Ferrovial apuesta por una estrategia sólida y que evita las incertidumbres

La compañía que preside Rafael del Pino tiene razones de sobra para no apartarse de un guión que el mercado ha respaldado hasta ahora

Ferrovial presentó ayer Horizon 2020-2024, la hoja de ruta que el grupo seguirá durante los próximos cinco años y el primer plan estratégico a más largo plazo de una empresa acostumbrada a una planificación prácticamente anual. Como nuevo consejero delegado, Ignacio Madridejos será el encargado de aplicar las grandes líneas de actuación de una estrategia que a priori no ofrece grandes sorpresas: sólida en cuanto a objetivos, conservadora en términos de riesgo y continuista con la etapa anterior. Horizon 2020-2024 culminará el proceso de desinversión que Ferrovial está acometiendo en el área de servicios, mantendrá la fortaleza en las divisiones de infraestructuras, concentrará esfuerzos en mercados estables y jurídicamente seguros, acometerá un potente esfuerzo de reducción de costes y buscará oportunidades en áreas relacionadas con la sostenibilidad. Un mapa bien definido, que huye de incertidumbres y apuesta por áreas y mercados con garantías de rentabilidad y crecimiento estable.

La compañía que preside Rafael del Pino tiene razones de sobra para no apartarse de un guión que el mercado ha respaldado y premiado hasta ahora. El plan estratégico presentado ayer prevé un crecimiento anual del ebidta del 11% apoyado en buena parte por un plan de recorte de gastos que busca ahorrar 50 millones de euros anuales hasta 2024. La estrategia que presentó ayer Madridejos confía en la potente cartera de activos concesionales de la compañía, entre los que destaca el aeropuerto de Heathrow, las carreteras de peaje dinámico en EE UU y la autopista 407ETR de Toronto, para generar 4.000 millones en dividendos en cinco años. Estados Unidos, Canadá, Polonia, España, Chile, Colombia, Perú y Reino Unido son los ocho mercados en los que Ferrovial concentrará su músculo; todos ellos con oportunidades en el negocio concesional y estabilidad regulatoria. El grupo apuesta por un Reino Unido postbrexit en el que el Gobierno de Boris Johnson pretende aumentar la inversión pública para estimular la economía, y que incluye proyectos de infraestructuras en el norte del país, alta velocidad y planes de transporte en Londres, además de las perspectivas de ampliación de Heathrow.

Al contrario que otras compañías de su sector, los planes de retribución al accionista de Ferrovial no incluyen un compromiso concreto de pay out, sino que se limitan a recordar que su política en esta materia es flexible y muy relacionada con las oportunidades de inversión. Una estrategia que parece en exceso conservadora de cara al inversor, especialmente frente a la sustanciosa caja de dividendos que el grupo prevé repatriar en los próximos cinco años.