El presidente de Rothschild España cree que hay margen para fusiones bancarias en España

Las operaciones corporativas lograrían mejorar la eficiencia y rentabilidad

Íñigo Fernández de Mesa, presidente de Rothschild España y vicepresidente de CEOE.
Íñigo Fernández de Mesa, presidente de Rothschild España y vicepresidente de CEOE.

El vicepresidente de la CEOE y presidente del consejo de administración de Rothschild España, Íñigo Fernández de Mesa, considera fundamental la creación de la unión bancaria europea para que se impulsen las fusiones transfronterizas en el continente. Destaca, de hecho, que “sería importante incluso que llegue un momento en el que la nacionalidad de los miembros del Banco Central Europeo (BCE) no tenga ninguna importancia”.

Fernández de Mesa, el exsecretario de Estado de Economía con el último Gobierno del PP, mantiene que en España existe aún margen para llevar a cabo fusiones bancarias domésticas, fórmula con la que se mejoraría la eficiencia y la rentabilidad de algunas entidades. El directivo que afrontó desde su cargo en Economía una parte importante de la crisis financiera cree que en la actualidad “la banca española ha mejorado mucho”, aunque reconoce que tiene mala imagen, que en parte justifica.

“Es más interesante vender un frigorífico que un préstamo. Es muy diferente. Pero la banca siempre va a tener que cuidar una parte de su reputación”, declaró el lunes en los almuerzos de liderazgo, organizados por Deusto Bussiness School e Icade.

Apuntó que los bancos que su negocio solo se centra en el negocio del crédito cuentan con unos ingresos más bajos que los que hacen bancaseguros, tendencia a la que tienden ahora gran parte de las entidades. Y reconoció como uno de los retos del sector, además de la rentabilidad y de la competencia de otros sectores, la sobrerregulación, algo de lo que se quejan todos los bancos.

El vicepresidente de la CEOE reclamó prudencia al nuevo Gobierno ante una previsible modificación de la reforma laboral ya que podría acabar teniendo como resultado un freno en la creación de empleo. Aseguró que la “mejor lucha contra la desigualdad es la creación de empleo”, ya que es “importante que en España, aunque se crezca poco, se siga creando empleo. Es una prioridad”.

En su opinión, el problema más importante de la economía española es el alto índice de desempleo, a lo que se suma su baja productividad.

Normas
Entra en El País para participar