Fagor Ederlan culminará en 2020 un plan de inversiones de 280 millones en automoción

El grupo logra recortes del 50 % en el peso de los componentes de aluminio

En la inauguración de la fábrica de Fagor Ederlan en Bergara (Gipuzkoa) participó el lehendakari Iñigo Urkullu, en la imagen con directivos de la cooperativa y con representantes institucionales.
En la inauguración de la fábrica de Fagor Ederlan en Bergara (Gipuzkoa) participó el lehendakari Iñigo Urkullu, en la imagen con directivos de la cooperativa y con representantes institucionales.

 

Fagor Ederlan, unas de las cooperativas más destacadas de la división industrial de Corporación Mondragón, culminará el próximo año un plan de inversiones de 280 millones para mejorar su posición en el sector de componentes de automoción.

La empresa ha inaugurado este lunes una nueva planta en Bergara (Gipuzkoa) que incorpora tecnología de aluminio a baja presión. Las instalaciones cuentan con 220 trabajadores y han supuesto una inversión de 55 millones. Fagor Ederlan tiene en México, China y Arrasate / Mondragón (Gipuzkoa) unos centros gemelos al de Bergara, con capacidad para producir componentes en aluminio que pesan hasta un 50 % menos que las piezas de la anterior generación. En la factoría azteca ha invertido otros 30 millones.

Uno de estos equipos es el portamanguetas, que es clave para la seguridad del vehículo. No puede fallar porque de él depende la suspensión, la dirección, el freno y los elementos de transmisión. Fagor Ederlan suministra este componente a marcas de categoría Premium, como BMW, Mercedes-Benz y Jaguar LandRover.

Juan Mari Palencia, director general de Fagor Ederlan, es consciente de los retos a los que se enfrenta la industria del automóvil, entre los que se encuentran desde el coche eléctrico hasta el vehículo compartido, pasando por la conectividad a bordo, entre otros.

Mientras las marcas siguen estudiando cómo serán los modelos de la nueva generación, la cooperativa vasca sigue preparándose a nivel tecnológico para dar respuesta a las futuras demandas de sus clientes, según Palencia.

En este sentido, el portamanguetas de aluminio, con la citada reducción de peso, es una respuesta a las exigencias de los coches impulsados por baterías, ya que estas añaden más de 200 kilos al peso total del vehículo.

En el segmento de componentes de aluminio fabricados a baja presión, Fagor Ederlan suministra 6,2 millones de unidades al año. Para 2023 elevará ese volumen hasta los 7,6 millones. En total, el grupo fabrica 50 millones de piezas de toda su gama de productos, lo que supone que uno de cada dos coches que salen al mercado incorpora equipos elaborados por la cooperativa, según su presidente Aitor Axpe.

La empresa prevé cerrar este año con un incremento de la facturación del 6,54 %, hasta 700 millones. Para finales de 2023, sus responsables calculan que las ventas alcanzarán el nivel de los 750 millones. Con dieciocho fábricas (repartidas por España, México, Brasil, China y Eslovaquia), su plantilla está integrada por 4.500 trabajadores, 2.500 de ellos en las instalaciones de Gipuzkoa. En este equipo humano, 2.300 son socios, la cifra más alta de cooperativistas entre las compañías que integran la división industrial de Corporación Mondragón.

La nueva fábrica de Bergara ocupa las instalaciones de Geyser Gastech, la antigua filial al 50 % de la extinta Fagor Electrodomésticos. Ahora, algunos de los cooperativistas que elaboraban equipos de línea blanca han dado el salto a los componentes de automoción. La plantilla de Bergara es muy joven, la edad media es de 38 años. El lehendakari Iñigo Urkullu ha inaugurado este lunes las instalaciones.

Normas
Entra en El País para participar