El lado oscuro de la contratación de luz y gas

Las prácticas irregulares en la comercialización se multiplican

Consumo

Cambios de compañía sin consentimiento del usuario, falta en el cumplimiento de los requisitos de contratación y protección del consumidor, tarifas con información incompleta u ocultamiento del ahorro que supone la tarifa con discriminación horaria.

Si, por un lado, las asociaciones de usuarios denuncian estas prácticas dudosas o, directamente, ilegales de las comercializadoras de luz o gas, que fomentan el negocio –lucrativo y extremadamente competitivo– de la contratación, por el otro, los expertos subrayan el carácter todavía insuficiente de las sanciones que conmina la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a las empresas de este sector.

Los expertos creen que las multas se quedan cortas

El último caso fue el de Holaluz, compañía a la que, a mediados de diciembre, el regulador impuso una multa de 30.000 euros por no haber recabado el asentimiento de un usuario en la realización de un contrato. Este era cliente de otra comercializadora y, en un momento dado, dejó de recibir sus facturas y se percató de que su punto de suministro estaba siendo comercializado por Holaluz. Su denuncia ante el Gobierno de Aragón fue transmitida a la CNMC.

Resultó que la compañía había realizado un contrato con otro cliente en el que, por error, constaba el punto de suministro del primer usuario. Holaluz solicitó a la distribuidora una modificación del mismo por subrogación, pero no pidió el consentimiento del consumidor afectado, quien, de esta forma, cambió de compañía sin haberlo pedido. La consiguiente sanción conminada a Holaluz “es ridícula, si la comparamos con sus beneficios”, opina la portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Ileana Izverniceanu.

La competencia se ha elevado por el menor beneficio en producción y distribución

Más allá de la calificación de infracción leve establecida en este caso por la CNMC, Pablo Sanz Bayón, profesor de Derecho Económico y Social de la Universidad Comillas Icade, vislumbra en la actuación de Holaluz unas posibles faltas graves o muy graves de la Ley del Sector Eléctrico, y el incumplimiento de la Ley de Competencia Desleal y de la de Condiciones Generales de Contratación.

Otras sanciones

Sea como fuere, el año pasado la CNMC multó también a Endesa, EDP y Flip por no respetar los requisitos de contratación con 220.000 euros en total, y a Endesa e Iberdrola, con otros 210.000 euros por faltar a sus obligaciones en la formalización de los contratos. Y Endesa fue sancionada además con 300.000 euros por infringir las medidas de protección al consumidor y, por la misma razón, pero en el gas, la CNMC multó con 1,2 millones de euros a Naturgy. El monto total de los castigos en 2019 alcanzó 1,96 millones de euros.

Cifra

1,96 millones es el total de las multas impuestas por la CNMC en 2019. Naturgy, Endesa, EDP, Iberdrola, Holaluz y Flip incumplieron los requisitos de contratación, la formalización de contratos o las medidas de protección al consumidor.

Más irregularidades

Pese a que atribuya el caso de Holaluz a un error en la gestión del punto de suministro, Izverniceanu, sin embargo, pone de relieve otras prácticas irregulares de las comercializadoras, como el no mostrar en sus tarifas las cuotas extras (por ejemplo, el suplemento por bono social que cobran algunas) o el hecho de no trasladar al cliente las ventajas de la tarifa de acceso con discriminación horaria.

“La comercializadora, que gestiona el contrato con la distribuidora, solicita a esta última la discriminación horaria, pero sigue aplicando al consumidor la tarifa única de 24 horas, aprovechando el descuento de forma exclusiva e incumpliendo su labor de correcto asesoramiento al usuario”, explica Izverniceanu.

El sistema de fijación de precios de suministro es complejo y da pie a estas conductas

Los expertos señalan el papel que, en todo ello, juega la naturaleza misma del sector energético. “Cada vez hay menos beneficios en producción y distribución, por lo que la comercialización se convierte en el mejor negocio, con una mayor presión de la competencia”, destaca Bayón. Para este académico, la complejidad del sistema de fijación de precios del suministro abona el terreno para prácticas de este tipo, al incrementar la confusión y la incertidumbre de los usuarios.

Endurecer las consecuencias de estas actuaciones a través de un cambio normativo y dotar a la CNMC de más recursos para la investigación son dos de las medidas que propone Bayón para atajarlas de una vez.

Consejos para no dejarse embaucar

Primero. Tome conciencia de lo que tiene contratado. Es el primer gesto que sugieren desde la OCU al usuario de luz o gas. “Son millones los hogares que pagan una tarifa altísima y podrían mejorarla”, asegura la portavoz de la organización, Ileana Izverniceanu.

Segundo. Si está en el mercado regulado (PVPC para electricidad o TUR para gas) o en el libre con una buena tarifa, desconfíe de cualquier propuesta que le hagan.

Tercero. Si la tarifa no es competitiva, busque otra, pero exigiendo siempre información escrita y detallada, con las cláusulas de revisión incluidas.

Normas
Entra en El País para participar