Las gestoras internacionales renuevan sus multiactivos

La falta de rentabilidad de la renta fija obliga a buscar fuentes alternativas sin disparar el riesgo del inversor

Mixtos internacionales Pulsar para ampliar el gráfico

Los fondos mixtos atraen cada vez más la atención del inversor español. En ello tiene mucho que ver que la renta fija dejó hace tiempo de desempeñar sus dos papeles tradicionales en las carteras de los inversores.

Primero, el de aportar rentabilidad estable, aunque fuera reducida, y segundo, la de actuar como seguro en caso de que ocurriera algo imprevisto que provocase una sacudida en los mercados o en la economía. “Ahora, el papel de la renta fija tradicional –bonos, en general seguros, de Gobiernos europeos o americanos y de grandes empresas– solo juega el segundo papel. La caída de los tipos de interés y las compras de los bancos centrales han hundido su rentabilidad”, resume Paco Quintana, director de estrategia de inversión de ING.

Esto ha provocado que el perfil del inversor cambie paulatinamente hacia posiciones menos conservadoras. “Antes de la crisis, en 2007, el 40% del dinero invertido en fondos estaba en monetarios, el tipo de renta fija más conservadora. Hoy, ese porcentaje es del 17%, y muchos flujos se han movido hacia fondos mixtos, con una vocación mayoritariamente de renta fija”, resalta Quintana.

“Todavía no se puede decir game over a la inversión en renta fija. Lo que sí requiere es una visión global, gestión flexible y diversificación inteligente en este tipo de activo”, observa José María Luna, socio de Luna Sevilla Asesores Patrimoniales. Y, en su opinión, lo que puede hacer un inversor conservador es combinar buenos fondos de deuda “que sean muy competitivos en comisiones, flexibles pero siendo baratos, junto con algún fondo de Bolsa internacional centrado en empresas de dividendo sostenible en el tiempo”.

Hay quien prefiere conformar carteras mediante fondos de renta fija y variable puros

Efectivamente, en vez de fondos mixtos, hay inversores que consideran que es preferible construir carteras con fondos de renta fija y renta variable pura, “que en cierto modo dan una mayor visibilidad sobre la composición real de la cartera. Esto permite elegir con más precisión los activos en los que se quiere estar, mientras que con un fondo mixto, la composición de la cartera va cambiando con los criterios del gestor, y en un momento dado podemos perder el foco de en qué estamos realmente invertidos”, advierten los expertos de Singular Bank.

A este respecto, Marcus Bayer, especialista en producto de Allianz Global Investor, añade que las carteras modernas de multiactivos no solo deben diversificarse entre las diferentes clases de activos, sino también entre estrategias de inversión. “La combinación de varias fuentes de rendimiento independientes del mercado y del momento de acceso tiene el potencial de obtener rendimientos estables durante el ciclo”.

El ritmo del dinero

Alrededor de la mitad de los fondos registrados en España, de gestoras españolas o internacionales, son mixtos, un tipo de vehículos al que el inversor nacional se está acostumbrando dada la creciente dificultad para conseguir rendimientos en los activos más conservadores.

De hecho, en 2019 se ha traspasado el 29,3% del patrimonio medio de los fondos de inversión, siendo la renta fija mixta internacional la segunda categoría por suscripciones netas, al captar 4.016 millones de euros, según datos de Inverco.

Si hablamos de rendimientos, la renta fija mixta internacional rindió en 2019 un 5,40%, mientras que a tres años rentó solo el 0,67%, según las estadísticas de Inverco, que aporta datos anualizados. En cuanto a la renta variable mixta internacional, se anotó el año pasado un 9,13% y a tres años el 1,86%.

En Nordea han sido conscientes de los desafíos creados por el entorno de bajo rendimiento y han estado investigando y desarrollando nuevas estrategias capaces de compensar la menor protección y rentabilidad de los activos de renta fija e incorporarlos en sus soluciones de multiactivos, explican desde la gestora, y es que creen que los fondos más innovadores podrían comportarse mejor que los clásicos que se limitan a mezclar acciones y bonos, ya que estos estarían mejor preparados al aprovechar una nueva fuente de rentabilidad al encontrar activos más atractivos para proteger su cartera.

Una nueva táctica cada vez más común son las estrategias para la generación de rentas periódicas, siendo estos fondos capaces de buscar alternativas generadoras de ingresos en distintas clases de activos, como las acciones con dividendo o los bonos que reparten cupones.

En este sentido, Alicia García, responsable de M&G en España, cree que el mercado ha experimentado una gran evolución, que también ha sido impulsada por parte de los inversores. “La gama de estrategias multiactivo se ha diversificado y flexibilizado y las gestoras hemos trabajado para ofrecer soluciones de inversión que cubran diferentes perfiles de riesgo (desde el más conservador hasta uno con mayor tolerancia) y que también sean capaces de dar respuesta a la voluntad de influir positivamente en el mundo a través de la inversión”, resalta la experta de M&G.

Los mejores fondos rentan más del 40%

Fondos de inversión

Lo primero que llama la atención de la clasificación de los mejores fondos mixtos de gestoras internacionales a tres años es la presencia de sicavs domiciliadas fuera de España por entidades nacionales, incluso lideran el ranking entre los más conservadores (Sabadell Funds Sicav - Capital Appreciation 2) y en flexibles (Merchbanc Sicav - Merchfondo). En el primer caso, con una rentabilidad acumulada en los últimos tres años del 15,56%, después de que en 2019 recuperase con creces las pérdidas que arrastraba en 2018 y 2017. En el vehículo de Merchbanc, la flexibilidad de su cartera ha posibilitado acumular un 41,28% de retorno.

Si nos fijamos en la parte alta de las categorías intermedias, encontramos el Janus Henderson Balanced A Eur Cap Hedged encabezando los fondos multiactivos con un 27,12% a tres años y un 14,61% en los últimos 12 meses.
En cuanto a los mixtos agresivos, donde la renta variable representa como mínimo el 65% de la cartera, Allianz coloca su Strategy 75 CT Eur, con un retorno del 29,04% en el periodo y un 19% a un año.

Los fondos de Allianz se han comportado muy bien, si tenemos en cuenta que otras de sus estrategias se han colocado en segundo lugar en el resto de categorías. Nos referimos al Allianz Strategy 15 CT Eur (13,42%) y al Allianz Strategy 50 CT Eur (22,99%), de la misma gama pero con composiciones de cartera diferentes en función del peso de los activos de Bolsa.

En cuanto al Allianz Oriental Income AT Eur, se lleva la medalla de plata entre los flexibles gracias a un retorno que supera el 40% a tres años. Su estrategia pasa por invertir en mercados tanto de renta variable como de renta fija de la zona Asia-Pacífico.

También coloca entre los diez mejores al Allianz Dynamic Multi Asset Strategy 15 AT Eur, fondo conservador que invierte el 15% en mercados de acciones globales y el resto en mercados de renta fija y monetarios europeos; su compañero de gama Allianz Dynamic Multi Asset Strategy 50 AT Eur está entre los moderados.

Otra gestora que parece hacerlo también muy bien en la mezcla de activos es BlackRock, con distintas versiones, defensiva, moderada y crecimiento, de su BlackRock Managed Index Portfolios, con un objetivo de inversión basado en la obtención de rendimiento mediante una exposición indirecta a valores de renta variable en distinto grado.

Los Amundi Fund Solutions aparecen entre los mejores en conservadores y moderados, mientras que Fidelity destaca en moderados y flexibles.

Normas
Entra en El País para participar