Abanca eleva el beneficio en 2019 tras la compra de Caixa Geral en España y Deutsche Bank en Portugal

Las operaciones generan un 'badwill' de más de 200 millones

Juan Carlos Escotet, propietario de Abanca, y Francisco Botas, consejero delegado de la entidad, en una imagen de archivo.
Juan Carlos Escotet, propietario de Abanca, y Francisco Botas, consejero delegado de la entidad, en una imagen de archivo.

Abanca da por cerrado el ejercicio de 2019 con un beneficio de 405 millones de euros, lo que supone un 6,7% más en términos comparables. Y es que, en 2018 la entidad presidida por Juan Carlos Escotet presentó un beneficio de 430 millones (lo que supondría haber ganado un 5,8% menos), pero debido a la fusión llevada a cabo el pasado mes de abril entre el banco (Abanca Corporación) y su matriz (Abanca Holding) en el último ejercicio se han producido unos efectos que cambian la forma de contabilizar los resultados.

De esta forma, bajo la nueva contabilidad y en términos comparables, en 2018 Abanca habría ganado 379 millones y en 2019 los citados 405 millones, lo que supone el 6,7% más. Con la contabilidad anterior, el beneficio en 2018 sería de 430 millones y en 2019 de 437 millones, el 1,6% más.

Esta operación de fusión inversa (el banco absorbe a la matriz) ha tenido dos efectos principales: ha mejorado la posición de capital del banco, pero ha restado 32,3 millones de beneficio, a los que se suman 23 millones por la amortización de activos y pasivos puestos a valor de mercado. Por ello, sin estos efectos, el beneficio comparable aumenta el citado 6,7%.

Precisamente, como efecto positivo, Abanca ha logrado una mejora de 17 puntos básicos en el capital de máxima calidad (CET1 fully loaded), 36 puntos básicos en el Tier 1 y 86 puntos básicos en el capital total. Con ello, la entidad acumula un exceso de capital de 1.267 millones sobre los requisitos mínimos, por lo que podría estudiar nuevas operaciones de compra que ya intentó en el ejercicio anterior.

Respecto al negocio bancario, el margen de intereses se elevó un 2,4% gracias a la actividad minorista. En concreto, los ingresos por prestación de servicios avanzaron un 16,6%, los ingresos por recursos fuera de balance aumentaron un 27,9%, los procedentes de cobros y pagos un 10,5% y los correspondientes a servicios bancarios un 11,8%. La entidad destaca que “fruto de esa buena evolución”, ha conseguido elevar el 5,8% su margen básico, que supone la línea principal en la obtención de ingresos recurrentes del banco.

La otra palanca para elevar los beneficios ha sido el 'badwill' (fondo de comercio negativo) de más de 200 millones que supusieron las compras del negocio de Deutsche Bank en Portugal y de Caixa Geral en España. Una plusvalía similar a la que ya obtuvo en el ejercicio de 2018 con la venta de su participación en Itínere.

La base de costes se mantuvo estable, a pesar de las recientes integraciones y de la fuerte inversión en tecnología, cifrada en 91,5 millones de euros, realizada por el banco para mejorar sus capacidades tecnológicas y de negocio.

En cuanto a la rentabilidad, Abanca obtiene un retorno sobre recursos propios (ROE) del 10%, un nivel que le sitúa entre las rentabilidades más altas de la banca española.

Banco español con mayor crecimiento de marca

Según el estudio ‘Brand Finance Banking 500’, Abanca ha sido la entidad española con mayor crecimiento en el valor de marca al escalar 79 puestos en el ranking de 2019. De hecho, es la única entidad financiera de España que mejora su posición respecto al año anterior. Según el informe, Abanca incrementa el valor de su marca un 55%, frente a una tendencia generalizada de empeoramiento dentro del sistema financiero español. Además, esta mejora convierte al banco gallego en la decimotercera entidad que más crece en el mundo.

Normas
Entra en El País para participar