La fusión entre Fiat y PSA mantiene en vilo a 14.000 empleos en España

Los ajustes solo afectarían a las tres plantas del fabricante francés, ya que el italiano-estadounidense no produce en España

Fiat PSA
Felipe VI y el presidente de PSA, Carlos Tavares, durante la última visita a Figueruelas en octubre.

Uno de los aspectos que más puede condicionar el acuerdo final entre Fiat y PSA para crear el cuarto fabricante mundial de automóviles es la distribución de los ajustes posteriores a la fusión entre ambas compañías, toda vez que puede haber localizaciones en las que se dupliquen plantas, sobren trabajadores o no formen parte de la estrategia a medio y largo plazo.

En el caso de España, el impacto se centraría exclusivamente en PSA, puesto que FCA no tiene fabricación directa. En concreto, el grupo galo fabrica tres marcas (Citroen, Peugeot y Opel) de las cinco que tiene (no produce ningún modelo de DS Automobiles ni de Vauxhall). El gigante automovilístico presidido por Carlos Tavares cuenta con tres centros de producción (Figueruelas, Vigo y Madrid), que dan empleo directo a 14.000 personas.

El buque insignia del grupo francés es la fábrica de Figueruelas, que engloba un poco menos de la mitad (48,8%) de la producción en España. En 2018, el grupo produjo 916.820 unidades en esos tres centros, de los que 447.514 correspondieron a Figueruelas. Un centro que se ha visto reforzado con el arranque en octubre de la sexta generación del Opel Corsa. Ese nuevo modelo será producido en exclusiva, ya que hasta ahora la fabricación era compartida con la planta alemana de Eisenach. La nueva línea tendrá capacidad para fabricar hasta 1.000 vehículos diarios, empleará a 500 personas y podría llevar las cifras de producción a un máximo anual de 480.000 coches. Además del nuevo Corsa, la planta de Figueruelas fabrica el Opel Mokka, el Opel Crossland y el Citroen C3 Aircorss.

Antes del pasado verano, la dirección de Figueruelas y el Comité de Empresa alcanzaron un acuerdo para prejubilar a los trabajadores que cumplían 61 años en ese semestre. En concreto 59 salieron de la empresa en un ERE de extinción mientras que los otros 89 pudieron acogerse al contrato de relevo, que faculta a la empresa a sustituirlo. Los 33 afectados entre los 61 años y los 61 años y seis meses salieron con dos anualidades de salario más los complementos personales, según la categoría que ocuparan.

El otro gran motor de PSA en España está en la fábrica de Vigo, donde se produjeron 398.333 vehículos en 2018. Este centro acoge la producción de siete modelos diferentes (Citroen Berlingo, Citroen C-Elysee, Opel Combo, Citroen Grand C4 SpaceTourer, Peugeot Parner, Peugeot 301 y Citroen C4 SpaceTourer) y también se vio sometido a algunos ajustes laborales durante el pasado ejercicio como consecuencia del negativo ciclo de menos ventas del sector. Desde finales de agosto, unos 50 trabajadores se vieron afectados por un ERTE durante un día. La medida se amplió posteriormente a dos días semanales. El tercer centro está en Madrid, que produce 70.973 unidades del Citroen C4 Cactus.

Normas
Entra en El País para participar