Transporte

Emirates eleva la presión sobre Iberia en plena crisis del tráfico a Latinoamérica

La dubaití estrena el lunes su concesión para volar entre El Prat y Ciudad de México, mientras se nota la crisis en Chile, Argentina o Brasil

Pantalla de la web de Emirates con la promoción de su nuevo vuelo entre Barcelona y México.
Pantalla de la web de Emirates con la promoción de su nuevo vuelo entre Barcelona y México.

La amplia cuota que IAG ha ido conquistando en España a través de Iberia, Vueling y Level, a lo que se suma la pretendida compra de Air Europa, precisa ahora la apertura de nuevos horizontes de negocio para mitigar riesgos. Luis Gallego, presidente de Iberia, interviene hoy en el Encuentro Empresarial CEOE-Cepyme para hablar sobre el proceso de conversión de Madrid-Barajas en un hub global, desde su tradicional enfoque a Latinoamérica. Su aerolínea salió de la crisis abriéndose paso hacia China y Japón.

El discurso sobre Barajas como infraestructura con vistas a los cinco continentes, con capacidad excedentaria y un plan de ampliación, también es un mensaje directo a las autoridades de la competencia, que deben opinar en los próximos meses sobre la pretendida integración de Air Europa en Iberia y su posición de liderazgo tanto en el tráfico doméstico como en el corredor del Atlántico Sur.

El momento es clave para la aerolínea de IAG: por una lado busca el plácet a la compra del eterno rival y, por otro, ve cómo los conflictos y las crisis en Argentina, Chile, Venezuela, Bolivia o Brasil pesan sobre el tráfico entre Europa y esa región de América. Una circunstancia a la que se suma la llegada de uno de los temidos competidores del Golfo, la dubaití Emirates, para hacer tráficos entre España y México desde Barcelona.

Iberia ha optado por un perfil bajo, pero Aeroméxico ha batallado con la compañía dubaití

El primer vuelo con partida en Dubái, embarcando pasajeros en El Prat y rumbo final a Ciudad de México está programado para el próximo lunes gracias a una quinta libertad (permite a una compañía realizar una ruta desde un país tercero fuera de la UE, con escala en España para bajar y subir pasajeros, y continuar el vuelo hacia otro país) que el Gobierno de Mariano Rajoy otorgó a Emirates en 2018.

Esta última ha batallado en México en defensa del derecho a entrar en el país norteamericano y volar de vuelta a España, permiso que la Secretaría de Comunicaciones y Transporte otorgó el mes pasado en virtud del convenio bilateral de transporte aéreo entre Emiratos Árabes y México.

Iberia apenas ha hecho ruido públicamente contra esta irrupción, siendo la sección sindical del Sepla quien llamó la atención de la Dirección General de Aviación Civil en contra de concesiones como esta. El sindicato calificó la entrada de este tipo de competencia como un serio riesgo para el sector aéreo español .

Emirates, que ya intentó volar desde España a terceros países en 2014, ofrecerá ahora más de 150.000 asientos al año desde Barcelona, obteniendo la quinta libertad en base a la viabilidad técnica y el interés de dotar de mayor conectividad al segundo mayor aeropuerto de Aena. Se suma, de este modo, a Latam, Air France o Aeroméxico en la lista de rivales de Iberia, que debe decenas de millones al año en ingresos anuales a la ruta Madrid-Ciudad de México. De hecho, Emirates será la sexta aerolínea en volar regularmente a México desde España, junto a la propia Iberia, Air Europa, Evelop, Wamos y Aeroméxico.

Oposición en México

Este logro de Emirates sí ha generado una fuerte batalla al otro lado del Atlántico, donde Aeroméxico fue a los tribunales en contra de la llegada de esta compañía desde El Prat. La mexicana vuela tradicionalmente a Madrid y estrenó el pasado junio tres operaciones a la semana a Barcelona. Tras esa ofensiva aprecia cómo Emirates ha partido con precios agresivos aprovechando el Black Friday.

Los conflictos y crisis en Chile, Brasil o Argentina amenazan a los resultados

El accionariado de Aeroméxico, en el que la estadounidense Delta controla el 49%, puede estar detrás de la fuerte contestación de la mexicana. Y es que las grandes aerolíneas norteamericanas (American Airlines, United y Delta) son reacias a las quintas libertades en sus corredores naturales, máxime cuando las disfrutan las grandes del Golfo (Emirates, Qatar y Etihad), a las que llevan años acusando de estar subsidiadas a base de un combustible con precios fuera de mercado. Un extremo que las afectadas desmienten una y otra vez.

La propia Emirates consiguió en 2013 el derecho de vuelo entre Milán y Nueva York, con lo que esta aerolínea ya encendió entonces la alarma de una potencial ofensiva desde el Golfo en los corredores entre Europa y América.

Un derecho otorgado con cuentagotas

Avión A380 de Emirates en el aeropuerto de El Prat.
Avión A380 de Emirates en el aeropuerto de El Prat.

Las quintas libertades en los aeropuertos de Aena. La concesión de la quinta libertad a aerolíneas ajenas a la UE es un recurso totalmente excepcional en España, pese a que existen acuerdos marco con numerosos países. En los últimos años figuran las rutas Santiago de Chile-Madrid-Fráncfort, operada por Latam; Air China obtuvo permiso para volar entre Pekín, Madrid y São Paulo, y Singapore pudo enlazar las ciudades de Singapur, Barcelona y también São Paulo.

Esencial para Emirates. Emirates volará entre Dubái y Ciudad de México con un B777-200. La escala en Barcelona es esencial ante la dificultad del vuelo directo entre el Golfo y un aeropuerto en altura como es el mexicano, situado a más de 2.400 metros.

Adaptación de Barajas al público asiático. El aeropuerto de Madrid-Barajas trabaja ya para adaptar la información y oferta en sus terminales a pasajeros de culturas asiáticas. Lo hace tras años observando la experiencia de otros hubs europeos como Heathrow y Fráncfort. Iberia viene reclamando desde los años de crisis que todo el sector turístico, y del viaje de negocios, acompañe en la reconversión de Madrid como destino.

Normas