COP25

La banca acuerda reducir su huella de carbono en línea con el Acuerdo de París

El 95% del sector se compromete a medir su impacto climático para contribuir a reducir el aumento de la temperatura del planeta

Firma del compromiso de la banca para cumplir los Acuerdos de París. En la foto, representantes de los bancos firmantes, la AEB, la CECA y el ICO.rn
Firma del compromiso de la banca para cumplir los Acuerdos de París. En la foto, representantes de los bancos firmantes, la AEB, la CECA y el ICO. EP

Más de una veintena de entidades bancarias que representan a cerca del 95% del sector se comprometieron este lunes a reducir la huella de carbono en sus carteras de crédito y contribuir así a cumplir con los objetivos del Acuerdo de París. El plan, presentado en el Pabellón de España en plena celebración de la COP25, fue anunciado por la Asociación Española de Banca (AEB), el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA).

Se trata de un compromiso que persigue que, en el plazo de un año, las entidades hayan desarrollado metodologías claras y transparentes para medir el impacto climático de su actividad y de las de su cartera de clientes y que como máximo en tres, hayan puesto en marcha objetivos concretos para emprender la transición ecológica, empezando por los sectores más intensivos en carbono.

“Tenemos un acuerdo que engloba al 95% de los bancos presentes en el mercado español”, destacó el presidente de la AEB, José María Roldán, durante la presentación a la que acudieron representantes de las 21 entidades: Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Banco Sabadell, Bankinter, Kutxabank, Unicaja Banco, Abanca, Ibercaja Banco, Liberbank, ING Bank, BNP Paribas, Banca March, BCC-Grupo Cajamar, Cecabank, Société Générale, Bankoa – Grupo Credit Agricole, Banco Mediolanum, Triodos Bank, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Ontinyent, y ColonyaCaixa D’Estalvis de Pollença.

Según detalló Roldán, el acuerdo prevé que para el año que viene las entidades adheridas hayan desarrollado metodologías “creíbles, transparentes, independientes y adaptadas a estándares internacionales” para poder medir la huella de carbono “no solo de las actividades que hacemos como compañías, sino también de las de nuestros clientes”. “Se trata de un compromiso muy claro de esfuerzos para hacer todo lo posible por contener la subida de la temperatura a dos grados a final de siglo y tratar de que se quede en 1,5 grados”, prosiguió.

A partir de esa medición, los agentes se comprometen a poner en marcha, como tarde a finales de 2022, objetivos específicos en sus carteras de crédito para alinearse con el Acuerdo de París, “en diálogo permanente con sus clientes” y priorizando aquellos ámbitos de actividad que más dióxido de carbono emitan a la atmósfera.

Roldán reconoció el gran impulso que la celebración de la COP25 en Madrid había tenido, “sin la cual no hubiéramos tenido el valor de sacar adelante este acuerdo”. Por su parte, el presidente del ICO, José Carlos García de Quevedo, destacó la importancia de la colaboración público-privada entre su entidad y el sector financiero y celebró que el desarrollo de un modelo de crecimiento sostenible redundará no solo en España sino también en el exterior, especialmente en Latinoamérica donde el ICO destina mucha de su inversión. Desde la CECA, su director general, José María Méndez advirtió del “enorme desafío” que supone la descarbonización, una transición que, dijo, necesitará de consensos sólidos entre reguladores, autoridades de supervisión y sector privado.

En un encuentro posterior con periodistas, la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, consideró “muy positivo” que el sector financiero “sea consciente de que tiene que jugar un papel importante en la canalización del ahorro y de los recursos financieros hacia la inversión sostenible”. En efecto, señaló que la transición ecológica va a requerir “un gran volumen de inversiones” que, además del sector público, tendrá que venir de los operadores financieros, los bancos y las asegurados. Para ello, dijo, “deberán integrar dentro de sus políticas consideraciones medioambientales” para no dejar a nadie atrás.

Normas
Entra en El País para participar