Los grandes bancos centrales forman un grupo para valorar la creación de divisas digitales

Estará copresidido por el exmiembro del Comité Ejecutivo del BCE, Benoit Coeuré

En la imagen, sede del Banco Central Europeo (BCE), en Fráncfort, Alemania.
En la imagen, sede del Banco Central Europeo (BCE), en Fráncfort, Alemania. EFE

Nuevo paso hacia la emisión de criptomonedas por parte de los bancos centrales. El Banco Central Europeo (BCE) y otras seis instituciones de alto nivel han formado un grupo de trabajo para valorar la creación de divisas digitales y compartir las experiencias de los casos de uso estudiados, según ha informado la máxima autoridad monetaria europea en un comunicado. En concreto, el resto de integrantes del grupo son el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón, el Banco de Suecia y el Banco Nacional de Suiza mientras que el Banco de Pagos Internacionales (BIS) asumirá el papel de coordinador.

El movimiento llega después de que varios de estos bancos centrales hayan planteado la posibilidad de crear sus propias divisas digitales de tipo de cambio estable. Cada uno con una motivación diferente, han coincidido en mostrar interés por esta clase de proyectos y en el tipo de criptodivisa que estudian crear.

Sin nada que ver con el bitcóin y sus tremendas variaciones de valor, la criptomoneda en la que piensan los bancos centrales tiene visos de ser estable y con ello, alberga más similitudes con libra, la moneda que Facebook todavía trata de impulsar con hasta ahora poca fortuna. 

Dentro de este nuevo grupo de trabajo, las distintas autoridades monetarias compartirán por primera vez las decisiones de diseño técnicas, funcionales y económicas, además de explorar la posible interoperabilidad transfronteriza de este tipo de divisas. Asimismo, compartirán datos sobre tecnologías emergentes y trabajarán en "coordinación cercana" con el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, por sus siglas en inglés) y con el Comité de Pagos e Infraestructuras de Mercado (CPMI).

El grupo estará copresidido por un lado por Benoit Coeuré, director del centro de innovación del BIS y exmiembro del Comité Ejecutivo del BCE, y por el otro, por el subgobernador del Banco de Inglaterra y presidente del CPMI, Jon Cunliffe.

Durante sus últimos meses en el BCE, Coeuré explicó que la creación de una divisa digital emitida por los bancos centrales "desafiaría el modelo actual de los bancos que toman depósitos de clientes y usan ese dinero para financiar los préstamos que ayudan a impulsar la economía".

Entre otras posibilidades que dependerán de lo que la autoridad monetaria pretenda lograr con su creación, la llegada de un hipotético "criptoeuro" abriría la puerta a que los ciudadanos de la eurozona pudieran crear cuentas bancarias en el propio BCE.

En un informe de reciente elaboración, la institución presidida por Christine Lagarde reconoce que ello podría suponer una fuente adicional de problemas para los bancos. El documento sostiene que en momentos de pánico financiero el dinero de los ahorradores huiría de la banca privada hacia el BCE, poniendo de esta forma al borde del abismo a bancos que a priori son solventes. Los técnicos de la institución proponen un sistema de tipo de interés de depósito escalonado para evitar este fenómeno.  

"Las consecuencias para los modelos comerciales de los bancos y la estabilidad financiera deberían analizarse cuidadosamente", apostilló el francés en marzo de 2018. 

Normas