El Ibex prolonga el rally de febrero con el recorte de aranceles chinos: sube un 4,7% en cuatro días

El selectivo suma su cuarta sesión al alza y conquista los 9.800 puntos

Ibex China
Operadora de la Bolsa de Nueva York AP

Las miradas volvieron a dirigirse a China. Pero esta vez no por el coronavirus ni por las medidas puestas en marcha por el Banco Central para frenar el impacto de la epidemia, sino por las noticias referentes a las relaciones comerciales, el tema que dominó los mercados en 2019. Tres semanas después de que Washington y Pekín firmaran la primera fase del acuerdo, China anunció que reducía a la mitad los aranceles sobre las importaciones de EE UU por un total de 75.000 millones de dólares. Este gesto fue suficiente para prolongar la tendencia alcista que impera desde inicio de mes. En su cuarta sesión al alza, el Ibex sumó un 0,96%, ganancias que se amplían al 4,7% en los últimos cuatro días. El selectivo español recupera los 9.800 puntos y afianza los máximos de agosto de 2018.

IBEX 35 7.319,00 -0,10%
Petroleo Brent 43,350 0,139%

Las noticias que llegan desde Pekín sirven de contrapeso a unos datos macroeconómicos poco alicientes. En diciembre los pedidos de fábrica de Alemania bajaron un 2,1% frente al incremento del 0,6% que esperaban los analistas. Este dato lleva a la cifra anual a registrar una caída del 8,7%, superior al recorte del 6,6% que auguraban los expertos. Pero después del castigo sufrido por los mercados en las últimas semanas, los inversores prefirieron ver el vaso medio lleno y los ascensos se prolongaron al resto de índices europeos con subidas que oscilan entre el 0,72% del Dax alemán y el 1% del Mib italiano.

"Cabe preguntarse qué es lo que ha cambiado de forma tan drástica en los últimos días para que los inversores, que al comienzo de semana veían el vaso “totalmente vacío”, lo vean ahora “rebosante” se preguntan desde Link Securities, quienes aseguran no obstante que "la volatilidad va a mantenerse elevada en los mercados de renta variable" y  habrá "nuevas jornadas de tensión y de fuertes caídas".

Las noticias que llegan desde Pekín sirven de contrapeso a unos datos macroeconómicos poco alicientes. En diciembre los pedidos de fábrica de Alemania bajaron un 2,1% frente al incremento del 0,6% que esperaban los analistas. Este dato lleva a la cifra anual a registrar una caída del 8,7%, superior al recorte del 6,6% que auguraban los expertos. Pero después del castigo sufrido por los mercados en las últimas semanas, los inversores prefirieron ver el vaso medio lleno y los ascensos se prolongaron al resto de índices europeo con ascensos que oscilan entre el 0,72% del Dax alemán y el 1% del Mib italiano.

Los ascensos en la Bolsa española estuvieron liderados por las firmas de corte cíclico, pero por encima de todas destacó ArcelorMittal con un ascenso del 10,91%. Los resultados de la acerera y las previsiones de la compañía que anticipan una estabilización de la demanda, permitieron a la compañía anotarse la mayor subida desde marzo de 2016.  El valor también se ha beneficiado de que China haya reducido aranceles sobre productos estadounidenses, pues el sector de las materias primas depende en gran medida de la ausencia de barreras.

Destacados fueron también los ascensos de las entidades, unas subidas que se vieron alentadas por la compra 3,1% de Deutsche Bank por parte Capital Group. BBVA superó la barrera de los cinco euros por acción tras subir 3,5%. Le siguieron CaixaBank (2,7%), Sabadell (1,6%), Santander (0,95%), Bankinter (0,6%) y Bankia (0,4%). En el lado de las caídas destacaron Siemens Gamesa, que corrigió un 6,9%, Viscofan (-1,24%) y CIE Automotive y ACS (ambos bajaron un 0,99%).

China compartió el protagonismo con el mercado del crudo. Después de tres días de reunión, la OPEP y sus aliados, entre los que destaca Rusia, no llegaron a un acuerdo para recortar la producción. El comité técnico aconsejó una rebaja de la capacidad de bombeo de 600.000 barriles de crudo al día. La división entre los miembros quedó patente con la negativa de Rusia a aplicar la medida, pues considera que es demasiado pronto para conocer el impacto del coronavirus en la demanda. El Brent, que llegó a subir un 2%, concluyó con una caída del 20%, descensos que en 2020 rondan el 20%.

En el mercado de deuda, la rentabilidad del bono español a 10 años se mantiene en el 0,295% y la prima de riesgo baja a 65,3 puntos básicos. El Tesoro Público ha colocado este jueves 4.957 millones de euros en bonos y obligaciones del Estado, en el rango medio previsto, y lo ha hecho profundizando en los tipos negativos en los bonos a 3 años y las obligaciones a 10 años indexadas, al tiempo que ha empezado a cobrar por las obligaciones con vida residual de 6,3 años y ha bajado la rentabilidad en obligaciones a 10 años. 

Normas
Entra en El País para participar