Sánchez: “Torra minusvalora el efecto de la violencia sobre la economía”

El presidente del Gobierno en funciones ha aseverado que “no habrá espacio para la impunidad” contra los actos agresivos y que “esta crisis se va a superar”

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones, durante la rueda de prensa tras la cumbre europea.
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones, durante la rueda de prensa tras la cumbre europea. AP

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha aseverado este viernes desde Bruselas que el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, "minusvalora los efectos graves" que están teniendo "sobre la economía" los episodios de "violencia" registrados esta semana en la región después de que el Tribunal Supremo dictara sentencia contra los líderes que promovieron el procés de secesión.

Sánchez, que ha comparecido tras reunirse con sus homólogos europeos, ha reivindicado la actuación "moderada y proporcionada" del Gobierno ante los disturbios, asegurando que todo se acabará resolviendo pero que "no habrá espacio para la impunidad" de quienes hayan perpetrado actos violentos.

"Lo que hemos visto del señor Torra durante estos últimos días es precisamente la banalización de la violencia, frivolizar con la violencia, minusvalorar los efectos graves, no solamente sobre la economía, sino sobre la convivencia en Cataluña de esa violencia", ha expuesto Sánchez.

"Ante esa banalización o esa frivolización de la violencia nosotros decimos a la sociedad catalana que esta crisis se va a superar", ha prometido, defendiendo el derecho de los ciudadanos a celebrar huelga este viernes, pero recordando que deben hacerlo con absoluto pacifismo y sin coartar a nadie.

"Tenemos que abrir una nueva etapa", ha sostenido Sánchez, instando al diálogo pero pidiendo al Govern que sea consciente de que la sociedad catalana está dividida, con más de la mitad de la población contraria a una hipotética secesión, por lo que pide a la Generalitat que gobierne para todos los catalanes y no solo para una parte "cada vez más radical".

El Brexit 

“Estamos muy satisfechos de que hayamos alcanzado este nuevo acuerdo. Es un gran alivio para Europa y para el conjunto de ciudadanos españoles que hayamos logrado un acuerdo que ahora tiene que ser ratificado por el Parlamento británico, porque con él garantizamos que haya un Brexit ordenado", ha celebrado Sánchez sobre el nuevo pacto alcanzado entre la UE y el Reino Unido.

El presidente del Gobierno en funciones recordó, sin embargo, que corresponderá a la Cámara de los Comunes decidir este sábado si respaldan o no el acuerdo impulsado por el primer ministro británico, Boris Johnson. Aunque Sánchez confió en que tenga fortuna, lo cierto es que los números siguen sin acompañar al premier. Para sacar adelante el acuerdo necesitaría 320 votos a favor, pero los tories solo cuentan con 288, de los que casi una veintena podrían desmarcarse. A partir de ahí, algunos exmiembros del partido que saltaron al grupo independiente podrían volver a arropar al líder conservador, si bien sus socios norirlandeses del DUP ya avanzaron el jueves su rechazo y apenas una decena de laboristas ha anticipado su apoyo al pacto sellado con la UE.

Gibraltar

De acabar prosperando este acuerdo en Westminster, en todo caso, Sánchez cree que quedará despejada la vía para comenzar a dibujar “la ordenación futura” de la relación entre Reino Unido y la Unión Europea. “En un elemento sensible para España, que es Gibraltar, España liderara las negociaciones bilaterales con Reino Unido”, avanzó, a fin de “buscar áreas de prosperidad compartida para beneficiar al Campo de Gibraltar, a los españoles que trabajan” a ambos lados de la frontera y a los británicos de la zona.

Preguntado por la prensa, eso sí, Sánchez consideró “prematuro” avanzar las posiciones que el Ejecutivo español tendría en estas negociaciones sobre El Peñón , pero recordó que ambos países han logrado ya varios acuerdos bilaterales de ordenación del tránsito en materia de fiscalidad o protección del medioambiente.

Plan de contingencia

No obstante, el Gobierno español es consciente de que la votación del Parlamento británico de este sábado bien podría volver a tumbar el nuevo acuerdo europeo, abocando al Reino Unido a un incierto futuro que puede pasar por un Brexit a las bravas el 31 de octubre, la petición de una nueva prórroga a los socios comunitarios tres años después del referéndum o por un adelanto electoral. Dada la incertidumbre, la portavoz del Ejecutivo español en funciones, Isabel Celaá, subrayó el viernes que el país cuenta con “todo un plan de contingencia susceptible de entrar en vigor” de forma inmediata si las circunstancias lo requieren. “Nos gustaría que no haya que habilitarlo, pero está ahí para su utilización en el caso de que sea necesario”, expuso Celaá, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Es “un deseo europeo” que haya un “Brexit” con acuerdo, dijo Celaá, confiando en que el primer ministro británico trabaje “todo el día y parte de la noche” para conseguir los apoyos que le faltan pues, reconoció, “a Boris Johnson le faltan sesenta votos para que sea aprobado”.

Presupuestos comunitarios

Un 1% “insuficiente”. Los líderes de la Unión Europea abordaron el viernes en Bruselas el nuevo Presupuesto plurianual para 2021-2027, pero la falta de consenso deja para diciembre la concreción de sus cifras. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, avanzó que España ve “insuficiente” la previsión actual de dotarlo con el 1% de la Renta Nacional Bruta de la UE a la vista de “desafíos de envergadura, como las migraciones, el cambio climático o la digitalización” en el horizonte, dijo. Sánchez reclamó además más fondos para los sectores agrícola y ganadero, así como recursos adicionales para políticas de cohesión, que deberían traducirse en más inversiones e infraestructuras para comunidades como Extremadura, Galicia, Canarias, Andalucía y Castilla-La Mancha, citó.

Normas