisis en España y subraya que “reducir la prevalencia de los contratos temporales debe ser la piedra angular” de las actuaciones del Gobierno en materia laboral.

Sin embargo, el organismo pide veladamente cautela en la contrarreforma laboral, recordando que la flexibilidad es positiva para afrontar “shocks de carácter temporal, tales como el coronavirus”, sin incurrir en despidos.

A partir de ahí, el FMI también solicita medidas para garantizar el acceso a viviendas de alquiler a las rentas bajas, tras el fuerte aumento de precios de los últimos tiempos, incrementado el parque público, o agilizando la construcción de nuevos inmuebles.

Finalmente, el Fondo insiste en la necesidad de sanear las cuentas públicas, garantizar la sostenibilidad de un sistema público de pensiones ampliamente deficitario y buscar el equilibrio presupuestario en el medio plazo. Un logro, este último, que el Gobierno había descartado ya para la legislatura pese a no contar aún con el gasto extra que puede requerir combatir la epidemia de coronavirus. Para alcanzarlo, el FMI se inclina por subir impuestos como el IVA para incrementar la recaudación a fin de compensar el fuerte gasto ya comprometido con el alza de las pensiones o los salarios públicos, por ejemplo.

Normas
Entra en El País para participar