Carmen Machi y Jordi Rebellón se topan con Hacienda

La Agencia Tributaria continúa la lucha contra los famosos que usan sociedades para facturar

carmen machi y jordi rebellon
Carmen Machi, en un acto promocional en 2016.

La batalla contra el fraude fiscal iniciada por la Agencia Tributaria contra los personajes del mundo del espectáculo y la cultura prosigue su curso. Lo que empezó en 2013 como una crítica del por entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro en medio de acusaciones veladas, y no tanto, de elusión fiscal ha derivado en no pocos casos judiciales, como el que previsiblemente juzgará a Imanol Arias y Ana Duato por delito fiscal. Otros dos casos que acaban de pasar por los tribunales, en este caso de lo contencioso-administrativo, afectan a dos figuras de series televisivas: Carmen Machi (protagonista entre otras de Aída) y a Jordi Rebellón, popular por su personaje del doctor Rodolfo Vilches en Hospital Central.

En ambos casos, los problemas con Hacienda provienen por la facturación a través de sociedades que son las que luego pagan sus honorarios a los artistas. "Si bien es legítimo la interposición de sociedades profesionales, no lo es la creación de sociedades con la única finalidad de eludir parte de la carga fiscal sin aportar nada a la actividad que realiza la socia", dice una de las sentencias. Ese uso de sociedades es también el que está detrás de los problemas con el fisco que han tenido otras artistas y presentadoras como Patricia Conde y María del Monte.

En el caso de la actriz y presentadora Carmen Machi, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha desestimado un recurso presentado contra una resolución del Tribunal Económico Administrativo Regional de Madrid. La actriz, que esta misma semana ha presentado Criminal una nueva serie para Netflix, tendrá que pagar una multa de 83.155,19 euros por una infracción tributaria leve en concepto del IRPF de 2007 a 2009. Previamente, tuvo que regularizar su situación con el fisco por el levantamiento de una paralela con la que se mostró conforme y tuvo que pagar más de 237.000 euros.

La sanción, según una sentencia a la que ha tenido acceso CincoDías, está motivada en que Machi creó una sociedad, Mama Floriana, "solo para eludir los tipos impositivos más elevados en el IRPF y deducir gastos que no eran deducibles en el impuesto sobre sociedades".

La actriz recurrió la sanción impuesta y alegó que no era la socia mayoritaria de esta sociedad ni la administradora de la misma. Además, en su recurso, Machi defendía que la sanción era "a todas luces desproporcionada", dado que según su defensa el importe dejado a ingresar no ascendía a 237.586 euros, dado que previamente se ingresaron 170.601 euros. Pero los jueces señalan que la base para calcular la infracción es lo que Carmen Machi dejó de ingresar en su IRPF, sin que esa cifra se pueda compensar con los impuestos pagados por otros contribuyentes.

Sin embargo, el abogado del Estado se opuso a este recurso, siempre según la sentencia, al estimar que los ingresos de la firma Mama Floriana de 2007 a 2009 -de 603.560, 492.312 y 197.277 euros- procedían de "la facturación a terceros de servicios cuyo contenido esencial era su intervención como actriz presentadora, directora de escena, doblaje, galas, producción artística y sin embargo ha percibido de esta sociedad por estos mismos servicios en torno a 15.000 euros al año". Unos años en los que rodó, entre otras películas Los abrazos de rotos (2009) con Pedro Almodóvar tras finalizar en 2006 la serie de televisión 7 Vidas, y en los que llegó a presentar los premios Goya de 2008.

En el reciente fallo se explica además que "la sociedad no aporta valor a la actividad personalísima de su socia, que esta podría realizar sin necesidad de interponer una sociedad con el único objetivo de obtener una ventaja fiscal para eludir los tipos de gravamen más elevados del IRPF".

El doctor Vilches y los gastos no deducibles del Mercadona

Jordi Rebellón, en una imagen de archivo.
Jordi Rebellón, en una imagen de archivo.

Más allá de la actriz de Aída, la sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional también ha fallado este año en contra de una sociedad de Jordi Rebellón, actor conocido por su papel del doctor Vilches en la serie Hospital Central que había recurrido una resolución del TEAC de 2015. Según la sentencia, Rebellón se sirvió de la sociedad Traspapelat para facturar por sus servicios un total de 762.238,59 euros en los ejercicios 2005, 2006 y 2007, mientras que la firma retribuyó al actor con solo 72.121,44 euros. 

Según la sentencia, el Inspector de la Agencia Tributaria detectó durante su investigación que la sociedad Traspapelat solo era contratada por terceros "siempre y cuando" el servicio lo realizara Rebellón y llega a conclusiones del tipo: "La realidad es que ningún actor independiente estaría dispuesto a prestar sus servicios" por un salario así, cuando los ingresos que genera son mucho más elevados. Es más, asegura que "no se justifica con la intermediación de Traspapelat ninguna ventaja económica ni de ningún tipo salvo la elusión fiscal o de una menor tributación en el IRPF".

El Inspector fue más allá y decidió no admitir como gastos deducibles de la sociedad compras en el Mercadona, El Corte Inglés o Leroy Merlin de una cuantía total de 9.233 euros por considerar que eran "gastos corrientes particulares" que no estaban relacionados con la actividad de Traspapelat. Tampoco reconoció como deducibles los gastos en reparación de automóviles de 1.288 euros; los 1.305 euros de prima del seguro, y los calificados como publicidad, cuando se trataban de taxis, viajes, parking, "celebraciones y fiestas particulares" por una cuantía de 37.468 euros.

Por el uso de la sociedad Traspapelat, Jordi Rebellón ya perdió hace unos años el recurso presentado ante la Audiencia Nacional en relación con su propia declaración del IRPF, por un importe de 405.920 euros, según la sentencia dictada entonces.

Más recientemente, en otra sentencia dictada en marzo pasado, Traspapelat ha conseguido que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid anule por prescripción otra liquidación de Hacienda por el impuesto de Sociedades del año 2008, pero no que anule las liquidaciones de 2009 y 2010.

Los marcados: de Patricia Conde a Maxim Huerta

No solo se han visto perseguidos por la Agencia Tributaria personajes del mundo del espectáculo, sino que la lucha contra el fraude fiscal también ha llegado a la clase política. 

Entre los personajes del mundo del espectáculo, Patricia Conde fue multada por Hacienda tras ser delatada por el portero de su casa, mientras que María del Monte fue sancionada también por no dar sus datos fiscales.

Muy corta fue la trayectoria política del presentador y escritor Maxim Huerta, nombrado por Pedro Sánchez como ministro de Cultura y Deportes. Una semana después de asumir su cargo dimitió tras conocerse que había defraudado 256.778 euros a Hacienda entre 2006 y 2008 al utilizar una sociedad interpuesta para pagar menos impuestos.

Normas