Los mejores dividendos de la Bolsa española para 2020

El consenso espera una mejora del 6,5% en los dividendos de cara al próximo año

dividendos 2020

Los dividendos de la Bolsa española son los reyes indiscutibles de los parqués y no hay otros que se atrevan a poner en peligro este liderazgo. Con una rentabilidad por dividendo del 4,6%, la Bolsa española se disputa con la británica ser la más rentable a nivel global. La media histórica de este indicador para las cotizadas españolas en 32 años (382 meses) es de 4,04%, y se sitúa en primera posición comparada con la misma ratio calculada para otras Bolsas desarrolladas del mundo, según datos de BME.

2019 ha vuelto a ser un año en el que las empresas españolas han sido generosas con sus accionistas. A falta de las últimas semanas del año, la retribución total al accionista en la Bolsa española alcanza en 2019 los 28.232 millones de euros hasta noviembre, un 8,9% más que hace un año. De ese importe, 27.266 millones corresponden a dividendos, un 6,5% más que en 2018.

Desde hace años la Bolsa española se coloca a la cabeza de este apartado entre el conjunto de Bolsas internacionales desarrolladas. “Es posible que este diferencial sostenido en el tiempo sea uno de los factores que más atraen a los inversores extranjeros a participar y mantenerse activamente en el día a día de nuestras empresas cotizadas”, recoge el informe de balance 2019 de BME.

Desde la crisis financiera de 2008, los tipos de interés han bajado a mínimos históricos, haciendo muy difícil conseguir que los ahorros generen rentas. Los bonos del Estado no han conseguido batir los índices de inflación y en consecuencia aquellos inversores que han mantenido estos activos han perdido poder adquisitivo. Y parece que tendremos tipos negativos para rato.

Y es que la rentabilidad por dividendo de la Bolsa española es casi 11 veces el rendimiento que ofrece el tipo del bono español a 10 años, en 0,43%. En los últimos 12 años, la Bolsa española ha ofrecido una rentabilidad por dividendo anual del 5,5% (promedio realizado sobre el dato de cierre de 144 meses). Esta misma media para el bono a 10 años es del 3,2%, según BME.

Pero el gran reto al que se enfrentan las cotizadas es si serán capaces de mantener estos pagos en 2020. Patricia García, analista de MacroYield, explica que las cotizadas española tratarán de mantener en la medida de lo posible elevados sus dividendos, siendo el atractivo en la remuneración al accionista una de las características diferenciadoras de la Bolsa española, que cuenta con una rentabilidad por dividendo de 4,56% en el caso del IGBM y del 4,6% en el caso del Ibex 35 frente al 3,40% del Euro Stoxx 50”.

El consenso de analistas parece bastante optimista de cara a 2020 al esperar un incremento de los dividendos del Ibex 35 del 6,5% en relación a lo pagado en 2019. “Todo va a depender de cómo evolucionen los resultados de las empresas de corte más cíclico, que son las que menor visibilidad suelen ofrecer, lo que condiciona también el pago del dividendo ya que este está ligado normalmente a un payout estandarizado (entre el 30% y el 50%, dependiendo de los casos)”, explica Juan José Fernández Figares, director de análisis de Link Securities. “Otros sectores como el de las utilities o las infraestructuras suelen ofrecer una mayor visibilidad de resultados y, por ello, las estimaciones de dividendos suelen ser más fiables”, agrega.

Más del 5% de rentabilidad

En este sentido, quince empresas del Ibex 35 ofrecen una rentabilidad por dividendo que supera el 5%. En este grupo, destacan energéticas y bancos, dos sectores que se han caracterizado históricamente por repartir dividendo. “Todo hace indicar que estos dos sectores seguirán a la cabeza en cuanto a pagos de cupón”, explica Andrés Aragoneses, de Self Bank.

“El sector bancario, con su regularidad trimestral a la hora de abrir su caja y el eléctrico seguirán acaparando la atención de los amantes de invertir en valores que arrojen una rentabilidad elevada vía dividendos, una estrategia que suele ser muy rentable en el largo plazo por lo que es este tipo de inversor, el largo placista, su mejor representante ya que con esta forma de invertir se pueden ir compensando los ejercicios positivos con períodos de rentabilidades negativas latentes”, explica Eduardo Bolinches, analista de Activtrades.

Sin embargo, Patricia García, de MacroYield avisa sobre el sector financiero. “El Banco de España está solicitando contención en el dividendo” recuerda la experta que añade que la banca española se encuentra a la cola de Europa en rentabilidad y el “Banco de España está amenazando con activar el buffer de capital en 2021 (nuevos requerimientos de capital) y, en un contexto de baja rentabilidad, la banca podría tener que moderar sus políticas de dividendos y/o mantener buena parte en la modalidad de scrip para poder cumplir con los requisitos exigidos”, añade.

Repsol, uno de los valores que paga en enero, ofrece una rentabilidad por dividendo que supera el 6%. Realiza dos pagos al año y es una de las apuestas de los expertos para 2020. “No se ha contagiado todavía del buen recibimiento en Bolsa de Aramco, que ha superado los dos billones de valoración en su segundo día cotizando”, añade Andrés Aragoneses. El experto subraya la apuesta por las energías limpias, que le ha llevado a irrumpir con fuerza en el sector de la luz y el gas tras lograr aumentar en 187.250 sus contratos, a la vez que ha anunciado provisiones de 4.800 millones netos en los resultados de 2019.

Iberdrola, otra de las que retribuyen al accionista en los primeros meses del año, es otra de las más atractivas en rentabilidad por dividendo. Además, es uno de los valores que mejor lo ha hecho este año (sube un 31% desde enero). Para 2020, está previsto que reparta 0,406 euros brutos.
Enagás, con una rentabilidad por dividendo del 7,47% estimada para 2020, ofrece un dividendo por acción de 1,68 euros. La socimi Merlin, que ofrece un 3,9% en rentabilidad por dividendo 4,32%estimada para 2020, tiene un dividendo por acción 2020 de 0,56 euros brutos por acción, según el consenso de FactSet.

Primeros pagos del año

Enero es uno de los meses tradicionales de reparto dividendo y son muchas las empresas del sector energético las que premian la fidelidad de sus accionistas con el reparto de cupones. La eléctrica Endesa es la encargada de estrenar el calendario de pagos del año al repartir el próximo 2 de enero un cupón de 0,7 euros brutos por cada acción. Este dividendo es a cuenta del ejercicio 2019 y es uno de los dos pagos que suele hacer la eléctrica al año. Endesa, que ofrece una rentabilidad por dividendo del 5,7%, anunció hace pocas semanas que ha revisado su política de retribución al accionista reduciendo el pay- out de la compañía a partir de 2021. Espera ganar 6.900 millones de euros en el periodo 2019-2022, año este último en el que rebajará el porcentaje del beneficio que destina a dividendo, que será de un 70%, después de reducirlo ya para 2021 al 80% desde el 100% que si mantendrá en 2019 y 2020.

La compañía reduce así de nuevo el porcentaje del beneficio destinado a dividendo para hacer frente a las inversiones en renovables, redes y digitalización que está acometiendo dentro del proceso de transición energética y que será den 7.700 millones de euros para todo el período.
El grupo farmacéutico Faes también retribuye a sus accionistas el día 2 con un pago de 0,142 euros brutos por cada acción.

Los accionistas de Red Eléctrica tendrán que esperar hasta después de Reyes para cobrar el cupón. El importe es 0,2727 euros.Los que no posean acciones de REE y quieren cobrar este dividendo tienen hasta el día 2 para comprar títulos de Red Eléctrica.

Repsol es una de las cotizadas fieles al scrip dividend y todos aquellos accionistas que prefieran cobrar el dividendo en efectivo en lugar de acciones y lo hayan solicitado, cobrarán su cupón el próximo 9 de enero y el importe asciende a 0,424 euros brutos por cada acción. Si todos los accionistas eligieran la opción de cobrar el dividendo en acciones, la petrolera española desembolsaría algo más de 1.000 millones de euros.

Zardoya Otis, que paga dividendo el 10 de enero, y repartirá 0,08 euros brutos por acción; Gestamp que repartirá 0,055 euros por acción el 14 de enero; Prim que el 16 de enero pagará 0,11 euros por acción y Amadeus que paga 0,56 euros por acción el 17 de enero son las cuatro cotizadas que tienen previsto retribuir al accionista en enero.

En febrero, le tocará el turno a Euskaltel, que dará 0,14 euros el día 5 y a Iberdrola, que pagará el mismo día 0,167 euros brutos por acción y supondrá un desembolso de 1.062 millones de euros. Se trata de un dividendo elección, ya que Iberdrola es otra de las adictas a esta forma de retribuir al accionista sin la salida de efectivo de la empresa.

Amantes del 'scrip dividend'

Dividendo en acciones. Aunque es una tendencia en retroceso, las cotizadas españolas siguen empleando la fórmula del scrip dividend o dividendo en acciones. En cuanto a modalidades de retribución, el dividendo satisfecho en acciones (scrip) entre enero y noviembre de 2019 ha sido un 5% inferior al distribuido en el mismo período e 2018, alcanzando la cifra de 3.377,56 millones de euros. Su peso en el importe total de dividendos distribuidos en la Bolsa española es del 12%. Han sido 8 empresas las que han utilizado este tipo de retribución en un total de 11 pagos. La diferencia viene marcada por Santander, que este año no ha realizado ningún pago en acciones. El banco hará dos pagos al año, en lugar de cuatro como venía siendo habitual y ambos, en efectivo. Hasta noviembre, la devolución de primas de emisión multiplica por 3,5 la cifra satisfecha en el mismo período del año anterior. Los 939 millones de euros satisfechos han provenido mayoritariamente de SOCIMI. Por último, hasta 30 de noviembre de 2019, 17 empresas han amortizado un total de 492 millones de títulos en el año por un valor efectivo de 6.601 millones de euros. Estas cifras son excepcionalmente elevadas respecto a nuestros registros históricos.

Normas
Entra en El País para participar