El jefe de Twitter tiene un nuevo empleo: el de héroe anti-Facebook

Jack Dorsey ha tenido más determinación que sus rivales a la hora de resolver controversias

Jack Dorsey, compareciendo ante el Congreso de EE UU, en 2018.
Jack Dorsey, compareciendo ante el Congreso de EE UU, en 2018.

Jack Dorsey añadirá otra línea a su currículum en 2020. En el año que termina, el jefe de Twitter ha prohibido los anuncios políticos y ha hecho más que Mark Zuckerberg, jefe de Facebook para evitar el silenciamiento de los manifestantes de Hong Kong. Dorsey, que dirige además la empresa de pagos Square, también se desempeñó sorprendentemente bien en sus comparecencias ante los legisladores de Washington. Su estilo lo convertirá en el héroe anti-Facebook.

Dorsey es un improbable favorito de los políticos. Se presenta como alguien torpe y de voz suave. Pero también ha sido más franco con los congresistas estadounidenses que sus rivales de las redes sociales en torno al contenido tóxico y los confusos términos de uso de su plataforma.

Eso contrasta con los oídos sordos de Zuckerberg y el abuso de tecnicismos de Sundar Pichai, que ahora dirige Alphabet además de su mayor empresa, Google.

Twitter también ha tenido más determinación que sus rivales a la hora de resolver controversias, incluyendo los anuncios políticos. Mientras que Facebook y YouTube, de Google, se hacen líos con las restricciones, Dorsey anunció en octubre que Twitter simplemente iba a prohibir por completo los anuncios políticos. Aunque el director de campaña del presidente Donald Trump criticó la decisión, esta no ha provocado muchas críticas por parte de otros republicanos y ha recibido aplausos de los demócratas.

Esa medida siguió a otra decisión políticamente popular sobre Hong Kong. En agosto, Twitter decidió dejar de publicar anuncios de empresas de medios de comunicación controladas por Estados, incluidos los respaldados por Pekín.

Facebook, que generó cerca de 5.000 millones de dólares en ingresos de anunciantes chinos en 2018 según Pivotal Research, ha publicado anuncios de la agencia de noticias oficial Xinhua sobre las protestas de este año en Hong Kong, mientras que YouTube alojó programas similares de CGTV, grupo de televisiones del Estado chino.

Square, mientras tanto, está desarrollando su criptodivisa sin provocar reacciones políticas, mientras que Facebook ha puesto su proyecto de moneda digital Libra en espera después de una protesta regulatoria global.

La presión política sobre las redes sociales aumentará a medida que se acerquen las elecciones presidenciales de Estados Unidos, en noviembre de 2020. Dorsey podría descubrir que se ha ganado un tercer trabajo importante como espina clavada en el costado de rivales más grandes y más comprometidos.

Eso si está por aquí: después de un viaje a África en noviembre, tuiteó que pasaría de tres a seis meses viviendo allí en 2020. Hay oportunidades para Square en los mercados africanos, pero la ausencia de Dorsey podría perjudicar a Twitter si se ve atrapado en una tormenta de fuego electoral.

Dicho esto, un traslado a otro continente es una forma de tomarse un respiro de una interminable, y probablemente desagradable, campaña.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías