ERC decide abstenerse y despeja el camino a la presidencia de Sánchez

La presidenta del Congreso convoca el pleno del Congreso para este sábado a las 9 de la mañana

La secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta (d), el presidente del Consell Nacional de los republicanos, Josep Maria Jové (i), y el coordinador nacional del partido y vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés (c).
La secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta (d), el presidente del Consell Nacional de los republicanos, Josep Maria Jové (i), y el coordinador nacional del partido y vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés (c).

El Consejo Nacional de ERC ha despejado esta tarde, tras la reunión que ha mantenido en Barcelona, las dudas que se cernían sobre su postura al anunciar que apoyará la decisión ya avanzada por la dirección del partido y se abstendrá en el pleno de investidura facilitando así la elección de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. El 96,4% de los votantes así lo ha decidido. Minutos después de conocerse la decisión de la formación catalana, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet ha convocado el pleno del Congreso para este sábado, 4 de enero, a las nueve de la mañana, lo que relega al próximo martes la votación definitiva.

El acuerdo firmado entre PSOE y ERC que promete desencallar la investidura de Sánchez incluye  la formación de “una mesa de negociación política”, que se ponga en marcha en 15 días tras la formación del nuevo Gobierno y cuyos acuerdos sean sometidos a consulta.

El coordinador nacional de ERC y vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, avanzó en rueda de prensa que entiende este pacto como el primer paso para lograr una votación sobre la autodeterminación de Cataluña. El texto, pretendidamente ambiguo, lejos de recoger esa posibilidad establece que la mesa operará “sin más límites que el respeto a los instrumentos y a los principios que rigen el ordenamiento jurídico democrático”. 

Los líderes de ERC imponen así su criterio pese a las presiones recibidas desde JxCat, sus socios en el Govern, que reniegan del pacto suscrito y amenazan con la convocatoria de elecciones anticipadas en Cataluña, o desde la CUP, que dijo que este acuerdo “dará aire a la represión”.

Lejos de remitir, las presiones podrían aumentar después de que la Junta Electoral Central (JEC) se pronuncie hoy sobre la inhabilitación del president de la Generalitat, Quim Torra. Podría ocurrir que el debate de investidura se produzca con Torra inhabilitado.

También hoy se ha conocido la decisión de la justicia belga de suspender la euroorden para extraditar a España al ex presidente Carles Puigdemont y al ex consejero Toni Comín, al constatar que ambos tienen inmunidad por su condición de eurodiputados. Esta decisión supone que los dos podrán desplazarse sin restricciones a Estrasburgo el 13 de enero a la sesión plenaria del Parlamento Europeo.

Negociaciones y presiones

A escasas horas de que, previsiblemente el sábado, se inicie el debate de investidura el PSOE aún se siguen cerrando acuerdos con algunas formaciones políticas. Este jueves se ha conocido su pacto con Compromís por el que esta formación dará su voto a Sánchez a cambio de, entre otras cosas, reformar el sistema de financiación autonómica que ambas partes consideran “especialmente lesivo” para la comunidad valenciana. La ejecutiva de Nueva Canarias ha decidido también otorgar su voto favorable a Sánchez, al igual que Teruel Existe.

Sin embargo, el Partido Regionalista de Cantabria anunció que revertía su apoyo por un voto en contra tras conocer el pacto con ERC. A su vez, Coalición Canaria se decidirá este viernes mientras que el BNG duda entre abstenerse o votar en contra. 

Partido Popular y Ciudadanos continuaron con su intento de presión sobre algunos de los barones socialistas que han expresado sus críticas con el acuerdo que ha suscrito su partido con ERC.

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, anunció una ronda de llamadas con algunos de estos barones, en concreto, los de Aragón, Castilla La Mancha y Extremadura para que convenzan a Sánchez y que este rectifique. Algunos de ellos se adelantaron a esta llamada y le conminaron a dejar de “bloquear y apoyar la investidura de Sánchez”.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, añadió que su partido estará “vigilante” y aseguró que los populares "pararán con todos los medios a su alcancen" el referéndum pactado, mientras que Vox acusó al PSOE de traición a España.

Todo pendiente de unos pocos votos

La investidura de Pedro Sánchez como nuevo presidente del Gobierno sigue en el aire. En el lado de los apoyos ya están contabilizados 166 diputados, PSOE (120), Unidas-Podemos (35), PNV (6), Más País (2), Compromís (1), Nueva Canarias (1) y Teruel Existe (1). El bando del “no” está muy cerca, con 164 diputados: PP (89), Vox (52), Ciudadanos (10), JXCAT (8), la CUP (2), Navarra Suma (2) y PRC, al que no le gustó el pacto PSOE-ERC. A su vez, se espera la abstención de ERC (13) y EH-Bildu (5).

Dado el estrecho margen, la clave estará en el signo de los votos restantes, de BNG y Coalición Canaria, con un diputado cada uno. Solo con más síes que noes, Sánchez sería presidente en la segunda votación.

El debate de investidura arrancará el sábado

El Pleno de investidura del candidato socialista a la Presidencia, Pedro Sánchez, comenzará este sábado a las nueve de la mañana y la previsión es que la primera votación tenga lugar al mediodía del domingo, víspera de Reyes, dejando para el martes la votación en la que tiene opciones de vencer.

Así lo anunció este jueves la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, al formalizar la convocatoria para los días 4 y 5 de enero, y el 7 en caso de que, como se prevé, Sánchez no salga elegido en el primer intento con mayoría absoluta, fijada en 176 votos.

El debate comenzará mañana con el discurso del candidato para exponer a la Cámara su programa de gobierno en una intervención sin límite de tiempo.

Tras un receso será el turno para la oposición y los portavoces de los diferentes grupos, que intervendrán de mayor a menor. Cada grupo parlamentario contará con 43 minutos de intervención: 30 de discurso inicial, 10 de réplica y 3 de contrarréplica, y se presupone que Sánchez irá respondiendo uno por uno a todos ellos y también sin límite de tiempo.

Sánchez debatirá el primer día con Pablo Casado (PP), Santiago Abascal (Vox), Pablo Iglesias (Unidas Podemos) y Gabriel Rufián (ERC), puesto que se calcula una media de casi dos horas de debate por cada grupo. Posteriormente, o ya el domingo, será el turno de Inés Arrimadas (Ciudadanos), Aitor Esteban (PNV), Mertxe Aizpurua (Bildu) y con los distintos representantes del Grupo Plural, integrado por Junts, MásPaís-Equo, CC, NC, Compromís, el BNG, el PRC y Teruel Existe, del Grupo Mixto, compuesto por UPN, la CUP y el grupo parlamentario del PSOE.

Tras las intervenciones, se procederá a la votación, que se hace por llamamiento. Fuentes del Congreso han apuntado que la idea es que la primera votación tenga lugar al mediodía del domingo.

La hora en que se anuncie el resultado de esta primera vuelta marcará el Pleno que habrá de celebrarse tras 48 horas, el martes 7 de enero, en caso de que Sánchez no logre la mayoría absoluta que se requiere.

En esa segunda sesión, Sánchez tendrá 10 minutos para pedir el respaldo de la Cámara, y los representantes de los grupos dispondrán de cinco minutos cada uno. En total, una hora más antes de empezar la segunda votación por llamamiento, en la que al candidato ya le basta con mayoría simple.

Normas