Los próximos estímulos de China para combatir la epidemia, paso a paso

Los economistas prevén más inyecciones de liquidez, gasto público y tipos de interés rebajados para volver a engrasar la segunda economía mundial

Un cliente empuja un carrito de la compra en un supermercado de Hema Fresh, una cadena de Alibaba.
Un cliente empuja un carrito de la compra en un supermercado de Hema Fresh, una cadena de Alibaba. Wuhan

Las autoridades chinas han formulado un goteo de medidas para aplacar la epidemia del coronavirus con el paso de los días. Los economistas no descartan más impulsos a la actividad, aunque sin pasarse de largo. Expertos de Goldman Sachs, UBS y BNP Paribas vislumbran nuevos pasos de flexibilización, como un recorte de las tasas de financiación del banco central y alivios fiscales a los sectores más golpeados por el brote. 

Sin embargo, los funcionarios del politburó miden los esfuerzos: existe un riesgo de inflar la burbuja de deuda, que quieren evitar a toda costa. Además, sopesan qué acciones tomar para no quedarse sin munición en las negociaciones de la guerra comercial que enfrenta al país con Estados Unidos. Ding Shuang, economista jefe para Gran China en Standard Chartered Bank, aseguró a Bloomberg que "las autoridades tendrán que considerar el efecto secundario de sus políticas, que pueden tener una influencia procíclica en el segundo semestre cuando la economía se recupere y se sume a la dificultad de la contención de la deuda". 

Entre ese paquete de estímulos, los inversores deberán observar los siguientes aspectos: 

Garantizar la liquidez

Los analistas conceden que las autoridades chinas tratarán a toda costa de agregar más financiación interbancaria mediante operaciones de mercado abierto y una línea de crédito a medio plazo antes de que termine el mes, pues en febrero vencen los pagos de impuestos retrasados. La autoridad monetaria abrió hace unos días el grifo de la financiación para los bancos y recortó el interés que les cobra ante el impacto ya visible del brote vírico. 

Algunos economistas también esperan que el Banco Popular de China (BPC) reduzca la proporción de depósitos que los bancos deben mantener como reservas. El propio BPC ha insinuado que los recortes de reservas a sectores específicos están en camino. 

Tasas más bajas 

Las recientes inyecciones de liquidez junto con unos costes de financiación más bajos este mes han reducido las tasas interbancarias. Asimismo, más de 300 firmas chinas, entre ellas Xiaomi, han salido a buscar financiación entre los bancos del país, según adelantó el lunes Reuters. 

Las empresas accederán sin dificultad y con cierta agilidad a los préstamos de acuerdo con el anuncio del gobierno chino de hace unos días, cuando aseguró que las empresas y sectores económicos más dañados recibirían apoyo para recuperarse con la mayor celeridad posible. Los solicitantes obtendrán tipos ventajosos, equivalentes a los que consiguen los mejores clientes de los bancos, de acuerdo con las fuentes bancarias consultadas por Reuters.

Impuestos y gastos

Aunque el estímulo fiscal no desempeña un papel central en las medidas de estímulo contra el brote, los economistas vaticinan que crezca el gasto en infraestructura, especialmente en áreas relacionadas con la salud. De esta forma, el sector público seguiría los pasos de la iniciativa privada, encabezada por empresas como Alibaba, que lanzó un fondo de 130 millones de euros para comprar suministros médicos. 

Las autoridades han retrasado o eximido a las empresas más afectadas de pagar algunos impuestos. Sin embargo, los recortes de impuestos a gran escala son una opción lejana porque antes del brote China aumentó el gasto público. 

Venta de deuda local

China permitirá a los gobiernos locales vender aproximadamente 122 millones de dólares de deuda antes de marzo, ha indicado este martes el Ministerio de Finanzas en un comunicado. Se trata del segundo lote de deuda local que aprueba Pekín. El servicio de análisis de Bloomberg ve ahora más seguro "una ampliación del déficit mientras crecen las medidas para amortiguar el impacto del virus".

Estímulos más profundos, pendientes de las barreras políticas

Para aprobar medidas fiscales más profundas, entre ellas la ampliación del déficit, el Gobierno necesita el visto bueno del Congreso Nacional, que no se reúne hasta marzo. El instrumento más contundente, la tasa de préstamo a un año, capaz de reducir el coste de los préstamos en toda la economía, se está descartando en favor de un sistema de liderado por el mercado, indica Bloomberg. La tasa de depósito de contraparte puede modificarse con mayor facilidad para reducir el coste de mantenimiento de depósitos y ayudar a los márgenes bancarios. 

Normas