PwC rebaja su previsión del crecimiento del PIB al 2% en 2019 y al 1,8% en 2020

Los expertos prevén una desaceleración global en 2020 pero descartan una recesión

PwC rebaja su previsión del crecimiento del PIB al 2% en 2019 y al 1,8% en 2020

Los expertos del Consenso Económico de PwC rebajan dos décimas su previsión de crecimiento de la economía española para este año, hasta el 2%, una décima menos que la estimación del Gobierno, y reduce en una décima su pronóstico para el próximo ejercicio, hasta el 1,8%.

Así se desprende del Consenso Económico, correspondiente al cuarto trimestre del año, elaborado por PwC a partir de la opinión de un panel de más de 400 expertos, directivos y empresarios españoles, que adelantan una desaceleración de la economía española para los próximos doce meses.

En concreto, pasa del 71,8% al 40,3% el porcentaje de expertos que califican como bueno el momento coyuntural actual de España, y aumenta del 24,7% al 53,5% el de los que la consideran regular. De esta forma, los expertos rebajan su previsión de crecimiento al 2% este año y al 1,8% el próximo, en este último caso en línea con el pronóstico del Gobierno.

Esto se debe a las dudas de los expertos sobre la evolución del consumo de las familias, ya que un 52,1% afirma que seguirá estable en los próximos seis meses, pero aumenta hasta el 40% el porcentaje de los que piensan que disminuirá. También muestran dudas sobre evolución la demanda de vivienda, al aumentar del 16,4% al 56,5% los que estiman que disminuirá.

Empleo

Igualmente, se observa un movimiento hacia opiniones menos optimistas cuando se les pregunta sobre cómo valoran la situación económico-financiera de las empresas para el próximo trimestre. Como consecuencia, caen del 63,5% al 46,9% los expertos que piensan que la inversión productiva permanecerá estable en los próximos seis meses y aumentan hasta el 42,5% los que estiman que disminuirá.

Algo similar sucede con el comportamiento de las exportaciones (el 43,4% espera que se mantengan y un 40,7% que se reduzcan) y, en mayor medida, con la creación de empleo, con un 70,8% de los panelistas que asegura que disminuirá.

Finalmente, los expertos, directivos y empresarios que participan en el Consenso Económico esperan que los tipos de interés se mantengan en el 0% en los próximos meses y que el euro siga cotizando entre 1 y 1,1 dólares.

Desaceleración pero no recesión

Por otra parte, los expertos esperan una desaceleración generalizada de la economía mundial en 2020 pero descartan una recesión como la vivida en la reciente crisis financiera internacional.

Una mayoría del 79,9% de los panelistas encuestados coincide en afirmar que la economía mundial se enfrenta en 2020 a un periodo de desaceleración y bajo crecimiento, en el que la actividad crecerá por debajo de su potencial, pero sin que se produzca una recesión o una contracción del PIB.

Además, solo un 19,6% cree que el próximo año se vayan a producir tasas de crecimiento negativas en las economías desarrolladas. De hecho, caen del 54,2% al 36%, casi veinte puntos, los que consideran que es buena la coyuntura económica, y suben, del 44,1% al 62,4%, los que la definen como regular.

Las previsiones de los panelistas acerca de la economía de la eurozona son idénticas, con un 79,4% estima que, de producirse una crisis en la UE, esta no será como la última.

Los motivos, según el 46,4%, se deben a los desequilibrios actuales son menores, pero, también, aunque en menor medida, porque se cuenta con mecanismos que no existían en 2008 (21,4%), como el MEDE y compra de activos por parte del BCE, y porque hay mayores márgenes de actuación en las políticas europea (11,6%).

Las causas de la desaceleración de la actividad están centradas, para el 67,9%, en la guerra arancelaria entre Estados Unidos y China y las escaramuzas iniciales con Europa, en el Brexit (58%) y en las incertidumbres de la política económica, en general (33,9%).

Las medidas del BCE no son suficientes

Los expertos, directivos y empresarios valoran el conjunto de las medidas tomadas por el BCE ante el deterioro de las expectativas económica en la eurozona: comprar deuda, reducir los tipos de interés negativos en los depósitos, retomar las subastas de liquidez a largo plazo, y retrasar subidas del precio del dinero hasta que se recupere la inflación.

En este sentido, el 71% de los encuestados las consideran necesarias, pero también creen que no serán suficientes para revertir la situación. Un 86,4% coincide en señalar que la política monetaria del BCE está llegando a sus límites y asegura que solo será efectiva si se conjuga con una política fiscal más expansiva.

En la misma línea, una mayoría de panelistas (61,9%) cree que, a diferencia de Estados Unidos, Reino Unido y Japón, la eurozona no dispone de las herramientas adecuadas para combatir el riesgo de deflación y de estancamiento permanente y considera que esto no será posible hasta que se complete la unión bancaria y fiscal.

Normas