España perderá 223.000 pasajeros hasta diciembre por la crisis de Thomas Cook

Los aeropuertos de Canarias y Baleares se dejaron 131.000 asientos en septiembre

Pasajeros en el aeropuerto de Palma Mallorca el día posterior al anuncio de la quiebra de Thomas Cook.
Pasajeros en el aeropuerto de Palma Mallorca el día posterior al anuncio de la quiebra de Thomas Cook.

La quiebra de Thomas Cook se está dejando sentir ya en Canarias y Baleares. Los aeropuertos de Gran Canaria y Fuerteventura han sido, entre los grandes aeródromos españoles, los que registraron mayor caída de viajeros en el mes de septiembre, según las estadísticas hechas públicas ayer por Aena. Se trata de los primeros datos tras la caída del gigante turístico Thomas Cook, anunciada el pasado 23 de septiembre.

En concreto, el aeropuerto de Gran Canaria registró en septiembre un tráfico de 987.333 pasajeros, lo que supuso una caída del 6,1% respecto al mismo mes de 2018. Por su parte, Fuerteventura recibió 462.926 viajeros, un 9,1% menos. Las caídas contrastan con el comportamiento de la red de Aena en su conjunto, que incrementó el número de pasajeros un 3,4%, hasta totalizar 27,13 millones de pasajeros.

Alemania y los Países Nórdicos, los mercados más afectados para final de año

En términos absolutos se perdieron 131.129 pasajeros en Canarias y Baleares durante el mes de septiembre, con un balance muy desigual por aeropuertos. La cifra de pasajeros cayó en siete de ellos (Gran Canaria, Fuerteventura, Tenerife Sur, Ibiza, Lanzarote, Menorca y Son Bonet) y subió en otros cinco (Tenerife Norte, La Palma, Palma de Mallorca, La Gomera y El Hierro). El aeropuerto que más viajeros perdió en septiembre (la estadística de Aena contabiliza tanto los que salen como los que entran) fue el de Gran Canaria, con 64.413 asientos menos, seguido por el de Fuerteventura, con 46.500 menos. En el otro lado, los mayores incrementos se produjo en Tenerife Norte, con 34.754 más, y La Palma, con 6.658 pasajeros más.

El ajuste del mes de septiembre, acelerado por la quiebra de Thomas Cook, palidece al lado del estimado para el último trimestre del año. De la información que las propias aerolíneas transmiten a Aena para dar a conocer el número de asientos previstos entre octubre y diciembre se concluye que se perderán otros 223.000 pasajeros en ese período con fuertes diferencias por mercados emisores.

El más dañado será el alemán, con una previsión de 517.000 asientos menos, seguido por los Países Nórdicos, con 224.000 asientos menos, con Dinamarca y Suecia a la cabeza (82.308 y 57.272 viajeros menos). Una merma que, sin embargo, se verá compensada parcialmente por la mayor demanda procedente de cinco países (Portugal, Francia, Italia, Reino Unido y EE UU) para el último trimestre de 2019. El mayor incremento de plazas se producirá en Portugal, con 133.000 asientos más, seguida por Francia (89.000 más), Italia (68.000 más), Reino Unido (64.000 más) y EE UU (62.000), según los datos recopilados por Turespaña. De esta manera, el mercado británico sale indemne de la crisis, pese a que inicialmente parecía que iba a ser el más afectado, toda vez que gran parte de la cuota de mercado del turoperador estaba allí.

El tráfico desde Reino Unido no caerá por la sustitución de Thomas Cook por otros operadores como Jet2

Nada más lejos de la realidad. El número de asientos reservados por las aerolíneas desde Reino Unido, lejos de caer, sube en el último trimestre con respecto al mismo período de 2019. La razón puede estar en la rapidez con la que otros turoperadores han puesto un número importante de plazas en los aeropuertos españoles para compensar la pérdida de asientos de Thomas Cook. El movimiento más importante fue el de Jet2, que incrementó el 1 de octubre en 120.000 plazas la capacidad aérea a España entre octubre y marzo, de las que más de 100.000 servirán para atender las necesidades de la temporada alta en Canarias. Los contingentes adicionales más importantes fueron para Tenerife, con 50.000 plazas adicionales desde Belfast, Birmingham, East Middlands, Glasglow, Manchester, Newcastle y Stansted, y Lanzarote, con 40.000 plazas adicionales. El resto de asientos se los repartieron Fuerteventura (10.000), Mallorca (10.000), Gran Canaria (5.000) y Menorca (1.500). La ruta que conectaba Glasgow con Ibiza y Reus, que iba a cerrarse inicialmente en octubre, se optó por mantenerla abierta en octubre. “Observamos un incremento de la demanda sin precedentes y hemos reaccionado rápido, añadiendo más vuelos y paquetes vacacionales hacía España y sus islas para este invierno”, precisó Steve Heapy, consejero Delegado de Jet2.com y Jet2holidays, cuando se anunció el trasvase.

La recuperación de esa conectividad es un dato muy importante teniendo en cuenta que Reino Unido es el primer mercado emisor en el último trimestre de año. En el de 2018 llegaron a España 16,5 millones, de los que 3,52 millones (un 21,3%) procedieron de Reino Unido.

 

Normas
Entra en El País para participar