Inversión

Las empresas del billón: motivos para apostar por los gigantes

Las revalorizaciones que han llevado a niveles récord a Apple, Microsoft, Alphabet y Amazon no dan vértigo a los expertos al estar basadas en los sólidos fundamentales del sector

Capitalización tecnológicas Pulsar para ampliar el gráfico

Las espectaculares revalorizaciones que los grandes titanes del mercado estadounidense han acumulado en los últimos años no son motivo de pérdida de atractivo a la hora de invertir en ellos, según explican diversos analistas. Así, pese a contar con una capitalización que supera el billón de dólares, Apple, Microsoft, Google y Amazon siguen albergando potencial para revalorizarse aún más.

En toda la historia pocas son las cotizadas que han rebasado la cota del billón de dólares. La saudí Aramco, la mayor petrolera del mundo, ostenta de forma indiscutible el liderazgo en cuanto a valoración en Bolsa pero únicamente se negocia en Bolsa el 1,5% de su capital, una cifra insignificante frente al capital flotante de los titanes estadounidenses, que las ponen en la diana de todos aquellos fondos interesados en invertir en Wall Street. Para hacerse una mejor idea del tamaño de estas descomunales empresas, el valor total de mercado de Apple en euros, que ronda los 1,29 billones, supera por 40.943 millones de euros al PIB español a precios corrientes de 2019.

“El sector tecnológico sigue teniendo valor pese a las subidas acumuladas en 2019; mientras se cumplan las estimaciones de crecimiento, los fundamentales del sector seguirán dando soporte a las cotizaciones”, consideran los expertos de Bankinter en un informe que la entidad ha elaborado sobre el conjunto de la industria. En el documento, el banco explica que sus valores favoritos en EE UU son precisamente Microsoft, Apple, Google y Amazon, en este orden.

A modo de factores que explican esta decisión, Bankinter cita los múltiples atractivos que presentan estas empresas, sus modelos de negocio de éxito probado, la situación de ventaja competitiva con la que cuentan y, por último, pero sin ser del todo determinante, por su tamaño. “No solo por su mayor capacidad de hacer frente a la competencia y resistir mejor las crisis, sino también por su peso en los índices”, detallan desde Bankinter. La suma del valor de Google, Amazon, Apple y Microsoft representa cerca del 33% de la capitalización del Nasdaq. Así, cualquier fondo o gestor que replique el comportamiento de este índice debe tenerlas en cartera.

Pero no todo está despejado en el brillante panorama que se le presenta a los gigantes de la tecnología. Siempre pueden aparecer factores que atenacen el posible devenir de estos titanes, y un ejemplo de ello se puede encontrar en el brote de coronavirus. Apple comunicó el 1 de febrero que cerraría todas sus tiendas oficiales y oficinas corporativas en China de forma temporal a causa de la epidemia. “Por precaución, y basándonos en los últimos consejos de los principales expertos en salud, cerraremos todas nuestras oficinas, tiendas y centros de contacto en China continental hasta el 9 de febrero”, detalló la compañía entonces.

Por otro lado, prestas a empuñar la honda y enfrentarse a Goliat, hay otro grupo de tecnológicas que, aunque de un tamaño mucho más pequeño en comparación, están atrayendo la atención de los inversores a fuerza de lograr espectaculares revalorizaciones. Así, en 2019 las acciones que más subieron en el Nasdaq fueron las de la biofarmacéutica ­Axsome Therapeutics, cotizada que se anotó un 3.565,25% de revalorización. Dedicada, entre otros campos, a buscar tratamientos para la depresión, su cotización despegó al calor de avances en varios de sus medicamentos, de un punto de partida bajo, y sus soluciones para la narcolepsia y las migrañas.

Aun así, pese al sorprendente desempeño de las pequeñas, el reinado de los gigantes todavía tiene visos de prolongarse más en el tiempo. La situación de dominio en el sector tecnológico es vista con cierto recelo desde la administración estadounidense y es un desafío en términos de regulación. Pero esa hegemonía es también la garantía de que difícilmente van a surgir nuevos competidores capaces de hacerles sombra. Además, datos sólidos de crecimiento y también favorables perspectivas alimentan la apuesta inversora para el medio plazo.

Apple

Después de protagonizar una revalorización del 88,96% en 2019, Apple sigue teniendo fuerzas para prolongar su ascenso. En lo que va de año ya ronda un 9% de subida, gracias a unos resultados del primer trimestre del año fiscal 2020 que superaron las expectativas del mercado. Así, los ingresos de la compañía se elevaron hasta los 91.819 millones de dólares, un 8,9% más que en el mismo periodo del anterior ejercicio; por su parte, el beneficio alcanzó los 22.236 millones de dólares, un 11,37% más.

La clave de este resultado reside en la evolución de las ventas del iPhone. El producto estrella de Apple aportó 55.957 millones de dólares a los ingresos, ya que las ventas repuntaron un 7,6% frente al primer trimestre de 2019. Entre los motivos para apostar en el futuro por Apple, desde JP Morgan explican que las ventas del iPhone son un reflejo de la buena acogida que están teniendo los productos más recientes. “Las múltiples ramificaciones de la sorpresa positiva incluyen mayor confianza en una fuerte demanda de iPhones habilitados para usar el 5G”, detallan.

El banco de inversión estadounidense elevó su precio objetivo para Apple después de conocer las cifras. Los expertos de JP Morgan esperan que las acciones de la compañía de Cupertino alcancen los 350 dólares, lo que otorgaría al titán un margen de más del 8,5% para seguir escalando en Bolsa, si se tiene en cuenta el último precio.

Microsoft

“Microsoft cuenta con una amplia cartera de productos estratégicos; el impulso que la empresa acumula es realmente impresionante, por lo que reafirmamos a la compañía como una de las tres elecciones estrella; reiteramos la recomendación de compra y fijamos el precio objetivo en los 200 dólares”, comenta JP Morgan sobre Microsoft.

En sus últimas cuentas, correspondientes al segundo trimestre fiscal de 2020, Microsoft no solo batió las expectativas, sino que lo hizo en todas y cada una de estas áreas estratégicas que menciona JP Morgan. Así, no es de extrañar la evolución en Bolsa de la compañía. En 2019 se anotó un 57,56% y en lo que va de año suma cerca del 17%, hasta superar los 184 dólares por acción.

Aunque el conjunto del resultado haya sido bueno, si hay un motivo para confiar en el futuro de Microsoft, según explican desde Goldman Sachs, es Azure, el servicio en la nube de Microsoft pensado para las empresas. Durante el último trimestre, los ingresos proporcionados por esta herramienta de Microsoft se dispararon un 62% en términos interanuales y Goldman Sachs considera que al final del ejercicio ya proporcionará 19.500 millones de dólares de los 147.436 millones de dólares que la firma estima que ingresará Microsoft. “La empresa ha reiterado de nuevo que espera que sus ingresos y sus beneficios crezcan a doble dígito para 2020”, concluyen los expertos de Goldman Sachs.

Alphabet

El pasado mes de enero, Alphabet, la matriz de Google, entró por primera vez en el selecto club de las empresas del billón de dólares de capitalización. La hazaña llegó tras subir un 28% en 2019 y en torno a un 10% en lo que llevamos de año. Con todo, Alphabet ha perdido el billón de capitalización y lo ha recuperado ya en varias ocasiones.

Los resultados del cuarto trimestre de la compañía poseedora del motor de búsqueda más usado del mundo, pese a ser espectaculares en lo que a incremento interanual de ingresos se refiere (un 17% más), no terminaron de convencer a los mercados debido a una ligera decepción en la recaudación por publicidad.

Aun tomando nota de la mala noticia, los expertos no dudan en confiar en el futuro de Alphabet. El 89,1% de los analistas que estudian la evolución de la empresa aconsejan comprar sus títulos, mientras que el 10,9% restante opta por mantenerlos en cartera. Entre los diversos argumentos a favor, destaca el múscu­lo que emplea la empresa para devolver valor a sus accionistas. “El mensaje que lanzó Alphabet sobre el retorno al accionista fue positivo, con 6.100 millones de dólares destinados a la recompra de acciones en el cuarto trimestre, doblando la cantidad del último trimestre de 2018 y lanzando el mensaje de que las recompras seguirán a estos niveles”, aseveran los analistas de Pivotal Research Group.

Amazon

Al igual que Alphabet, Amazon también ha alcanzado recientemente la capitalización del billón de dólares. En el caso de la compañía presidida por Jeff Bezos, el hito se consiguió el pasado martes, tras múltiples intentos en los que aunque llegó a alcanzar el billón, no consiguió consolidarlo al cierre de la sesión. “Los ingresos de Amazon superaron las expectativas en el cuarto trimestre de 2019 y los miedos en torno a su servicio en la nube y la rentabilidad de la venta minorista deberían desaparecer tras las cuentas”, desglosa Barclays en un informe.

Fruto de estos hechos, las diversas firmas de análisis elevaron el precio objetivo de forma decidida. En el caso de Barclays, pasó de los 1.870 dólares por acción a los 2.500 dólares. “Amazon es la empresa más aceptada por los usuarios en lo que a venta online se refiere y continúa expandiendo su poder a través de una decidida actuación”, opinan.

El punto de vista de Barclays es compartido por la amplia mayoría de sus compañeros de sector. El 93,1% del consenso de analistas recomienda comprar; mientras, el precio objetivo medio está en los 2.411 dólares por acción, cuando el viernes superó los 2.080 dólares. De cumplirse, la cotizada se revalorizaría un 16%. “Creemos que Amazon está bien posicionada como el líder del mercado de comercio electrónico, una actividad todavía con un gran potencial de expansión, ya que el comercio electrónico representa alrededor del 15% de las ventas minoristas en Estados Unidos a día de hoy”, dicen los analistas de JP Morgan. 

Un club de difícil acceso

Facebook

El club de los billonarios se encuentra lejos de permitir la incorporación de una nueva empresa a la selecta lista. La compañía presidida por Mark Zuckerberg es, hoy por hoy, uno de los más firmes aspirantes al contar con una capitalización de alrededor de 601.787 millones de dólares. El año pasado, sus títulos se apreciaron un 56,57% y, aunque rentabilidades pasadas no garantizan rendimientos futuros, de alcanzar un ritmo similar tardaría algo más de un año en lograrlo. Entre los retos que tendría que afrontar Facebook para conseguirlo está el de monetizar su enorme base de usuarios usando algo más que los anuncios. 

Alibaba

El mayor competidor de Amazon podría convertirse en la primera empresa china en lograr traspasar la barrera. El pasado viernes la capitalización de Alibaba fluctuaba en torno a los 577.563 millones de dólares. Al igual que el gigante estadounidense, además de al comercio electrónico Alibaba también se dedica a desarrollar soluciones de computación en la nube y al sector de los pagos. En 2019 sus acciones subieron un 54,74% en la Bolsa de Nueva York. 

Berkshire Hathaway

Los títulos del conglomerado capitaneado por Warren Buffett son los que más despacio escalan de entre las aspirantes al club. En el último año se revalorizaron un 10,98%, frente al 28,88% del S&P 500, con lo que es poco probable que el conglomerado valorado en el mercado en torno a 554.935 millones de dólares sea la próxima empresa del billón, de seguir con esa tendencia.

Normas
Entra en El País para participar