El Gobierno aboga por una ley de movilidad que dé certidumbre al motor

Entre otros aspectos, incluirá un marco regulatorio para la fabricación y comercialización de vehículos

José Luis Ábalos, ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, hoy, en el Congreso de Faconauto.  faconauto
José Luis Ábalos, ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, hoy, en el Congreso de Faconauto. faconauto

Incertidumbre es la palabra que más ha pesado sobre el sector de la automoción en el último año. Es conocido ya que la industria del automóvil se enfrenta a la mayor transformación de toda su historia con la llegada del coche eléctrico, conectado y autónomo, por lo que las patronales de fabricantes y concesionarios reclaman a la clase política una transición ordenada hacia una movilidad sin emisiones y una mayor consciencia sobre las grandes inversiones que deben acometer en nuevas tecnologías.

En este sentido, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, aseguró hoy, en el marco del XXIX Congreso & Expo de Faconauto, que la ley de movilidad en la que trabaja el Gobierno pretende, entre otras cosas, otorgar certidumbre y seguridad al sector de automoción con un marco regulatorio para la fabricación y comercialización de vehículos, y que se desarrolle así un “nuevo modelo” de automoción. Dicha ley ya comenzó a elaborarse en la anterior legislatura con el PSOE gobernando en solitario y Ábalos afirmó que ahora se actualizará con una mayor implicación de los distintos sectores afectados.

“Nos tiene que salir una ley que España necesita y no tiene, como Francia, que ya dio el paso. Tenemos mucha ambición en este proyecto y espero que además suponga un punto de encuentro de todos los sectores afectados. Deseamos que encontremos un consenso político en torno a esto. La estrategia la tenemos ya muy desarrollada y lo que nos haría falta es todo ese espacio de concertación”, apuntó.

Ábalos también reivindicó la movilidad como un derecho que garantice la igualdad y la justicia social. Además, destacó que este nuevo marco regulatorio debe ir más allá de micromarcos y estar alineado con los objetivos de la Unión Europea (UE), así como que tratará de implicar a varios ministerios e incluirá nuevos planteamientos para “evitar la disparidad de medidas entre las distintas administraciones”.

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana no quiso concretar plazo alguno para sacar a la luz esta nueva ley, si bien insistió en que está “muy desarrollado” y en que la movilidad representa un sector “estratégico” que juega un papel esencial en la vida de los ciudadanos y que cuenta con una gran importancia económica, ya que supone casi el 13% del gasto de las familias, a tan solo un punto del gasto en comida.

El primer paso, comentó, será someter el proyecto a un proceso de participación pública, con reuniones y jornadas con todos los agentes implicados para elaborar un primer documento, que abordará igualmente aspectos relacionados con los capítulos de inversiones, financiación y eficiencia energética, “teniendo en cuenta las consecuencias laborales y sociales derivadas del cambio de paradigma de movilidad”, según Ábalos.

Unidad de mercado

Por su parte, el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, que también intervino en el evento organizado por la patronal de los concesionarios en Ifema, anunció que su grupo parlamentario presentará en el Congreso de los Diputados una proposición de ley de unidad de mercado con el fin de “proteger” al sector de la distribución de vehículos. En su opinión, hacen falta reglas comunes para todas las comunidades autónomas y no un “marasmo normativo” que dificulta la inversión y la contratación. En este sentido, consideró que el Gobierno ha demonizado al diésel con anuncios “irresponsables”.

“Los objetivos contra el cambio climático exigen responsabilidad y compromiso, pero ese reto no puede obviar que hay empleos en juego”, indicó, de su lado, el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez

Datos de los concesionarios en 2019

Facturación. Las redes de concesionarios en España finalizaron 2019 con un volumen de negocio de 43.073 millones de euros, un 4,3% de retroceso en comparación con las cifras de 2018, según datos de Faconauto. La caída está vinculada al retroceso experimentado por las matriculaciones de vehículos entre particulares, que son las más rentables para los puntos de venta.

Empleo. El año pasado, el sector de la distribución de vehículos perdió 900 puestos de trabajo, por lo que, al finalizar 2019, daba empleo directo a 161.500 personas, frente a las 162.400 del ejercicio anterior. De esta manera, se terminó con un ciclo positivo de seis años consecutivos de creación de puestos de trabajo netos, en los que 35.000 nuevos trabajadores entraron a formar parte de las plantillas de los concesionarios.

Normas
Entra en El País para participar