Las multinacionales españolas pagan un 12,6% de su beneficio en Sociedades a nivel mundial

Hacienda analiza 10.867 filiales extranjeras de 134 grupos que facturan más de 750 millones al año y establece que tributaron 11.594 millones en todo el mundo en 2016

Banderas de distintos países bajo la de la UE.
Banderas de distintos países bajo la de la UE.

Las multinacionales españolas pagan un tipo efectivo del 12,6% sobre su beneficio en impuestos en todo el mundo, según ha avanzado este martes el Ministerio de Hacienda. La cifra supone la mitad del tipo nominal del 25% que establece en general el Impuesto de Sociedades en España para todo tipo de empresas excepto para bancos y petroleras, sujetos a un tipo del 30%. El tipo medio real abonado en España es del 21,6% para la empresa media y del 19,6% en los grandes grupos.

Hacienda ha basado su análisis en el estudio del modelo 231 de declaración país por país, poniendo el foco en los 134 grupos que facturan más de 750 millones al año, que cuentan con 16.160 filiales, 10.967 de ellas en el extranjero.

Como resultado, el Ministerio ha identificado que estas firmas facturaron 934.408 millones, obtuvieron 91.849 millones de beneficios netos y tributaron 11.594 millones en todo el mundo. La cifra supone el 12,6% de sus ganancias totales en términos de caja y el 15,5% en devengo.

Por tramos, Hacienda detalla que hay 27 firmas que tributaron a un tipo inferior al 5%, abonando solo 65 millones de euros por sus 25.325 millones de beneficios. A partir de ahí, las 16 compañías que tributaron entre el 5% y el 10% pagaron 1.149 millones impuestos; las 22 que pagaron del 10% al 15%, abonaron 1.834 millones; las 21 de entre el 15% y el 20%, pagaron 1.827 millones; las 11 entre el 20% y el 25%, 996 millones; y las 37 con tributación superior al 25%, pagaron 5.723 millones.

La información facilitada este martes por el Ministerio de Hacienda viene a complementar la estadística que publicó recientemente la Agencia Tributaria sobre el tipo efectivo que acaban pagando realmente las empresas, que cifra en el 21,59% el gravamen de Sociedades que la compañía media pagaba en 2017 sobre su base imponible en España o en el 19,57% el que pagan los grandes grupos en España.

La estadística también avanzaba que, dados fuertes beneficios que las multinacionales logran en el extranjero, el tipo efectivo real abonado en España sobre sus ganancias totales se situaba en el 10,73% para las empresas en general y en el 6,25% para los grupos.

Aquellos datos, como avanzó este diario, detallaba que los grupos bancarios abonan un tipo medio efectivo del 19,76% sobre su base imponible, más de 10 puntos por debajo de su tipo especial de partida, lo que supone el 2,68% de sus beneficios totales.

La reforma fiscal en ciernes

Los datos publicados este martes por el Ministerio de Hacienda y los ofrecidos recientemente por la Agencia Tributaria arrojan algo de luz adicional a la cuestión de cuántos impuestos pagan realmente las empresas españolas y alimentan el debate sobre el diseño de la próxima reforma fiscal.

Durante la campaña electoral del 10N, PP, Ciudadanos y Vox apostaron por rebajas generalizadas de impuestos que beneficiarían a las empresas, entre otros contribuyentes, mientras que PSOE, Podemos o Más País, defendieron la necesidad de elevar la presión fiscal sobre los grandes grupos corporativos y las rentas altas, rebajando solo la de las pymes.

A la espera de ver si el Gobierno de coalición pactado entre PSOE y Podemos logra los apoyos suficientes, de momento tiene más visos de imponerse la tesis de un incremento de la tributación de las grandes compañías. El plan presupuestario para 2019 que ambos partidos ya pactaron, y que planean reeditar si logran formar Ejecutivo, incluía varias medidas en este sentido.

En concreto, PSOE y Podemos propusieron establecer un tipo mínimo del 15% para evitar que las grandes empresas acaben rebajando el tipo nominal de partida del 25% por debajo de ese umbral gracias a diversos beneficios fiscales.

En paralelo, su propuesta incluía rebajar del 100% al 95% la exención sobre los dividendos de las filiales en el extranjero, lo que supondría que un 5% de ese monto quedaría gravado al 25%, arrojando una presión fiscal del 1,25% sobre los beneficios repartidos.

Más allá, la información facilitada por Hacienda se enmarca en el proyecto de la OCDE de impulsar un nuevo sistema de tributación global para las grandes sociedades a fin de gravar su actividad allá donde operen, con especial atención a lo que se viene llamando Tasa Google, para lograr que tributen por su actividad online de intermediación, publicidad y venta de datos.

Normas
Entra en El País para participar