La OCDE ve peligro de recesión en la eurozona y Japón por el coronavirus

El organismo pide medidas urgentes a los países al estimar que, en el escenario más adverso, el crecimiento global podría reducirse a la mitad este año

La OCDE ve peligro de recesión en la eurozona y Japón por el coronavirus Pulsar para ampliar el gráfico
Madrid / París

“El brote de coronavirus (Covid-19) ya ha traído un considerable sufrimiento humano y una gran perturbación a la economía”, reconocía este lunes la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en un informe, titulado Coronavirus: la economía mundial en riesgo, en el que advierte de que la situación es susceptible de empeorar. El documento, que matiza que las “perspectivas de crecimiento siguen siendo muy inciertas”, alerta de que en el escenario más adverso contemplado la epidemia podría reducir a la mitad el avance del PIB global este año, rebajando su crecimiento al 1,5%, y que de propagarse masivamente en Europa y Japón ambas economías podrían caer en recesión.

De momento, con unos 85.000 infectados (más de 120 en España) y unos 3.000 muertos a costa del Covid-19, la OCDE ha revisado a la baja las perspectivas de crecimiento internacional que publicó en noviembre. Entonces esperaba un avance del 2,9% del PIB global que ahora rebaja ya al 2,4%, asumiendo que el primer trimestre del año podría incluso cerrar en negativo.

A partir de ahí, el escenario más adverso de los estimados por el organismo internacional apunta a que el avance de la economía mundial podría acabar reduciéndose este año al 1,5%, “la mitad de lo proyectado antes del brote del virus”.

La OCDE confía, eso sí, en que el pico de la epidemia se alcance este trimestre en China, que como segunda economía global está ampliamente relacionada con la producción y el consumo de terceros países, limitando el impacto en el resto de regiones a partir de entonces.

El organismo con sede en París recuerda que las perspectivas de crecimiento económico ya eran bajas, en medio de un proceso de ralentización global, pero que la expectativa estaba puesta en una paulatina aceleración que ahora está en cuestión. El coronavirus, expone, ha afectado a la confianza de los inversores, lastrando los parqués, mercados financieros, cadenas de suministro y el turismo, lo que explica la rebaja de previsiones económicas anunciada este lunes.

A partir de ahí, la OCDE considera que el riesgo potencial es mucho mayor ahora que con la epidemia del SARS de 2003, dado que la interconexión económica entre países es muy superior en el mundo actual, más globalizado, y que China protagoniza hoy “un rol mucho más importante en la producción y en el mercado turístico”. Así, expone el informe, solo la provincia china de Hubei, epicentro de la epidemia, representa el 4,5% de la producción del gigante asiático, y ya ha tenido eco en otras regiones de un país que se ha convertido en clave para la producción internacional de “computadoras, electrónica, productos farmacéuticos y equipo de transporte”, destaca.

A su vez, los turistas chinos suponen cerca de un 10% de los visitantes internacionales, alcanzando una cuarta parte de los que se adentran en Japón o Corea el Sur. Si la propagación del virus rebaja más la circulación de turistas, el coste podría equivaler al 7% del empleo de la OCDE, se estima.

Tomando como escenario base que el impacto económico de la crisis vírica comience a remitir en el segundo trimestre del año, la OCDE estima que la economía de las potencias del G-20 crecerá un 2,7% en 2020, lo que supone una reducción de cinco décimas frente a las previsiones del pasado noviembre, mientras que la eurozona avanzará tres décimas menos, un 0,8% en el año. Aunque el informe no ofrece datos específicos sobre España, sí indica que el PIB de Italia perdería cuatro décimas de empuje, quedando sin avance alguno; que el de Francia se rebajaría en tres, hasta el 0,9%; y que el de Alemania descendería en una, al 0,3%. A su vez, Reino Unido pasaría de crecer del 1% al 0,8%.

En el caso de China, la expectativa actual es que la epidemia le cueste ocho décimas de crecimiento, rebajando su avance al 4,9%. El impacto sería aún mayor en India, donde se perderían 1,1 puntos de ímpetu, hasta un alza del 5,1%. A su vez, EE UU perderá una décima, avanzando un 1,9%.

Ante esta situación, la OCDE insta a los países a actuar “rápidamente”, tanto con protocolos sanitarios que limiten la expansión del virus como con planes de apoyo a las empresas más “vulnerables”. En el caso de las potencias del G-20, el organismo reclama una especial vigilancia sobre sus vecinos y el compromiso de elevar el gasto público para reanimar la economía. De tener éxito estas medidas y quedar contenida la epidemia, la OCDE calcula que el PIB mundial crecerá en 2021 tres décimas más de lo previsto en diciembre, hasta el 3,3%; el del G-20, un 3,5% (dos décimas más) y el de la eurozona conservaría un alza del 1,2%.

Con todo, el organismo alerta de que persisten otros riesgos ajenos al Covid-19, como las tensiones comerciales entre EE UU y China; la negociación de los términos del Brexit entre Reino Unido y la Unión Europea o las debilidades financieras.

Normas
Entra en El País para participar