Tecnología

Varsavsky capta 44 millones para su ‘startup’ de movilidad autónoma Goggo Network

SoftBank y Axel Springer son los inversores de un proyecto que quiere convertirse en operador de coches autónomos

Martin Varsavsky, cofundador de Goggo Network.
Martin Varsavsky, cofundador de Goggo Network.

Martin Varsavsky muestra de nuevo su fortaleza como emprendedor. El fundador de Jazztel, Ya.com o Eolia ha captado 44 millones de euros de SoftBank y Axel Springer Digital Ventures para impulsar su nueva startup de movilidad autónoma Goggo Network. La ronda de financiación, una de las más importantes de este año en Europa, supone un espaldarazo para su proyecto, que busca ayudar a los gobiernos europeos a establecer el marco regulatorio del mercado de coches autónomos y convertirse en un operador de este tipo de vehículos en España, Francia y Alemania.

Varsavsky dice que tuvo la idea de crear Goggo inspirado por su trabajo en el mundo de las telecomunicaciones y la energía. “Cuando empezó el sector de las energías renovables no estaba regulado cómo se iban a conectar los parques solares o eólicos a la red eléctrica, y cuando arrancamos con Jazztel no estaba regulado cómo nos íbamos a conectar con la red fija y móvil de Telefónica y otras redes. Todo eso requería nueva legislación, igual que ocurre ahora con el coche autónomo”, explica el conocido emprendedor en serie a CincoDías.

Goggo Network apuesta por que los gobiernos europeos aceleren su trabajo y creen sistemas de licencias nacionales para la operación de flotas de coches autónomos, “que garantizará un acceso justo a la movilidad para todos y protegerá a los ciudadanos estableciendo normas claras en materia de seguridad y protección de la intimidad”, algo clave porque los operadores controlarán el flujo de millones de pasajeros y sus datos. El modelo de licencia sería comparable a lo que hizo Europa hace 30 años en telecomunicaciones cuando creó el estándar móvil GSM.

Las flotas o redes de coches autónomos comenzaron a operar en EE UU el pasado noviembre de la mano de Waymo, una subsidiaria de Google, y se espera que lleguen a Europa en los próximos años. Varsavsky sostiene que lo mejor es que haya tres flotas (licencias) por país, “algo que podría asegurar la competencia, porque si no es muy probable que Google, una de las empresas más avanzadas del mundo en este campo, domine el sector en Europa y termine siendo el operador dominante de transporte público”.

"Lo mejor es que haya tres flotas por país para asegurar la competencia frente a Google”

El impulsor y CEO de Goggo insiste en que las licencias, que permitirían operar en exclusividad flotas de servicios de transporte autónomo para pasajeros y logística, “lograrán crear una enorme cantidad de valor para las empresas europeas como se creó en su momento en el mundo de las telecomunicaciones o en el mundo de la energía renovable”.

Las licencias, señala, se deberán otorgar según criterios de calidad de servicio y de cobertura del territorio, pero no como una subasta. “El modelo más cercano comparable serían las primeras licencias de telecomunicaciones”, continúa Varsavsky, que afirma que es el uso de la vía pública lo que se licencia, ya que las calles y rutas son un recurso escaso.

Gracias a los fondos captados, Goggo Network intensificará sus esfuerzos y se centrará en Francia, Alemania y España. En los dos primeros países la startup ya ha trabajado con sus gobiernos. Francia es especialmente activa en este terreno y su ejecutivo ya ha puesto en marcha recientemente un proyecto de ley de movilidad con el objetivo de plantear y diseñar el futuro de las redes de movilidad autónomas para 2020-2021. Aprovechando este contexto, Goggo coorganizará un evento mañana en la Asamblea Nacional Francesa con la presencia del ministro de Transporte, JeanBaptiste Djebbari, que reunirá a los responsables de la toma de decisiones y a los profesionales para discutir el futuro de la movilidad autónoma en Europa.

“En España no hemos empezado aún a trabajar por la actual situación política, pero esperamos que pronto haya un nuevo gobierno con el que podamos trabajar. El plan para este país es el mismo que para Francia y Alemania”, dice Varsavsky, que cree que los coches autónomos se verán en las calles de Europa en el año 2024 o 2025. Eso será posible, subraya, si se trabaja con los sistemas de licencias para flotas en 2020-2021, se lanza el concurso en 2021, se eligen los ganadores en 2022, y después se da dos años a los ganadores para construir las flotas.

Más allá de la potente inyección de capital en Goggo, la presencia de SoftBank y Axel Springer Digital Ventures en su junta directiva aportará “una valiosa experiencia” al proyecto, según la cofundadora de la startup, la ex socia de McKinsey & Company Yasmine Fage. SoftBank es uno de los principales inversores en automoción y movilidad (participa en empresas de patinetes, bicicletas y vehículos autónomos), y el brazo inversor de capital riesgo de la empresa de medios y tecnología Axel Springer también participa en compañías que están reinventando sectores, como Airbnb.

Varsavsky, que no quiere quedarse fuera como empresario del negocio futuro de la movilidad (que apunta a lo eléctrico, la conducción autónoma y el coche compartido), prefiere no revelar por ahora qué dinero ha invertido cada socio, cómo ha quedado repartido el accionariado de Goggo Network tras la ronda de financiación ni en cuánto se ha valorado la compañía para la transacción.

Lo que sí advierte es que si los gobiernos europeos y la industria de la automoción del Viejo Continente no se mueve lo suficientemente rápido pueden quedarse de convidados de piedra. Muchos expertos como el creen que los vehículos autónomos son la próxima gran revolución en los viajes diarios de personas y mercancías. Un movimiento que supone una amenaza para los intereses económicos y estratégicos de Europa. Recientemente, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, dio la voz de alarma al insistir en “la necesidad de que Europa tenga un marco regulatorio para que pueda estar en la carrera de vehículos autónomos, actualmente dominados por los gigantes de internet”. Además de Google, la china Baidu también tiene una posición fuerte en este negocio.

Como recogía recientemente un artículo en Le Monde, si los fabricantes de automóviles europeos dominan ahora el mercado del transporte por carretera, la movilidad autónoma responde a una organización muy diferente donde el valor ya no reside en el vehículo en sí, sino en la capacidad de administrar la inteligencia compleja del automóvil. Y, en esa movilidad del mañana, el servicio reemplazará la propiedad de los vehículos y las plataformas reemplazarán a los fabricantes de automóviles en la parte superior de la cadena alimenticia de esta industria.

 

Yasmine Fage, confundadora de Goggo, y Martín Varsavsky ampliar foto
Yasmine Fage, confundadora de Goggo, y Martín Varsavsky

Normas
Entra en El País para participar