Días
Horas
Minutos
Segundos
Cuenta atrás para el Brexit

España fracasa como imán del talento: solo un centenar de banqueros llegarán por el Brexit

Morgan Stanley y Credit Suisse moverán a parte de su plantilla a Madrid; Fráncfort, Dublín y París se llevan los premios gordos de la deslocalización

España fracasa como imán del talento: solo un centenar de banqueros llegarán por el Brexit Pulsar para ampliar el gráfico

España, y en concreto Madrid, ha fracasado en su intento de convertirse en uno de los núcleos financieros alternativos a la City londinense. La gran campaña desplegada por la CNMV desde la llegada de Sebastián Albella al supervisor en noviembre de 2016 ha sido insuficiente para atraer a la industria financiera que ha movido ficha por el Brexit. La deslocalización de los grandes bancos de inversión, de las gestoras de capital riesgo y de las plataformas de mercados hacia la capital española pueden contarse con los dedos de las manos.

El 31 de enero se romperán las amarras entre Reino Unido y la UE. Pero hasta finales de año no estará definida por completo la nueva relación y mientras habrá un periodo de transición en el que se mantendrá, en esencia, el actual statu quo.

El núcleo financiero planetario que supone Londres se mantendrá como tal, aunque compartirá los poderes con otras capitales. Los países ganadores son Francia, Alemania e Irlanda, que atraerán a una parte significativa de los más de 3.000 banqueros que movilizará el divorcio. Los pasaportes europeos, hasta nuevo aviso, funcionarán con normalidad y también se aplicará la legislación europea. Así, las entidades británicas podrán operar en la UE, y viceversa.

Pero desde hace tiempo las entidades financieras han desplegado sus planes de contingencia. Bancos de inversión como Citi, Morgan Stanley y Nomura o gestoras como Pimco, que operaban en España con filiales británicas, lo hacen ahora con sociedades alemanas o irlandesas. La CNMV llevaba de forma casi exclusiva la bandera de España como destino alternativo por el Brexit, sin coordinación con los ministerios de Hacienda y Economía. Los éxitos han sido escuetos, pero no todo han sido derrotas.

Los movimientos dependerán de las negociaciones que concluirán antes de finales de 2020

De entrada, se ha establecido en Madrid un mercado que gestiona renta fija, que también está en Londres, Downgate. Este acoge emisiones de deuda británica, de deuda soberana europea, derivados sobre tipos de interés e inflación en libras y euros.

Credit Suisse está en proceso de trasladar a unas 50 personas de diferentes áreas de negocio a Madrid, según fuentes del mercado. “En los últimos tres años, hemos ampliado nuestras capacidades en España, Alemania y Luxemburgo (...). Londres seguirá constituyendo una parte clave de la estrategia y la presencia del banco tras la salida del Reino Unido de la UE”, señala un portavoz. En Morgan Stanley, que opera ahora desde una sucursal en Fráncfort en los 27 países que quedarán en la UE, aún queda bastante por decidir, pero fuentes conocedoras del banco de inversión señalan que la plantilla española podría crecer. En Citi hicieron público hace meses que se crearían 200 puestos de trabajo en Europa con motivo del Brexit, pero que solo saldrían de Londres entre 50 y 60 personas, en esencia a Fráncfort, donde está el bróker para la UE desde marzo, y Dublín.

Citi ya contaba con oficinas en 20 de los 27 países de la UE y alrededor de 25.000 empleados trabajan en ellas. Fuentes financieras señalan que a Madrid todavía no ha llegado nadie del banco estadounidense, si bien el proceso está en marcha. En cualquier caso, el número de personas que se trasladarán a España será reducido.

En Deutsche Bank siguen analizando a la situación. Fuentes conocedoras de los planes del gigante germano señalan que el número de personas que abandonen Reino Unido dependerá del acuerdo final, que debe estar rubricado antes del próximo 31 de diciembre, y de la situación regulatoria. Será entonces cuando se haga la foto finish del Brexit y se ejecuten las decisiones.

Ámsterdam y Milán también recibirán personal por la salida de Reino Unido

En Barclays no ha habido traslado de personal a España, aunque sí han tomado medidas. Han ampliado su licencia bancaria en Irlanda, de manera que han transferido todas sus operaciones de sucursales en la UE a Barclays Bank Ireland.

Desde HSBC señalan que ninguna persona se ha trasladado a España debido al Brexit y añaden que, de momento, el único cambio es que ahora reportan Francia.

En Bank of America, se han movido alrededor de 100 puestos de trabajo a Dublín, la sede europea del banco desde diciembre de 2018 con sucursales en nueve países, incluido Reino Unido, y otros 300 a París, sede del centro operativo de ventas y trading para la UE, según fuentes conocedoras de los planes del banco. Esta unidad comenzó a operar en el primer trimestre de 2019.

Fráncfort, donde previsiblemente se asienten profesionales de Citi, Credit Suisse, Deutsche Bank, JP Morgan, Morgan Stanley, Standard Chartered, UBS y RBS, sin que haya trascendido aún el número definitivo, es la ciudad que de lejos atrae a más grupos. Le sigue París, que ha seducido a Bank of America, JP Morgan, Crédit Agricole, MUFG y HSBC, que plantea mover a cerca de 1.000 profesionales. La ciudad alemana, explican varias consultoras especializadas en recolocación directiva, ha ganado la partida gracias a la masa crítica de instituciones con la que ya contaba antes del referéndum. La capital francesa, por su parte, ha sabido aprovechar su infraestructura de conexión con Londres.

Cómo se operará en la Bolsa británica

‘Dual listing’. Los pasaportes de los intermediarios que dan acceso a los mercados (los británicos en las Bolsas de la UE, y viceversa) seguirán vigentes hasta nueva orden. Reino Unido y la UE se han dado hasta junio para firmar un pacto sobre la equivalencia de mercados (que Reino Unido cumpla con Mifid 2). Si no hay acuerdo, habría problemas para comprar acciones que coticen en Londres y en una Bolsa de la UE (dual listing, en la jerga), como Ryanair, que también se negocia en Dublín, con Royal Dutch Shell y Unilever, ambas en Ámsterdam, o IAG, que está en la Bolsa española. Los intermediarios europeos tendrían que comprar, siempre que sea posible, en un mercado de la UE. Reino Unido asegura que su mercado es ya equivalente pero la UE advierte de que ese estatus será negociado junto con otras medidas.

Normas