El ‘doctor Vilches’, sentenciado a pagar 1,34 millones a Hacienda

El actor Jordi Rebellón declaró en el IRPF solo una pequeña parte de sus ingresos del trabajo

El actor Jordi rebellón, en una imagen de archivo.
El actor Jordi rebellón, en una imagen de archivo.

Varapalo fiscal para el actor Jordi Rebellón. El actor, conocido entre otros por el papel de doctor Vilches en la serie Hospital Central, ha perdido dos recursos contencioso administrativos contra Hacienda por sus declaraciones del IRPF. Los jueces de la Audiencia Nacional ratifican lo que decían los inspectores: el actor facturaba indebidamente desde una sociedad y además se deducía sin derecho a ello gastos que iban desde compras en Mercadona o El Corte Inglés, hasta las reparaciones del coche. Las dos sentencias le condenan a pagar un total de 1,34 millones de euros por los impuestos de los años 2005, 2006 y 2007.

Las sentencias señalan que Jordi Rebellón es socio único y administrador de la sociedad Traspapelat. Esta empresa lograba prácticamente todos sus ingresos de la participación del actor en series de televisión, películas, campañas de publicidad y obras de teatro. En 2005 tuvo unos ingresos de 597.130 euros; en 2006, de 660.906 euros, y en 2007, de 762.238 euros. pero Traspapelat solo pagó al actor 72.121,44 euros cada uno de esos tres años, que son los que Rebellón declaró en el IRPF como rendimientos del trabajo. Es decir, declaró en el IRPF unos 216.000 euros cuando hacienda consideraba que debía haber declarado unos 2 millones.

Hacienda levantó actas porque consideró que había que declarar esas operaciones a valor de mercado y que la única justificación de la creación de la sociedad era eludir los tipos progresivos del IRPF. Además, la inspección impuso una multa al hallar indicios de culpabilidad en la actuación del actor. Para los ejercicios 2005 y 2006, la inspección reclamó a Hacienda 612.627,05 euros (incluidos intereses) y puso una multa de 116.337,94 euros para 2005 y de 127.390 euros para 2006. Y para el año 2007, la liquidación fue de 338.267 euros y la multa de 145.325 euros. Las multas se impusieron por infracción leve al no haber existido ocultación, ya que las cantidades se declararon por la sociedad Traspapelat, que fue objeto de actas también por parte de Hacienda.

Los inspectores, además, rechazaron "la deducción de determinados gastos particulares que no son necesarios para la actividad". En concreto se trataba de compras en El Corte Ingles, Mercadona, Leroy Merlín, Mercamueble, etcétera; primas de seguros particulares; hoteles, viajes, celebraciones y gastos particulares; gastos de comunidad de propiedades, gastos dentales, de farmacia... Tampoco se acepta deducir gastos y reparaciones de coche, porque la mayoría de los contratos que firma la entidad con el cliente contienen una cláusula según la cual es el cliente el que pone a disposición del artista el medio de transporte preciso para prestar el servicio, según relata la sentencia.

Rebellón recurrió ante la Audiencia Nacional, pero en dos sentencias dictadas recientemente, que son recurribles ante el Supremo, los jueces han dado la razón a Hacienda y además han condenado a Jordi Rebellón a pagar las costas del proceso.

Normas