El BCE incide en los riesgos de crear impuestos a la banca

Insta a Lituania a ser cauta al impulsar nuevos tributos sobre las entidades y sus beneficios similares a los que propone Podemos

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo.
Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo.

La etapa de Christine Lagarde como presidenta del Banco Central Europeo promete ser un periodo de estrecha vigilancia sobre los impuestos específicos que distintos países comunitarios han impulsado, o prevén crear, sobre la banca. Tras advertir de sus riesgos a Eslovaquia hace unas semanas, el supervisor acaba de hacer lo propio ahora con Lituania.

Pese a no haber sido consultado formalmente por las autoridades lituanas, el Banco Central Europeo ha decidido realizar por su cuenta un análisis de dos proyectos de ley que han llegado al Parlamento del país, recogiendo su valoración en un informe recién publicado y sellado por la propia Lagarde.

La lupa el supervisor se centra, de un lado, en una propuesta que busca gravar los activos de los actores que operan en el sistema financiero lituano (bancos, sucursales de entidades extranjeras, cooperativas de crédito y prestamistas), con un tributo mensual del 0,03% sobre el valor de mercado de sus activos financieros (excluidos fondos propios, activos tangibles e intangibles o préstamos al Estado), una vez aplicadas determinadas exenciones (el primer año; en caso de moratoria; quiebra o reestructuración) y deducciones, a partir de los 300 millones de euros. El objetivo es que contribuyan a financiar servicios públicos.

En paralelo, el BCE estudia una medida que eleva en cinco puntos porcentuales el gravamen sobre el beneficio de estas entidades (tras las deducciones habituales e impuestos diferidos) a partir de los dos millones de euros, durante tres años, al considerar que su tratamiento fiscal es más favorable que el de otros sectores.

Ante estas medidas, que recuerdan a algunas planteadas por Podemos en España, Lagarde alerta, en el primer caso, del riesgo de que un impuesto ad hoc a la banca para cubrir costes presupuestarios afecte a la estabilidad del sector financiero, dificulte la concesión de crédito y acabe afectando a la economía real, por lo que pide cautela y atención a la situación individual de cada banco. En cuanto al recargo sobre el beneficio, el BCE se limita a pedir a Lituania que efectúe una evaluación integral de su impacto.

Normas
Entra en El País para participar