IAG anticipa una crisis con menor previsión de producción y beneficio hasta 2022

El alza en la oferta de asientos baja del 6% al 3,4%, mientras la del BPA pasa

del 12% al 10%

Las aerolíneas de IAG levantan el pie del acelerador en lo que toca a previsiones correspondientes al trienio 2020-2022, en un contexto de enfriamiento económico e incertidumbre en el mercado. Esta última ha sido generada esencialmente por la sombra del Brexit y los efectos de la batalla de capacidad y precios que se ha librado en los últimos trimestres en los cielos europeos, ante lo que el holding que dirige Willie Walsh ha inyectado cautela a sus proyecciones.

El viernes celebró su Capital Markets Day y tras largas explicaciones sobre los esfuerzos de la empresa para llevar a sus marcas a la senda de la sostenibilidad, fidelizar clientes o mejorar la plataforma tecnológica, retumbaron en el mercado las rebajas de estimaciones de capacidad y beneficio. IAG ha dejado de prometer un incremento del 6% anual en su capacidad, entre 2019 y 2023 medida en asientos por kilómetro operado, para lanzar una nueva senda del 3,4% al alza por ejercicio. Al final de 2022 el volumen de asientos puestos en el mercado será un 13,3% menor de lo que se esperaba hasta ahora.

En 2020 el alza en la producción se quedará en el 3,2%, con la oferta de Vueling congelada, la de Iberia subiendo un 2% y la de British y Aer Lingus haciéndolo en un 3%. La joven Level, enfocada a los vuelos de larga distancia y bajo coste, crecerá un 30% en asientos ofertados por kilómetro operado. En los tres años, Iberia habrá metido un 3% de capacidad extra; Vueling la subirá un 2%; Aer Lingus tiene un objetivo del 5%, y el buque insignia British Airways incrementará un 3% su propuesta de asientos.

La primera derivada de esta rebaja de previsiones es la revisión, también a la baja, en la evolución del beneficio por acción. La nueva guía ofrecida por IAG es de un crecimiento medio del 10%, frente al 12% fijado anteriormente. Lo que sí mantiene la compañía que dirige Walsh es la exigencia de un margen del 12% al 15% en el beneficio operativo, y sostener el ratio del 15% en el retorno del capital invertido (RoIC).

Aerolínea por aerolínea, el margen operativo y retorno de la inversión de British deben ser superiores al 15% en ambos casos a finales de 2022; para Aer Lingus se fija la meta en un 12% y más del 15%, respectivamente; Iberia también debe estar en un 12% de margen de beneficio operativo y 15% de RoIC, al igual que Vueling.

Culminado 2018, IAG declaró un retorno de capital del 16,6%, frente al 10,6% de Easyjet, el 9,3% de Lufthansa y el 9,9% de Ryanair.

Esfuerzo en flota

La nueva estimación de IAG a tres años vista incluye una inversión bruta media de 4.700 millones por ejercicio, lo que totaliza 14.200 millones de euros entre 2020 y la conclusión de 2022. Hasta hora, el grupo ofrecía sus proyecciones sobre inversión neta, que era de 2.600 millones anuales.

La mayor parte del músculo inversor se dedicará a modernizar la flota, con un 85% de las partidas previstas. El 15% restante irá a mejorar la oferta al cliente o la infraestructura tecnológica que opera bajo las distintas aerolíneas.

Solo en lo que se refiere a la compra de aviones, IAG viene de integrar 94 aparatos para el largo radio en sus distintas aerolíneas en operaciones de sustitución o crecimiento. La intención declarada el viernes es recibir 51 aviones para destinos de larga distancia hasta finales de 2022 y se estima la necesidad de otros 66 para el periodo que va de 2023 a 2029.

En el caso de las operaciones de corto radio, IAG habló de una suave transición de la flota hacia modelos de nueva generación. Entre 2012 y 2019 ha incorporado 137 de estos aviones, llegarán otros 92 en los tres próximos ejercicios, y las estimaciones actuales pasan por la entrada de otros 217 entre los años 2023 y 2029.

Con todo, se busca una escuadra de aviones más eficientes por encima de incrementar el volumen. La flota de corto radio mantendrá al cierre de 2022 los actuales 398 aparatos, mientras la de largo radio subirá de 209 a 223 aviones.

De las 621 unidades, la presentación realizada por IAG otorga 316 a British Airways, 128 a la low cost catalana Vueling, un total de 112 estarán bajo la marca de Iberia, y 60 corresponden a Aer Lingus (cinco aviones se quedan sin asignar).

La acción del holding de aerolíneas llegó a perder un 3% durante la mañana del viernes, caída que se ha atenuó hasta un 0,7% pasadas las 14 horas. Al cierre del mercado, la cotización de IAG perdió un 0,73%, bajando a 6,28 euros por acción.

Normas