Automoción

Seat obtiene un ebitda de 248 millones por el tirón del Ateca y el Arona

El grupo Volkswagen aumenta el resultado un 19%, pero alerta de una desaceleración

Un coche de Seat, durante un evento en Barcelona.
Un coche de Seat, durante un evento en Barcelona.

La marca española Seat, propiedad del grupo Volkswagen, obtuvo un beneficio operativo récord de 248 millones de euros entre enero y septiembre de este año, una cifra que representa un aumento del 4,2% respecto a los 237 millones del mismo período de 2018, según la presentación de resultados de este miércoles. Volkswagen alertó de una desaceleración de la demanda a partir del próximo año, pero afirmó que cumplirá con las previsiones. El grupo alemán se anota una subida apenas inferior al 1% en la Bolsa de Fráncfort. 

Seat, por su parte, informó que su cifra de negocio creció hasta los 8.828 millones de euros, un incremento del 14% comparado con el mismo período del año anterior (7.744 millones) y la cifra más alta en los nueve primeros meses de un año en la historia de la marca española.

La corporación que preside Luca de Meo crece en un complejo contexto para la industria automovilística debido a la destacada comercialización de los modelos SUV Arona y Ateca, ya que el 43% de las entregas de Seat entre enero y septiembre de este año correspondieron a estos modelos y le permitieron a la marca española mantener la tendencia positiva.

Seat comercializó un total de 517.000 vehículos en todos los mercados en los que opera en los tres primeros cuartos del año, lo que representa un aumento del 11,9% respecto al mismo período del ejercicio previo.

"Seat aspira a consolidar en el conjunto de 2019 los buenos resultados financieros que está consiguiendo y a cerrar de nuevo un año de récords", añadió la marca en un comunicado. La compañía, además, confía en que las previsiones optimistas de ventas para el último trimestre del año se trasladen también a los resultados financieros.

Volkswagen 

Volkswagen alertó de la compleja situación que atraviesa el sector y dijo que en noviembre presentará un plan para los próximos cinco años. A pesar de las alarmas, el grupo registró un beneficio neto de 11.154 millones durante los nueve primeros meses de este año, lo que supone un incremento del 19% respecto al mismo periodo de 2018.

Entre enero y septiembre, la facturación de la multinacional alemana creció un 6,9%, hasta los 186.617 millones de euros, mientras que el beneficio operativo aumentó un 24,5%, con 13.539 millones de euros.

El beneficio antes de impuestos del consorcio que preside Herbert Diess se situó en 14.637 millones de euros en los tres primeros trimestres del año, lo que representa una progresión del 16,9% en comparación con dichos meses del año previo.

Volkswagen afirmó que esta progresión de sus resultados hasta septiembre se explica principalmente por la mejora del 'mix' de ventas, que contrarrestó los extraordinarios negativos por valor de 1.257 millones de euros (2.435 millones de euros en 2018), vinculados en su mayor parte con el escandaloso caso del software que adulteraba los resultados para evitar los límites a las emisiones contaminantes.

El director financiero de la empresa, Frank Witter, apuntó que el grupo registró una evolución "buena" en un entorno de mercado complicado y destacó que estos resultados hacen ser optimista a la corporación de cara a alcanzar sus previsiones para el cierre de 2019.

La compañía con sede en la ciudad alemana de Wolfsburg ha confirmado sus previsiones para el conjunto de 2019, con un aumento de la facturación de hasta el 5% y un margen operativo de entre el 6,5% y el 7,5%.

Normas
Entra en El País para participar