Renta fija

Las emisiones de deuda en España se multiplican por seis en el comienzo de año

Empresas, bancos y el Tesoro venden 18.700 millones

Emisiones deuda Pulsar para ampliar el gráfico

El año ha comenzado con fuerza en el mercado de capitales, especialmente en Europa. En las dos primeras semanas de 2020 las emisiones en euros alcanzan los 143.525 millones de euros, un 78,5% más que en el mismo periodo de 2019. Solo en España el volumen de dinero levantado entre los inversores institucionales a través de bonos alcanza los 18.700 millones. Han bastado nueve sesiones para que bancos, empresas y hasta el propio Estado hayan aprovechado el momento dulce que vive el mercado para colocar la mitad de lo vendido en el primer trimestre de 2019 (39.980 millones).

El sector financiero ha sido especialmente activo. En las dos primeras semanas del año seis entidades españolas han probado suerte y ante el éxito logrado algunas como BBVA no han dudado en repetir la experiencia. El volumen de deuda vendido por los bancos españoles alcanza los 6.550 millones, frente a los 1.300 millones registrados un año antes cuando solo CaixaBank y Abanca realizaron las primeras incursiones.

Además del incremento del volumen, Andrés Calzado, responsable de mercado de deuda para instituciones financieras de Nomura para el Sur Europa, señala que lo curioso es que el apetito de los inversores se ha dejado sentir en todo tipo de productos “desde cédulas hipotecarias, los títulos con menor riesgo, hasta bonos AT1 y deuda sénior preferente”. El interés de los inversores, sumado a los bajos precios, han sido los ingredientes perfectos para que por ejemplo Santander haya procedido a amortizar los cocos que tanto revuelo causaron en el mercado a comienzos de 2018.

Sin perspectivas de subida de tipos de interés y con los bancos centrales inyectando liquidez “los diferenciales actuales resultan más atractivos que los de hace un año cuando los niveles eran muy anchos. Por ejemplo, el año pasado los spreads de una sénior no preferente se situaban en los 225 puntos básicos frente a los 90-100 puntos básicos logrados en la primera semana de este ejercicio por CaixaBank”, explica Calzado.

El buen inicio de año no es razón suficiente para que a lo largo del ejercicio el volumen de emisiones supere al de 2019, un año récord. En esta idea coinciden tanto Calzado como Francisco Chambel, director de mercados de deuda de Unicredit, que considera que la situación vivida en las primeras semanas del año es un efecto coyuntural producto de la tranquilidad que ha reinado en los primeros 15 días del año. Las necesidades de financiación de bancos, empresas y Gobiernos siguen siendo las mismas.

“Es muy difícil que se repita un año tan bueno como lo fue el pasado”, añade el responsable de deuda de Unicredit. Si bien el entorno de mercado está siendo muy cómodo tanto para inversores como emisores, los expertos esperan que conforme avancen los meses se enturbie el panorama.
En la recta final de 2019 se logró poner freno a algunos de los problemas que venían atemorizando al mercado, pero los expertos señalan que todavía quedan muchos puntos pendientes de solución como el Brexit o las negociaciones comerciales entre Washington y Pekín. A esto Chambel añade que el escenario con el que trabajan desde Unicredit prevé que el cuadro macroeconómico se debilite en la segunda mitad del año, lo que contribuye a acumular las emisiones en las ventanas de emisión de la primera mitad del ejercicio.

Menos activas están siendo las empresas. En España solo Cellnex y Red Eléctrica han salido al mercado con emisiones de 450 millones y 700 millones de euros, respectivamente. Esta cifra, aunque reducida, supera a las cero colocaciones registradas en las dos primeras semanas de 2019. “Las condiciones para los emisores son muy competitivas y aunque los tipos continúan siendo bajos ya no se registran rentabilidades negativas para el plazo de los ocho años, algo que llegó a ocurrir a mediados de 2019. Las primas de emisión se mueven entre cero y un punto básico. Es decir, las rentabilidades son bajas mientras el apetito inversor está siendo muy elevado”, concluye Chambel.

Nuevos emisores europeos

Bancos. La banca europea ha sido especialmente activa, en línea con los españoles. Las emisiones de estas firmas en euros alcanzan los 31.600 millones, muy por encima de los 13.100 registrados en 2019. Chambel explica que parte de este incremento se debe a la entrada en escena de la banca italiana, que el año pasado tenía restringido el acceso al mercado. Por su parte, Abraham Douek, responsable de renta fija para instituciones financieras de Citi para España y Portugal, apunta a la proximidad del blackout que precede la temporada de resultados como uno de los factores que han acelerado la actividad. “La ventana para ejecutar las transacciones es muy corta”, expone.

Empresas. Hasta el 17 de enero, las empresas europeas han vendido 19.275 millones, un 43,3% más que en el mismo periodo de 2019. El hecho de que la primera semana hábil del año haya sido más tarde (comenzó el 7 de enero) ha ayudado a la concentración tanto en bancos como en empresas.

Normas