Así fue el empleo en verano: cinco datos buenos y cinco malos

Menos mujeres, menos autónomos y más 'ninis'; pero más empleo industrial y los jóvenes lideran los nuevos puestos

datos epa

El mercado laboral en verano volvió a echar el freno, continuando con la senda de desaceleración iniciada en el último año. El ritmo de creación de empleo entre julio y septiembre ha bajado al 1,77% desde el 2,5% del mismo trimestre de hace un año. Así, en el verano pasado se crearon 114.500 puestos de trabajo menos que en la campaña estival de 2018. Pero, dicho esto, no todas las cifras de la Encuesta de Población Activa (EPA) conocidas hoy fueron negativas. Así, junto a cinco datos que evidencian el empeoramiento de la actividad laboral, hay otros cinco de carácter más positivo. Son estos:

Cinco datos positivos

  • Empleo industrial. El sector de la industria, que es el de mayor valor añadido y mayores salarios, ha creado 51.200 puestos de trabajo frente a los 2.800 que generó en el mismo periodo del año anterior. Con ello, estas actividades han disparado su volumen de nuevos ocupados del último año, hasta sumar 90.100, registrando el mayor ritmo de creación de empleo de todos los sectores, con un 3,3%, 1,6 puntos por encima de la media nacional.
  • Jornadas completas. La mayoría de los trabajadores quiere un empleo a jornada completa. Por eso, este tipo de puestos son los más valorados. En el tercer trimestre, el número de trabajadores con jornada completa superó por primera vez en España los 17 millones de personas (17.085.100). Asi, solo en el verano, los ocupados a tiempo completo aumentaron en 231.700 personas, frente a una caída de 162.300 ocupados con jornada parcial.
  • Jóvenes. Quizás aupados por los trabajos estivales, el tercer trimestre ha supuesto el resurgir del empleo entre los más jóvenes. El colectivo formado por aquellos de entre 16 y 29 años ganó 123.500 nuevos ocupados, frente a una ganancia de 48.400 empleos de los mayores de 50 años y una destrucción de la ocupación de 102.500 personas de entre 30 y 49 años.
  • Europa. A pesar de que el ritmo anual de creación de empleo ha descendido notablemente, sigue siendo superior al que registra Europa y la zona euro, donde la ocupación avanza un 1% interanual.
  • Actividad. El número de activos de un país (personas en edad y disposición de trabajar tengan empleo o lo estén buscando) es uno de los indicadores que mide la buena salud de su mercado laboral. En España, las personas que se considerban activos el verano pasado creció en 53.200, hasta los 23 millones de personas, el máximo en seis años.

Cinco datos negativos:

  • Cifras desestacionalizadas: Si a las cifras de empleo y paro conocidas hoy se les eliminan los efectos del calendario y se les aplican los ajustes estacionales reflejan un empeoramiento aún mayor del mercado laboral. Así, la ocupación habría registrado solo un aumento del 0,09% respecto al trimestre (frente al 0,7% sin desestacionalizar), su menor alza desde el primer trimestre de 2014. Y el paro subió un 1,7% (en comparación con la caída del 0,5% sin ajustar), esto representa el mayor repunte desde el primer trimestre de 2013.
  • Mujeres. En términos netos (saldo entre todo el empleo creado y el destruído) todos los nuevos ocupados fueron hombres, ya que se contabilizaron 74.300 trabajadores varones más y 4.900 mujeres menos trabajando en el trimestre. Igualmente, mientras el número de parados hombres bajó en 33.700 durante el verano, las mujeres desempleadas aumentaron en 17.400.
  • Autónomos. El colectivo de autónomos se ha reducido en 30.700 efectivos entre julio y septiembre, tras seis trimestres consecutivos aumentando. Esto ha hecho que en el último año este grupos contabilice 8.800 personas menos. La destrucción de empleo se concentró en aquellos trabajadores por cuenta propia que no tienen asalariados y que se redujeron en 51.300 en el tercer trimestre respecto al segundo.
  • Ninis. A pesar de la mejora del empleo entre los jóvenes, el número de aquellos que ni estudian ni trabajan --conocidos como 'ninis'-- aumentó en 229.800 personas en el trimestre. Al tiempo los jóvenes que estudian y trabajan al mismo tiempo, disminuyeron en 30.500 en estos tres meses.
  • Tasas de paro. No todos los colectivos han visto reducirse su tasa de desempleo. Así, las tasas de quienes ocupan el papel de cónyuge o pareja del cabeza de familia subió dos décimas hasta el 11,6; e igualmente, la tasa de los hijos también aumentó otras dos décimas hasta el 25,2%.

 

Normas