Mercados

Six suma a Santander, BBVA y CaixaBank a su oferta de compra por BME

El objetivo es aislar a Euronext, que busca más apoyos

Imagen de la Bolsa de Madrid
Imagen de la Bolsa de Madrid EFE

El gestor de la Bolsa suiza no solo tiene de su parte a Credit Suisse, que pondrá inicialmente el cheque por los 2.843 millones de euros de la opa presentada a 34 euros por acción de BME. Alantra es su asesor español y está en negociaciones avanzadas para que también participe en la financiación CaixaBank, según fuentes financieras. El dinero en efectivo que pondrá encima del tapete Six está más que asegurado, y los compradores quieren dejar claro que su oferta cuenta, además de con el beneplácito del consejo de BME, con el visto bueno del sector bancario patrio, antiguo dueño del gestor de los mercados españoles.

 Los tres grandes bancos españoles se disponen a apoyar la propuesta de Six, después de que BBVA y Santander también estén listos para participar, como publicó ayer El Confidencial. Euronext todavía no ha contraatacado, pero con estos movimientos de los helvéticos se queda sin grandes entidades hispánicas a las que atraer a su potencial oferta. Sí cuenta con poderosos asesores, como Rothschild y Société Générale, y está en conversaciones con varias entidades para armar la financiación de su potencial contraopa. Entre ellas, con la propia Société Générale, Natixis, BNP Paribas y Crédit Agricole. Los asuntos legales para escudriñar la normativa de opas están en manos de Allen Overy.

Los poderes de cada uno ya están casi delimitados. BME es favorable en principio a la oferta de Six, aunque no descarta una contraoferta de Euronext o incluso de Deutsche Börse o del gestor de la Bolsa de Hong Kong, HKEX, si bien las posibilidades de este último son limitadas ante la reticencia de la UE a dar entrada a una firma asiática a una de las infraestructuras financieras más importantes de la Unión. BME cuenta con Morgan Stanley como asesor, mientras que los temas legales corren a cargo de Latham & Watkins; el despacho de los suizos es Linklaters.

Euronext todavía estudia la mejor fórmula para tratar de convencer a Javier Hernani, consejero delegado de BME, y a todo su consejo de administración, de que su unión crearía un gigante que aunaría los parqués de París, Ámsterdam, Dublín, Lisboa, Madrid, Oslo y Bruselas. Sería un auténtico gestor paneuropeo. La ventaja de los suizos, para BME, es que se comprometen a mantener cuatro años su marca y no harán recortes de plantilla, mantendrán al actual equipo directivo e incluso incorporarán a dos españoles a su consejo de administración.

Euronext, en las últimas adquisiciones que ha hecho, en Irlanda y Noruega, ha proclamado que su modelo es federal, con el lema de “unidos en la diversidad”. El máximo ejecutivo de BME, sin embargo, ha dejado claro que una oferta amistosa no solo tendrá que subir el precio, como así lo exige la legislación de opas española, sino que deberá mejorar el plan industrial. Preservar los más de 700 empleos de la compañía, al igual que evitar que el mercado español pierda influencia en Europa.

La carta política, con la unión del mercado de capitales que promueve la UE, es la que jugará Stéphane Boujnah, el presidente de la compañía con sede en Ámsterdam pero de origen francés. Con los datos a cierre de junio, España sería el segundo mercado de Euronext con una facturación de 148,2 millones de euros, de poder a poder con Francia, que logró unos ingresos de 160 millones; a una distancia considerable se situaría Países Bajos, el tercer mercado con 83 millones. Su situación financiera es más compleja que la de Six. Su calificación es de A-, según S&P, con una deuda neta que superaba los 739 millones de euros a cierre de septiembre y una ratio respecto al ebitda de 1,8 veces. Las fuentes financieras consultadas señalan que el escenario más probable es que Euronext se decida, si al final lo hace, por una oferta mixta, con acciones y efectivo.

Los nuevos accionistas del gestor español

Fondos. Pese a la leve caída de ayer, los títulos de BME se mantienen claramente por encima de los 34 euros que ofrece Six, ante la expectativa de una guerra de opas. También contribuyen a esta sensación los nuevos accionistas que han aflorado en la empresa española. La gestora de hedge funds con sede en Nueva York Davidson Kemper ha revelado un 1,594% del capital. BlackRock tiene el 3,15% y el fondo soberano de Noruega, Norges Bank, controla el 2,283%, frente al 1,05% de mayo. Nomura, por su parte, ha irrumpido con un 1,6%.

Alba. El máximo ejecutivo de Euronext aseguró la semana pasada en una entrevista concedida a Boursorama que mantenían las conversaciones con BME y que, previsiblemente, una posible oferta llegaría en enero. Corporación Alba, con una participación del 12,06%, tendrá mucho que decir.

Normas
Entra en El País para participar