Reforma regulatoria

La CNMC cede ante Ribera en las circulares sobre las redes eléctricas

El organismo acepta una tasa individual para digitalización y renuncia a poner límites anuales de inversión en favor del ministerio

José María Marín Quemada, presidente de la CNMC
José María Marín Quemada, presidente de la CNMC

El consejo de la CNMC tiene previsto aprobar hoy las circulares sobre la nueva retribución de las redes de distribución y transporte de electricidad que habían sido sometidas a la comisión de coordinación (o conflicto) convocada por el Ministerio para la Transición Ecológica al considerar este que las propuestas iniciales de la Comisión no se atenían a las orientaciones de política energética e invadían sus competencias. El resultado de las reuniones de los representantes de dicha comisión (tres por parte de la CNMC y otros tres por la del ministerio) es que el organismo ha aceptado las exigencias del departamento que dirige en funciones Teresa Ribera, según fuentes conocedoras del proceso.

Concretamente, la CNMC acepta que se retribuyan individualmente las inversiones en digitalización de las redes, con una mayor clarificación de estos activos, y ha eliminado sus límites de inversión anual con derecho a retribución que establecía la circular al aceptar que se trata de una competencia del ministerio en el marco de la planificación energética. Esta invasión era “del todo inaceptable” para el ministerio, según las mismas fuentes.

De las 14 circulares normativas que la CNMC tramita este año, según la potestad que le otorgó un real decreto ley de enero, la mitad han sido sometidas a la comisión de coordinación. Las circulares sobre redes eléctricas son las primeras de este paquete polémico que lograrán el visto bueno del consejo (una vez analizadas las alegaciones de las afectadas y las del propio ministerio), que las remitirá al Ministerio de Economía para que, a su vez, las envíe para su dictamen al Consejo de Estado. Sin embargo, quedan aún por resolverse las circulares más conflictivas: las de retribución del transporte y la distribución de gas natural, que implica un recorte del 40% y el 30%, respectivamente, hasta 2026. En este caso, el consenso se aventura más complicado.

Aunque las propuestas para las redes de distribución eléctricas también incluyen un recorte de la tasa de retribución financiera, este es mucho menor (del 6,5% al 5,58%, pero a partir de 2021) y se deriva de la aplicación de una nueva fórmula basada en el WACC (coste medio ponderado de la deuda) que las propias empresas venían reclamando. De hecho, esta metodología ha sido incluida en otra circular (una de las no problemáticas), que la CNMC aprobó la semana pasada.

Según los informes remitidos por la Secretaría de Estado de Energía a la CNMC, las circulares sobre las redes eléctricas eran “continuistas” en cuanto a la metodología de cálculo de la retribución con la normativa vigente y se adecuaban, parcialmente, a una de las orientaciones dadas por el ministerio: la necesidad de incentivar la extensión del funcionamiento de las redes más allá de su vida útil.

Por el contrario, la propuesta de circular no cumplía en absoluto la orientación relativa a “las necesidades de inversión para cumplir los objetivos en materia de energía y clima”, pues dichos objetivos quedaban en manos de la CNMC al arrogarse la fijación de un límite de inversiones anual así como los planes de inversión. El límite actual, determinado por el Gobierno, es del 0,13% del PIB, mientras que el que pretendía la CNMC estaba ligado a la demanda, con lo que la inversión se reducía.

Por otro lado, al no identificarse claramente el concepto retributivo de las inversiones en modernización y retribución de las redes, no se ofrecía “un marco retributivo claro, predecible y adecuado para acometerlas”, según Transición. La digitalización de las redes experimentará un fuerte desarrollo a partir de 2022, según los expertos.
Las grandes distribuidoras eléctricas (Endesa, Iberdrola, Naturgy, EDP y Viesgo) y su patronal, Aelec, han coincidido en esta reivindicación, junto con Red Eléctrica de España, que, como transportista, se ve afectada por un recorte mayor (del 20% en el nuevo periodo regulatorio, según la propuesta inicial) al perder una buena parte de la retribución de los activos que ya tiene amortizados.

Apalancamiento financiero

  • Principio de prudencia. Transición Ecológica también reclamó a la CNMC que las circulares sobre redes eléctricas incluyesen la recomendación de introducir “un principio de prudencia financiera” para distribuidoras y transportistas, con límites de apalancamiento adecuados. Una petición fácil de cumplir ya que el propio organismo ha venido reclamando potestad para fijar dichos límites.
  • Tramitación. Hasta el momento, la CNMC ha aprobado, para su envío al Consejo de Estado seis de las siete circulares no conflictivas y las relativas a la retribución de las redes de luz serán las primeras en ser remitidas de las consideradas problemáticas, que han requerido comisión de coordinación a petición del ministerio. Quedan, por tanto, las más complicadas: la de acceso y conexión a las redes eléctricas; las de retribución de las redes de gas natural y las de metodología de peajes de luz y gas, amén de la relativa a valores unitarios, que va ligada a estas.
Normas