El foro que lleva una década atrayendo inversión a España

Mejora la confianza en el país

El foro que lleva una década atrayendo inversión a España Pulsar para ampliar el gráfico

Grandes inversores internacionales, las principales cotizadas españolas y responsables políticos se dan cita hoy y mañana en Madrid en el Spain Investors Day (SID), que este año celebra su décima edición. Este foro económico lleva todo este tiempo trabajando para dar a conocer entre los principales inversores extranjeros la situación de la economía española y los planes de futuro de las compañías de nuestro país.

Este año el encuentro, organizado por Estudio de Comunicación, coincide con el estreno del nuevo Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos y contará hoy con las intervenciones de la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Margarida Méndez, en la ­inauguración, y la vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en el almuerzo. Además, los más de 1.200 asistentes tendrán la oportunidad de conocer las novedades de los principales reguladores, Banco de España, la CNMV y la CNMC.

Pendientes de los planes del nuevo Gobierno

España es el sexto país de la UE en volumen de inversión directa extranjera, con un total de 48.988 millones de euros en 2018, destacan desde Self Bank. Una importancia que se refleja en que al cierre de 2018, últimos datos conocidos, los inversores no residentes controlaban el 48,1% de la capitalización bursátil de las empresas cotizadas españolas, frente al 38,5% de 2008.

“La generosa retribución al accionista de las compañías españolas, la mayor internacionalización de su actividad y financiación, junto a la transparencia y competitividad de nuestro mercado de valores, son algunas de las razones que explican este creciente interés”, asegura Jorge Yzaguirre, director de mercados de BME.

Nuestro país es el sexto de la UE por participación extranjera en compañías nacionales

Los expertos coinciden en que la mejora de la confianza en el país ha impulsado su peso en las carteras de los grandes institucionales. “España, que cuenta con un sistema financiero reestructurado, con bancos de presencia internacional, una moneda estable respaldada por la UE, cercanía a la cultura de América Latina, un turismo fuerte, un sector inmobiliario con rentabilidades muy elevadas y una buena red de transporte, se sitúa cada vez más en el foco de los inversores extranjeros”, enumera Victoria Torre, responsable de contenidos, productos y servicios de Self Bank.

No obstante, la evolución del mercado español en los últimos años ha sido “decepcionante”, describe Torre, ya que el crecimiento del PIB de la economía española en esta última década no se ha visto reflejado en la Bolsa. Tras comenzar el decenio en 11.940 puntos, ha terminado en 9.549 puntos, un 20% menos. “Las expectativas eran muy altas, pero los inversores decidieron a lo largo del ciclo optar por otras zonas para invertir, como EE UU, en el que el S&P 500 se revalorizó más del 189%. En Europa también quedamos mal parados, con el Cac francés revalorizándose un 52% y el Dax alemán, un 122%”, precisa.

El 48,1% de la Bolsa española es propiedad de los inversores no residentes

Para Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4, este pobre comportamiento tiene mucho que ver con la bajada del rating de la banca, “que pesa mucho más en el Ibex que en otros índices. También habría afectado el no tener casi representación de tecnología, un sector que ha mostrado un gran comportamiento. La incertidumbre política también podría haber pesado, dada la seguridad jurídica que siempre buscan los inversores”.

Yzaguirre admite que esta década ha estado condicionada por los efectos de la crisis financiera global, las políticas monetarias ultraexpansivas de los principales bancos centrales e incertidumbres geoestratégicas que siguen afectando al ánimo inversor. Además, la Bolsa española se ha visto especialmente penalizada por el sector financiero. En todo caso, explica, desde los mínimos de la crisis registrados en julio de 2012, el Ibex 35 se revaloriza un 57% y el Ibex 35 con dividendos, más de un 113%.

Desde los mínimos de la crisis, el Ibex 35 se revaloriza un 57% y el Ibex 35 con dividendos, más de un 113%

Jorge Yzaguirre, de BME

Para Javier Niederleytner, profesor del máster en Bolsa y Mercados Financieros del IEB, la evolución ha sido más favorable de lo que los números nos muestran. “El Ibex 35, al igual que otros índices europeos, descuenta los dividendos a la hora de su cálculo, por lo que no representa realmente la rentabilidad que ha obtenido el accionista, sobre todo cuando las empresas españolas son las que más retribuyen a este en el conjunto de Europa”, explica.

De incluir estos dividendos, el retorno total del índice en los últimos 10 años sería del 29%, “pero aún sigue siendo pobre si lo comparamos con el S&P con dividendos (230%) o Euro Stoxx con dividendos (66%)”, matiza Aguirre.

Rotación de sectores

En estos años nuestro país ha afrontado una transformación evidente. Empezando por el mayor peso adquirido por los mercados de valores en la financiación de las empresas, que hoy se acerca al 50%, frente al 30% de 2008, “lo que indica que las compañías han tomado nota de las lecciones de la reciente crisis financiera. Como se demostró entonces, cuanto más diversificadas estén las fuentes de financiación de las empresas, más sólida y resistente es una economía”, cree Yzaguirre.

En este sentido, Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter, destaca “la puesta en marcha del MAB, que sirve de plataforma de acceso al mercado y para financiar el crecimiento más rápido de compañías de dimensión más modesta”.

Sectores como el de distribución o infraestructuras han ganado mucho peso

Natalia Aguirre, de Renta 4

Mientras que el responsable de BME observa que ha crecido la internacionalización de las cotizadas españolas, “que es uno de los factores que más interés despierta entre los inversores no residentes”. También ha sido significativo el proceso de desapalancamiento de las compañías tras la crisis financiera, “lo que ha dejado un tejido empresarial más sólido y saneado”.

En cuanto a las compañías, el profesor del máster en Bolsa y Mercados Financieros del IEB resalta en el sector bancario “la desaparición de Popular; en el eléctrico, las fusiones acaecidas, y en el constructor, la impresionante expansión exterior, así como la diversificación acometida por sus principales empresas”.

Las empresas españolas son las que más retribuyen al accionista en Europa

Javier Niederleytner, de IEB

Es realmente en los sectores donde se observan más cambios, con una notable reducción del peso del bancario o el de telecomunicaciones. “Ahora, aunque el bancario sigue siendo el de mayor peso relativo en el Ibex, ha reducido mucho su ponderación en el índice, teniendo en cuenta los importantes cambios en el sector, con presión a la baja tanto en volúmenes como en precios (tipos de interés).

En el lado contrario, el sector eléctrico ha aumentado algo su peso, pero lo que realmente ha marcado la diferencia son sectores como el de distribución (Inditex) o de infraestructuras (Ferrovial, Aena), que han ganado mucha representatividad en el selectivo español”, resume Natalia Aguirre.

Normas