Airbus pagará 3.600 millones de euros para dar carpetazo a la investigación por sobornos

El fabricante europeo de aviones quiere pasar página tras cuatro años de pesquisas

Casos soborno Airbus
Sede de Airbus, en Blagnac, cerca de Toulouse. REUTERS

Airbus pagará 3.600 millones de euros para cerrar los casos de soborno global, que desde hacía cuatro años investigaban las autoridades británicas, estadounidenses y francesas. La compañía ha cerrado la sesión con pérdidas del 0,9%. 

Airbus realizó sobornos en 16 países, entre ellos Japón, Rusia y China. para aumentar las ganancias en 1.050 millones de euros, ha dicho Jean-François Bonhert, fiscal del Parquet National Financier de Francia, en una audiencia en la que el juez aprobó el acuerdo. Las autoridades británicas y estadounidenses también han llegado a acuerdos preliminares con Airbus y estos se aprobar este mismo viernes.

Bonhert ha llegado a decir que "Airbus está pasando página y ahora puede mirar hacia el futuro con serenidad". Para el fabricante europeo de aviones, el acuerdo pone fin a cuatro años de investigaciones sobre acusaciones de que usó intermediarios para ganarse a funcionarios con sobornos cuando recaló en nuevos mercados. Airbus ha acordado pagar 2.100 millones a Francia, unos 983 a Reino Unido y unos 530 a las autoridades estadounidenses. 

La investigación comenzó cuando el fabricante europeo avisó a las autoridades en 2016, después de que el entonces director ejecutivo, Tom Enders lanzase una investigación interna. Francia y Estados Unidos comenzaron más tarde sus pesquisas. 

Las consecuencias llevaron a destituir a los principales ejecutivos de la compañía. La multa repercute sobre las ganancias, pero permite al director ejecutivo, Guillaume Faury dejar atrás la polémica de los sobornos. Además, el pago de la multa lega en un momento dulce para el fabricante, que ha ganado la batalla de pedidos a su rival, Boeing, sumido en una crisis por la seguridad de su modelo estrella, el 737 Max. Faury tiene ahora el camino libre para resolver otro problema, apunta Bloomberg: cómo dar salida a la acumulación de pedidos y cómo compensar a las aerolíneas. 

La multa supera a J&F Investments SA, que en 2017 pagó una pena de 3.200 millones de dólares para el que hasta ese momento fue el mayor caso de soborno. Y el acuerdo con Reino Unido, de suscribirse, superará los 500 millones de euros de la multa pagada por Rolls-Royce. Airbus planea registrar las multas en sus resultados de fin de año, que se publicarán el 13 de febrero, asegura Bloomberg. 

Normas
Entra en El País para participar