Medios de comunicación

Mediaset celebra otra junta para sacar a flote su fusión pese a Vivendi

El grupo francés solo podrá votar por el 9,6% del capital; uno de los mayores proxy advisors del mundo recomienda votar en contra de la operación

Pier Luigi Berlusconi, consejero delegado de Mediaset.
Pier Luigi Berlusconi, consejero delegado de Mediaset.

Mediaset celebra hoy en Milán una junta de accionistas en la que se volverá a votar la fusión con su filial española. El quid de la cuestión sigue en Vivendi, con un 28,8%, que se opone a la operación. El grupo francés no puede votar por el 19,2% por una decisión del supervisor italiano del sector de las telecomunicaciones. El Abogado General del Tribunal de Justicia de la UE ya ha avisado de que este veto es contrario al derecho europeo. Pero los tribunales italianos no tomarán una decisión hasta el 21 de enero.

Salvo sorpresa, Vivendi solo votará hoy por el 9,6% y previsiblemente se impondrá la tesis de Berlusconi, con un 44,2%. En la junta del pasado 4 de septiembre, la absorción hubiera naufragado si Vivendi hubiera votado por todas sus acciones. La justicia española suspendió cautelarmente la fusión el pasado 11 de octubre, si bien Mediaset ha recurrido el auto.

El grupo celebra la nueva junta con unos estatutos modificados del nuevo grupo, MediaForEurope (MFE). En Madrid se votará el próximo febrero. Los iniciales, según Vivendi, condenarían al ostracismo a los accionistas minoritarios. Uno de los mayores proxy advisors (asesor de voto) del mundo, ISS, reconoce que los cambios van por el buen camino, pero aconseja votar en contra de la operación, porque los grandes miedos siguen ahí.

Vivendi mandó el pasado 20 de diciembre una carta a Vivendi  y a la Consob, el equivalente italiano a la CNMV, con varios puntos clave sobre su posición en contra de la fusión. Asegura que la consolidación paneuropea puede no ser el camino que debe seguirse; que, en todo caso, es innecesario que la sede esté en Países Bajos para lograr este propósito; también advierte de que el gobierno corporativo del nuevo grupo será muy débil y, por último, de que las modificaciones propuestas no se ajustan a las legislaciones española ni holandesa.

Vivendi trató de llegar a un acuerdo en la fusión entre el grupo italiano y su filial española para crear MediaForEurope (MFE), para que Berlusconi y otros inversores le compraran su participación. La Justicia italiana había dado de margen hasta el 22 de noviembre a Mediaset y Vivendi para que acercaran posturas, pero no ha sido posible, y los medios italianos apuntan a que una de las razones principales ha sido que Mediaset ofrecía a Vivendi 2,77 euros por cada una de sus acciones, lo que habría supuesto notables pérdidas para la francesa, que las tiene compradas a 3,7 euros.

Normas