La exigencia de achatarrar frustra el plan de ayudas al coche eléctrico

El Programa Moves no agotó los 45 millones de euros de dotación que tuvo en 2019

Plan Moves Pulsar para ampliar el gráfico

Las principales asociaciones del sector de automoción en España ya lo advirtieron. El Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (Moves), con una dotación de 45 millones de euros para ayudas a la compra de vehículos alternativos e infraestructuras, no se agotó en 2019 por las diferentes trabas que presenta.

Uno de los requisitos solicitados por el Gobierno para optar a las ayudas era el de entregar para su achatarramiento un vehículo de diez años en el caso de turismos y de siete en el de las furgonetas.

Este es el principal motivo por el que la mayoría de las comunidades autónomas no agotaron los fondos que les fueron asignados. En este sentido, desde la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) señalan que la obligatoriedad de entregar un automóvil viejo para acceder a los incentivos es muy interesante para fomentar la renovación del parque porque mueve a los particulares hacia el cambio de coche, pero que, de cara a los vehículos alternativos, deja fuera a las empresas que quieren adquirirlos para sus flotas, ya que estas no disponen de vehículos con tanta antigüedad.

La dotación del programa se distribuyó por cantidad de población. Andalucía fue la región que más dinero recibió, con 8,09 millones de euros, seguida de Cataluña (7,3 millones), Madrid (6,28 millones), Comunidad Valenciana (4,77 millones) y Galicia (2,61 millones). Entre las cinco concentran el 65% del presupuesto y tan solo Andalucía consumió su partida de forma íntegra.

Según datos facilitados por parte de las distintas comunidades autónomas a CincoDías, Andalucía destinó 6,3 millones de su presupuesto a 623 expedientes para infraestructuras de recarga, que sumaron un total de 1.790 puntos de carga, y 1,6 millones a la compra de 376 vehículos alternativos: 347 puramente eléctricos y 29 de gas.

De su lado, Cataluña ejecutó el 90,9% de los 7,3 millones que percibió. Destinó 1,2 millones a vehículos alternativos para particulares y 149.055 euros para infraestructura de recarga, mientras que los profesionales realizaron solicitudes por valor de 1,8 millones para la compra de coches; 3,02 millones para puntos de recarga; 104.190 euros para sistemas de préstamo de bicicletas, y 271.239 euros para planes de desplazamientos de empresas.

En el mismo sentido que Anfac, la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto) subraya que es un “contrasentido” que se pida achatarrar un coche de más de diez años y solicita un plan en el que se incentive la compra de vehículos diésel modernos, como el antiguo PIVE, como la única alternativa para atajar en el corto plazo la antigüedad del parque móvil –de más de 12 años– y el problema de las emisiones contaminantes.

Falta de uniformidad

Otra de las grandes trabas que presenta el plan Moves, según las principales patronales de la industria del automóvil, es la falta de uniformidad para poner las ayudas en marcha entre las comunidades autónomas. Cantabria fue la única que no convocó el plan. La Comunidad de Madrid recibió 853 solicitudes en total: 270 para vehículos, 570 para puntos de recarga, una para sistemas préstamos de bicicletas y 12 para planes de transporte de empresas. La subvención solicitada se situó en 3,95 millones de euros, lo que supone un 63% sobre el total del presupuesto. No obstante, desde el Gobierno madrileño explican que dicha cifra puede incrementarse porque, al extenderse el plazo de solicitudes hasta el 31 de diciembre, muchas de las peticiones están todavía en tramitación.

El plazo máximo para resolver y notificar la resolución es de seis meses desde la fecha de presentación de la solicitud. Comunidad Valenciana y Galicia consumieron el 56,46% –2,7 millones– y el 88% –2,3 millones– de su montante, respectivamente.

El Moves Singulares, dirigido a impulsar iniciativas para la gestión integrada de la movilidad urbana y a proyectos experimentales relacionados con los coches eléctricos, contaba con 15 millones de euros.

Nueva convocatoria

65 millones. El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico sacará adelante el Moves II con una dotación de 65 millones de euros, lo que supone un 40% más en comparación con su primera edición. Continuará el criterio de reparto empleado en la anterior edición, basado en el censo de población de cada territorio. También será gestionado por las comunidades autónomas en coordinación con el Instituto para la Diversificación Energética (IDAE). Según fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico consultadas por este diario, todavía se está estudiando la obligatoriedad de entregar para su achatarramiento un coche de más de diez años, aunque todo apunta a que se mantendrá para optar a las ayudas.

IVA reducido. El Ejecutivo está analizando establecer un IVA reducido para los vehículos eléctricos, como parte del paquete de medidas que está estudiando en el marco de una fiscalidad verde. El sector de automoción reclama que se suprima dicho gravamen de manera temporal hasta que este tipo de coches se conviertan en un producto de masas. En España se vendieron 12.293 automóviles puramente eléctricos en 2019, un 50% más.

Normas
Entra en El País para participar