Hacienda presenta el viernes a las regiones su nueva senda de déficit

Montero convoca el Consejo de Política Fiscal por primera vez tras año y medio sin hacerlo como primer paso para impulsar nuevos Presupuestos

Consejo Politica Fiscal viernes
La ministra de Hacienda y Portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.

El Gobierno ha definido ya una nueva senda de reducción del déficit hasta el año 2023. Los objetivos serán presentadas el viernes a las comunidades autónomas en la primera reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera convocado desde agosto de 2018, según anunció ayer tras el Consejo de Ministros la responsable de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Monteroquien celebró que este hito pone en marcha “la andadura para empezar ya los trabajos preparatorios para la presentación de los Presupuestos [Generales del Estado para 2020] en el Congreso de los Diputados”.

El diseño de la nueva senda fiscal ha sido una de las prioridades del nuevo Gobierno de coalición formado por PSOE y Unidas Podemos. Como paso previo, el Ejecutivo ha planteado a Bruselas la necesidad de flexibilizar los umbrales vigentes para poder ganar algo de margen de gasto que permita acompasar el saneamiento de las cuentas públicas con la agenda de medidas sociales de los socios de Gobierno. La responsable de estas conversaciones, la vicepresidenta económica Nadia Calviño matizó ayer que aunque Bruselas ha sido informada de las intenciones del Gobierno, de momento la UE no se pronunciará sobre la nueva senda hasta que conozca su plan para cumplirla.

Calviño explicó que el Gobierno mantiene con la Comisión Europea un "constante diálogo", en el que se le han avanzado las "intenciones" fiscales del plan presupuestario de 2020. Sin embargo, recordó que tras salir del procedimiento de déficit excesivo el año pasado, al rebajar su déficit del 3%, España ya no está tan sujeta a la consecución de determinados umbrales concretos, sino que ahora se le reclaman determinados esfuerzos. "Ya no se hace tanto énfasis en la tasa o ratio del déficit nominal, sino en cuáles son los ajustes estructurales que vamos a hacer en los próximos años para lograr los objetivos de sostenibilidad desde el punto de vista del déficit y la deuda", ilustró Calviño.

Montero, a su vez, rechazó detallar ayer la inclinación de esta nueva senda fiscal hasta haberla compartido primero con el resto de administraciones públicas a fin de decidir cómo repartir el esfuerzo de reducción del déficit. Este será el objeto de las reuniones que Hacienda mantendrá con los ayuntamientos en la Comisión Nacional de Administración Local (CNAL), de un lado, y con los consejeros autonómicos del ramo en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Será tras el encuentro cuando Montero comparezca para anunciar la nueva senda, llamada a sustituir a la actualmente vigente, legada por el Gobierno de Mariano Rajoy, que establecía un déficit de -1,3% en 2019, del -0,5% en 2020 y superávit en 2021. El Gobierno de Pedro Sánchez aspira a haber cerrado 2019 con un déficit cercano al -2%, aunque el Banco de España ya alerta de que repetirá en el -2,5% de 2018. A partir de ahí, en el plan presupuestario remitido a Bruselas el pasado otoño el Ejecutivo ya asumía que el agujero fiscal no se rebajaría más que al -1,7% este año. Está por ver qué grado de relajación ha permitido Bruselas, si bien fuentes del Gobierno se mostraron ayer “satisfechas” con la senda consensuada, recoge Efe.

La titular de Hacienda defendió ayer que tanto España como Cataluña “llevan demasiado tiempo viviendo con unas cuentas pasadas que ya no dan respuesta a los problemas” actuales, por lo que consideró urgente que tanto la región como el país impulsen cuanto antes unos nuevos Presupuestos. En el caso del Estado, la inminente presentación de la senda fiscal y la posterior aprobación del techo de gasto son los primeros pasos que ponen en marcha la maquinaria presupuestaria. A su vez, el Congreso aceptó ayer prorrogar el impuesto de Patrimonio y el sistema de tributación de módulos de los autónomos, lo que garantiza ambos ingresos. 

Subida del Salario Mínimo

La principal medida aprobada por el Gobierno este martes ha sido, sin embargo, la de aprobar el incremento del salario mínimo interprofesional en un 5,56% hasta los 950 euros, con efectos retroactivos desde el 1 de enero.

El Ejecutivo hace así oficial, finalmente, el acuerdo firmado por la nueva ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, con los representantes de las patronales CEOE y Cepyme y los sindicatos CC OO y UGT.

El Gobierno ha descartado que el alza del 22,3% del salario mínimo del año pasado, hasta los 900 euros, haya tenido efecto negativo en la creación de empleo. Particularmente, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha negado que este aumento de los salarios haya minado la creación de empleo en los sectores que gestiona. 

Medidas sobre los precios agroalimentarios

Más allá, Planas ha avanzado que el Gobierno tomará medidas para abordar los problemas de agricultores y ganadores, que han iniciado una agenda de protestas ante la bajada de los precios que obtienen por sus productos, que el consumidor acaba pagando luego mucho más caros. 

Planas ha señalado que pondrá en marcha un diálogo con productores, distribuidores y consumidores para tratar de solventar esta situación, abordando una reforma de la ley de cadena alimentaria si es necesario, y fomentando el apoyo presupuestario a seguros climatológicos para paliar los efectos negativos de los temporales sobre la actividad del campo.  

Normas
Entra en El País para participar