Cumbre del Clima

Teresa Ribera admite que el resultado "deja un sabor de boca agridulce"

Considera una "victoria" la consistencia de aquellos países que quieren un sistema robusto de mercados de carbono aunque no haya habido acuerdo

La ministra española de Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera.
La ministra española de Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera. AFP

La ministra en funciones de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha reconocido que el resultado de la XXV Conferencia de las Partes de la Convención de la ONU sobre Cambio Climático (COP25) "deja un sabor de boca agridulce".

"Es una conferencia que deja un sabor de boca agridulce porque, aunque a mi juicio pesa lo positivo, hay algunos elementos que hemos echado en falta", ha señalado en declaraciones a los medios al concluir al Cumbre que más se ha prolongado en los 25 años que se celebran estas citas.

Así, en el lado agrio ha colocado el no haber podido completar el trabajo en torno a los mercados globales de carbono para cerrar definitivamente el libro de reglas del Acuerdo de París hubiera, así como la ausencia de compromisos" mucho más contundentes y mucho más serios", así como concretos, por parte de las grandes economías.

"Pero, con todo, se ha impuesto esa convicción plasmada en la decisión de que urge hacerlo precisamente en el contexto de la remisión de las contribuciones nacionales del próximo año de Naciones Unidas", ha señalado.

Reforzar la acción climática

En el lado, positivo ha situado el poder imponer el con la agenda multilateral, "a pesar de las dificultades" porque hay grandes países que no querían acelerar la acción climática. "Es verdad que no tocaba este año, pero también es verdad que había una demanda muy fuerte de que lo hiciéramos y, a pesar de todo, se ha conseguido esa llamada ese compromiso a reforzar la acción climática y hacerlo formalmente a partir del año 2020 guiados por la ciencia", ha recalcado.

Seguir a la ciencia es lo que ha considerado una "segunda victoria importante" por las dificultades existentes para poder trasladar de manera clara al texto que la acción debe estar guiada por la ciencia, por los informes del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU (IPCC) y por la capacidad de observación del sistema climático. "Están recogidas, expresadas y orientadas las decisiones del tiempo por venir, incluido ese compromiso de incrementar la ambición en el año 2020", ha añadido.

Socialización por la demanda social

Otro mensaje positivo ha sido, a su juicio, la socialización por la demanda social de acción climática que se ha generalizado "como nunca", con una "presencia muy importante" de la sociedad civil. En este sentido, ha destacado que esta presencia también se ha dejado sentir por primera vez en las decisiones adoptadas con los mensajes de la ciencia, justicia social y transición justa o el plan de género y la equidad.

Además, ha considerado una victoria la consistencia de aquellos que han defendido un sistema "robusto y creíble". Así, ha recalcado que el intercambio de cuotas de emisión no puede ser a cualquier precio sin capacidad de control.

"Los principios de integridad ambiental y de vigilancia de la contabilidad de las emisiones de gases de efecto invernadero son fundamentales para la credibilidad del conjunto del sistema y para Europa, que ha tardado quince años en fijar un sistema robusto y creíble", ha señalado en relación a la no aprobación de un acuerdo sobre las reglas de los mercados de carbono precisamente por las dos posiciones encontradas al respecto.

En este sentido, ha asegurado que la Presidencia chilena estuvo trabajando hasta las 05.00 horas y se estuvo "muy cerca" de un texto consolidado que era "seguro, cierto y robusto", pero finalmente algunos países prefirieron no sumarse por entenderlo "demasiado exigente". "Honestamente, creo que es un buena noticia. Es mejor trabajar y asegurar esa robustez del sistema que no generar una debilidad que pondría en duda el sistema mismo", ha sentenciado.

Finalmente, ha resaltado las llamadas a la emergencia, a pesar de las resistencias. "Es sumamente importante, sabiendo que la UE llega en principio preparada para esa fecha", ha añadido para destacar también los "mensajes sutiles" sobre océano y clima y suelo y clima, así como la consolidación a activar en la buena dirección las sinergias entre biodiversidad, protección de ecosistemas, capacidad de resilencias y mitigación del cambio climático a través de las soluciones basadas en la naturaleza.

Normas
Entra en El País para participar