Habitat alcanza los 100 millones en ventas tras su relanzamiento

La promotora cierra el año con 1.200 preventas por 310 millones

Dispone de una cartera de 4.000 viviendas en comercialización

José Carlos Saz, consejero delegado de Habitat Inmobiliaria (izquierda), y Juan María Nin, presidente.
José Carlos Saz, consejero delegado de Habitat Inmobiliaria (izquierda), y Juan María Nin, presidente.

En octubre de 2018, los nuevos accionistas y responsables de Habitat Inmobiliaria presentaban el nuevo proyecto de la promotora de viviendas. 16 meses después la compañía ha superado los 100 millones de euros en ventas. La empresa deja muy atrás la época negra de la crisis del ladrillo y de su concurso de acreedores.

Habitat cerró el ejercicio de 2019 con una facturación de 102 millones, un 15% más que en el ejercicio anterior, según avanzan desde la empresa. Estas ventas provienen de 315 viviendas entregadas en el mercado español. Respecto a los resultados del año, el ebitda alcanzó los 6,6 millones, triplicando la cifra de 2018, y el beneficio se multiplicó por cinco, hasta situarse en 1,3 millones.

La inmobiliaria ha ido engordando su cartera de suelo y avanzando en nuevos proyectos en estos meses. En 2019, la compañía lanzó al mercado 2.800 viviendas en 28 promociones, por lo que en total sumó 4.000 casas en 44 promociones en comercialización a final de año.

A nivel negocio, además, logró 1.200 preventas de casas, lo que supone unos ingresos futuros de 310 millones.

La compañía vive una nueva época de la mano de la gestora estadounidense Bain Capital Credit, que controla la mayor parte del accionariado tras adquirir la empresa a finales de 2017 a los fondos acreedores. La inmobiliaria catalana, fundada en 1953, ha sido una histórica del sector, construyendo 60.000 hogares desde entonces. Aunque protagonizó una de las grandes caídas por la crisis del ladrillo. En 2008, la empresa entonces controlada por la familia Figueras, presentó concurso de acreedores con una deuda de 2.840 millones. Desde entonces permaneció en un letargo hasta que fue relanzada Bain con un nuevo equipo.

Para este nueva etapa, José Carlos Saz, quien fuera director general de operaciones de Neinor, fue fichado en mayo de 2018 como consejero delegado. Un mes más tarde, el veterano directivo bancario Juan María Nin, antiguo consejero delegado y vicepresidente de Caixabank, se unió a la inmobiliaria como presidente.

“Estamos muy satisfechos, tanto por el cumplimiento de nuestros objetivos, como por los resultados obtenidos en el pasado ejercicio, ejemplo del importante papel que nuestra compañía tiene en el sector, y fruto del esfuerzo de un gran equipo de profesionales y de nuestro accionista, Bain Capital Credit”, subraya Saz, consejero delegado.

El pasado año la empresa también continuó invirtiendo para seguir dando a la manivela de la cadena de producción y comercialización de nuevas casas. Concretamente, adquirió 14 parcelas que otorgan una capacidad para levantar aproximadamente 1.500 viviendas adicionales, fundamentalmente en Madrid, Andalucía y el arco mediterráneo. Con estas compras, la inmobiliaria ya dispone de un banco de suelo para cerca de 13.000 unidades.

Igualmente, en el año pasado la empresa encabezada por Saz inició obras de edificación de 1.400 viviendas, por lo que la firma, con sede actualmente en Madrid, ya contaba al final de año con más de 1.800 casas en construcción en 21 proyectos.

En la presentación de su nueva etapa, la firma de Bain Capital avanzó que en su plan de negocio prevé invertir 500 millones de euros hasta 2021 en compras de suelo y llegar a una velocidad de crucero de entregas de 2.000 viviendas a partir de ese año.

Respecto al empleo, la firma duplicó en 2019 el equipo, alcanzando la cifra de 120 profesionales, distribuidos en las delegaciones territoriales de Levante, Centro, Cataluña, Andalucía Occidental y Canarias, y a las que se sumaron el año pasado las nuevas territoriales de Andalucía Oriental y Norte.

Protagonista en el sector

Entre los grandes. Bain fue uno de los últimos grandes fondos que apostaron por el residencial. Ubicado en Boston, dispone de más de 100.000 millones de dólares en activos bajo gestión en el mundo. Se sumó así a la apuesta de otras grandes firmas internacionales por la resurrección de la construcción de vivienda tras casi una década de parón. Lone Star impulsó Neinor tras comprar la promotora a Kutxabank, que ahora tiene a Orion Capital como accionista de referencia; Värde fusionó sus inversiones residenciales en Vía Célere; Cerberus se hizo con Inmoglaciar; Castlelake creó Aedas, y por último, entre los inversores nacionales Santander y BBVA rescataron la histórica Metrovacesa.

Carteras. Igualmente, Bain ha invertido en España en los últimos años adquiriendo carteras de activos procedente de la banca.

Normas
Entra en El País para participar